add this print this page

El gran mito del sacrificio humano

Por Davide De la Cruz
November 2020
El maestro Akaxe Yotzin, experto de las semióticas y las disciplinas mesoamericanas, quien ha enseñado en Europa, Latinoamérica y los Estados Unidos, y es trilingüe en náhuatl, inglés y español, dio una presentación sobre los mitos que todavía existen sobre las civilizaciones mesoamericanas precolombinas. Las civilizaciones mesoamericanas están saturadas con mitos y mentiras hechas por una larga y complicada historia de la colonización en América, y la falta de información sobre estas culturas en gran parte borradas.
Primero, es importante reconocer que los aztecas nunca existieron de la manera que se piensa hoy en día. La conquista no fue nomás entre los españoles y los aztecas. La civilización azteca, mejor dicho, mexica, fue un imperio, conformado por otras poblaciones indígenas, con diferentes creencias, lenguajes y culturas, que vivían bajo el control político azteca. Muchas poblaciones querían la independencia de los mexicas que en ese tiempo eran el mayor poder. También existían otras civilizaciones independientes de los mexicas que cuando llegaron los españoles, ayudaron en la conquista a cambio de la libertad de su gente y la preservación de su cultura. 

Los españoles destruyeron las ciudades, los templos, y la historia escrita de los pueblos indígenas que no se rindieron. Casi toda la historia de la conquista fue relatada por frailes y soldados españoles. Aunque se encargaban de recoger la historia y cultura, ellos no hablaban los lenguajes indígenas. No entendían las costumbres ni las diferentes cosmovisiones. Las escrituras de ese tiempo son una mezcla de suposiciones desde su perspectiva europea y hechos de la historia, y ahora no hay nadie para distinguir. 

Akaxe Yotzin nos dio el ejemplo de tratar de explicarle a un marciano que no sabe nada de nuestro mundo el logo de la corporación Apple. Para poder hacerlo, se necesita definir y explicar miles de otras cosas. El ícono de la manzana mordida no tiene nada que ver con la tecnología que vende Apple. El icono lo podemos entender porque sabemos que con un logo es como se distingue un negocio a otro. Así son muchas de las imágenes que nos quedan de los tiempos precolombinos. No hay manera de saber qué significan ciertas cosas porque el simbolismo no es algo moderno. En nuestro caso, si no estuviste, la historia y la cultura fue perdida. 

El último mito que explicó fue uno de los más perjudiciales. El sacrificio humano es algo sinónimo de barbarismo y adjudicado a las civilizaciones mesoamericanas. ¿Pero qué dirían si les dijera que eso no es verdad? La gran imagen del sacrificio humano es un esclavo acostado en una mesa de piedra y un sacerdote Azteca usando su cuchillo de pedernal para extraerle el corazón todavía latiendo. Los dos están sobre una gran pirámide, y debajo la población aplaude y grita con alegría. 

Como ciencia ficción se nos ha olvidado que la gente tiene un esqueleto (las costillas) que protegen el sistema respiratorio y cardiaco. Un cuchillo de pedernal no sería ni eficiente, ni rápido en cortar el esternón, las costillas, los pulmones, y el pericardio, que es una membrana de doble capa que protege y mantiene el corazón en su lugar. Los Aztecas tendrían que ser genios cirujanos o el mito fue exagerado por los colonizadores y desnacionalizado por la cultura occidental. 

En esos tiempos, los poderes coloniales no estaban interesados en la preservación de los seres humanos ni de la cultura y costumbres que existían antes del “encuentro”. Hay que reconocer que estos mitos tienen efectos negativos en la manera en que las poblaciones indígenas son tratadas y vistas. Las civilizaciones precolombinas fueron más que el estereotipo de “salvajes” que no conocían a dios. En vez, era poderosas civilizaciones que conocían el número 0, eran arquitectos, maestros, y astrólogos.  back to top

COPYRIGHT 2020
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.