add this print this page
Anita Campion 
Anita Campion 

Sueño americano

La cultura cura, con Anita Campion

Por Gabriela Ávila
December 2022
Es una mañana otoñal en el ID Studio Theater del Bronx, un grupo de mujeres de diversos países latinoamericanos se reúne para convivir en una ceremonia de reconexión, sanación y renovación. Han sido muchos meses de aislamiento, inseguridad y angustia, debido a la reciente pandemia. La necesidad de vinculación y restauración es grande.
Este espacio es convocado por Anita Campion, mexicana de 82 años, maestra tradicional, yogui, naturista, actriz, escritora, traductora e intérprete, para decirle a las mujeres que no caminan solas. Es posible observar la particularidad y luz de cada participante y al mismo tiempo la existencia de un tallo común. Así es también la gran diversidad poblacional en el Estado de Nueva York, que, pese a las diferencias, tienen similitudes en lo profundo de la cultura, algo que llama mucho la atención a esta gran Maestra.

Anita ha traído hasta el Valle del Hudson enseñanzas de los antiguos mexicanos, particularmente la sabiduría heredada por los Toltecas. Para ella esta es una misión fundamental. Comparte la cultura "porque es a través del conocimiento de quiénes somos y de dónde venimos que podemos pararnos firmes sobre la tierra, crear identidad, tener rostro y pertenencia. Cuando pertenecemos, nuestra autoestima se fortalece y podemos hacer frente a cualquier circunstancia, porque nos encontramos completos. Tener una buena autoestima, saber de la grandeza y dignidad de nuestra herencia cultural nos permite ubicar más fácilmente nuestro propósito en esta vida para llegar a disfrutarla al máximo".

Agrega, "Había tenido siempre mucha curiosidad de saber a qué vine y cuál era mi propósito. Cuando descubrí que era el servicio, todas las puertas se me abrieron".

Vincula su historia familiar tanto a México como a Estado Unidos. "Las familias de mis padres llegaron a Nueva York durante la Revolución mexicana y aquí se conocieron. Tengo unas raíces muy fuertes en este Estado".

Sus padres regresaron a México cuando terminó la guerra, "pero mi abuela se quedó y abrió un restaurante de comida mexicana para seguir ayudando a los inmigrantes que continuaban llegando. Mis padres eran bilingües. Ha sido una conjunción muy especial".

Al cumplir 15 años vino a Estados Unidos por primera vez a visitar a un tío que vivía en Queens, NY. En 1961, "regresé trabajando como intérprete de uno de mis primeros Maestros tradicionales, quien me introdujo a la práctica del Yoga como una forma profunda de experimentar y contemplar la vida". Tras un año regresó a México.

En 1969, Campion volvió a Estados Unidos a trabajar como canciller al Consulado de México en San Luis, Missouri y también abrió una escuela de yoga y meditación, prácticas que había conocido en México. "En el yoga encontré el mundo de paz que andaba buscando".

Tras su labor en el servicio exterior mexicano, continuó su estancia en Estados Unidos. Comenzó a formar maestros y fundó nuevos centros gratuitos de enseñanza y Ashrams. Así conoció a su esposo, Toby, con quien lleva casada 52 años.

Más tarde, marcharon a Chicago donde abrieron más institutos y posteriormente al Perú, pero la violenta situación sociopolítica en aquel país los llevó a regresar a California, donde se establecieron durante los siguientes 35 años. En el 2018 regresaron a Nueva York.

Explica Anita "Nos hemos dado cuenta de que es fundamental recuperar nuestra memoria porque eso de que todos sean "parte del caldo" no permite salvaguardar la riqueza de cada cultura. Todas las culturas tienen mucho que ofrecer y ahora la asimilación se ve de manera diferente. Empieza a haber respeto. Aunque estaba aquí, seguía con mis raíces mexicanas. Encontré nuevos Maestros tradicionales, me vinculé con otras mujeres y comenzamos a estudiar y a viajar a diferentes zonas arqueológicas. Creamos la organización Conservation of the American Pyramids".

Comenta, "Estoy feliz en ambos países. Pude combinar lo mejor de cada cultura. Mis hijos nacieron aquí, son bilingües y los crié a la usanza de México. Es fundamental siempre mantener un equilibrio con plena consciencia de lo que integramos y lo que ofrecemos. Con esa armonía podemos encontrar alegría en la vida".

Anita recomienda "seguir recuperando las enseñanzas de los antiguos americanos para salir de la ignorancia y curarnos de la discriminación. Por eso, enfatiza "la cultura cura" y cierra el círculo de mujeres con el precepto maya "In Lak 'ech", citado por el poeta chicano Luis Valdez, "Tú eres mi otro yo. Si te hago daño a ti. Me hago daño a mí mismo. Si te amo y te respeto, Me amo y me respeto yo".
 back to top

COPYRIGHT 2022
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.