add this print this page

Comida reciclada, Tierra rescatada
 

Por Danielle Salisbury
April 2020
Piense en lo que usted cenó anoche. Después de comer la mayoría de su plato, ¿tiró el resto a la basura?
 
Desde que la comida sale de la granja, hay desperdicio. Primero, antes de llegar al supermercado, tiran las frutas y verduras que no se vean bonitas (malformada, mal colorada, mal tamaño, etc.). En el supermercado, cuando la comida expira, la tiran a la basura también. En las casas y en los restaurantes hay desperdicio de comida en el proceso de cocinar (las partes de los alimentos que no se comen, como cáscara de cebolla, cascarón de huevo, etc.) y de la comida en los platos que la gente no termina de comer.

*Datos Curiosos* Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cada año una tercera parte de toda la comida producida en el mundo nunca llega a la mesa de los consumidores porque se desperdicia antes.

Todo este gasto tiene un efecto negativo en el medio ambiente. El primer problema es que el gasto de la comida crea más gases de invernadero que contribuye al cambio climático. Eso pasa porque cuando se desperdicia comida, también gasta toda la energía que fue utilizada para crecer y transportar esa comida lo que es un gran gasto de carbono. También, la comida que se tira en la basura va directo a un vertedero donde se deshace en una manera sin oxígeno que produce metano, un gas de invernadero más dañino que el carbono. Aparte de eso, el gasto de comida contribuye a la gran cantidad de basura que la gente produce y no tiene donde poner.
Lo bueno es que se puede ayudar a minimizar la cantidad de comida que se desperdicia.  En la casa, con los restos de la comida se puede hacer una composta, o abono.  Una composta es un lugar donde se depositan productos orgánicos de una manera natural. El producto final se utiliza como abono o fertilizante. Hay muchos recursos en libros y en el internet por si usted quiere hacer su propia composta en su hogar. Un buen lugar para empezar es con la página de web de Texas A&M Agrilife Extension sobre composta.

Algunas ciudades en los Estados Unidos, como San Francisco, CA, tienen programas de colectar la composta de la casa, igual como la basura y el reciclaje.  Aquí en el Valle de Hudson, la cuidad de Kingston está haciendo un estudio de factibilidad para ver si se puede hacer lo mismo para sus residentes y negocios. Pero algunos restaurantes locales, como The Anchor, en Kingston, no pueden esperar que el municipio comience este programa.  Ellos trabajan con Community Compost Company, una organización que colecta los restos de comida y los lleva a una granja donde tienen una gran pila de composta. Luego, ¡venden el abono!

Entre otras buenas noticias, en el 2019, el Estado de Nueva York adoptó una ley para evitar tanto desperdicio de comida llamada la Ley de Donación de Comida y Reciclaje de Restos de Comida (Food Donation and Food Scraps Recycling Law). A partir del 2022, esta ley va a requerir que los que generen 2 toneladas de restos de comida o más por semana, donen los productos comestibles que tienen en exceso y reciclen, o sea, manden a hacer composta, los restos de comida si están ubicado dentro de 25 millas de un reciclador de orgánicos.  Ejemplos de generadores de restos de comida que tendrán que cumplir con la ley incluye restaurantes, supermercados, hoteles, universidades, y centros de eventos.  Si los negocios grandes pueden reciclar la comida, ¿por qué usted no?

Más recursos:
New York Times: Impacto de los Alimentos que Tiramos a La Basura
Un video sobre cómo hacer su propia composta.


 back to top

COPYRIGHT 2020
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.