add this print this page

 ¿Exactamente cómo es que la bancarrota ofrece un nuevo empiezo financiero?

Por Uriel Pinelo
November 2018
En octubre hablamos sobre las diferentes razones por las cuales una persona se declara en bancarrota, aquí demostraremos cómo funciona la bancarrota en detalle en un capítulo 13 (“Chapter 13”).

 
En el 2016, Doña Florinda y El Profesor Jirafales usaron todos sus ahorros para realizar una boda extravagante. Apenas hace un año, por culpa del Chavo del Ocho, El Profesor Jirafales sufrió un paro cardiaco, por lo que Doña Florinda no tuvo más opción que conseguir un empleo para pagar los gastos de la casa pero sin el apoyo financiero de El Profesor. Por tal motivo, se han atrasado en todas sus cuentas –incluyendo una hipoteca principal con Wells Fargo, una hipoteca secundaria con Chase y sus tarjetas de crédito. De hecho, están atrasado 6 meses en su hipoteca con Wells Fargo y deben $12,000. Hasta el momento han estado usando sus tarjetas para pagar los gastos médicos de El profesor Jirafales. Muy apenados aceptaron un préstamo personal de $10,000 de parte de su gran amigo; Jaimito el cartero.  Hace un mes Wells Fargo envío a su representante, Don Barriga, para solicitar los pagos atrasados y notificar sobre un juicio hipotecario contra su casa. 

Con mucha pena, le han rentado una recamara a La Chilindrina para poder cubrir sus gastos mensuales, sin embargo el hospital demando por la cuenta medica y obtuve una declaratoria de la corte por $6,000 que va contra la casa, ahora hay dos autos y deben dos préstamos a Bank of America por $20,000, con $1800 en pagos atrasados. Por otra parte Jaimito ha estado llame y llame demandando el repago de su dinero.  Apenas esta mañana, Don Barriga apareció y notificó que el banco va a completar el juicio hipotecario y la venta de la casa en dos días.  Aunque El Profesor Jirafales ya está sano y está trabajando, ahora están a punto de perder su casa. Inmediatamente, Doña Florinda se mete a Google a buscar “Bancarrota” y esto es lo que encuentra:
         
Como son dueños de cosas valorables (la casa, los autos, sus prendas, etc.) y tienen un tipo de ingreso fijo, la bancarrota por medio del capítulo 13 (Chapter 13) les permite proponer un plan de repago de 36 o 60 meses para ponerse al corriente de sus cuentas,  como parte de la aplicación y el proceso tienen que declarar todas sus pertenecías de valor y todas sus deudas a las personas a quienes les deben, incluso cuánto le están pagando a su abogado.  De hecho, tienen la opción de pagar una porción de su gasto legal por medio de un plan – por ejemplo, si el abogado va a cobrar $4,500, ellos pueden dar $1,500 hoy y pagar $3,000 a 36 o 60 meses (con el acuerdo del abogado por supuesto),  la aplicación requiere que declaren todos sus ingresos mensuales y todos sus gastos -  la cantidad que resta es lo que se puede pagar como una mensualidad de 36 o 60 meses (aquí es donde se aprecia un buen abogado).

Así también Doña Florinda se entera que al segundo que se declaren en bancarrota, Wells Fargo, Chase, Don Barriga, Jaimito o a cualquier otro a quien le deban, tiene que parar toda forma de cobro contra su persona y propiedad – si no obedecen o continúan haciendo llamadas, enviando  cartas de cobro o continúan con el proceso de juicio hipotecario, la corte de bancarrota tiene la autoridad como corte federal de imponer multas y penalidades contra tal persona o compañía.

Doña Florinda también se entera que no tienen que repagar la deuda que se le debe a Jaimito, pero no hay ninguna ley que diga que no puedan repagar esta deuda si lo desean.  No tienen que repagar ninguna parte de la deuda de la tarjeta de crédito, de igual forma Doña Florinda se entera que no tienen que pagar la hipoteca secundaria de Chase si el valor de la propiedad es menor que la cantidad de la hipoteca principal con Wells Fargo – por ejemplo, si la hipoteca principal de Wells Fargo es de $200,000 y el valor de la casa es $180,000, cualquier hipoteco secundaria (o tercera, cuarta, quinta, lo que sea) se puede anular sin importar la cantidad o el balance del préstamo.

Ahora, lo único que quedan debiendo son los $12,000 de su hipoteca con Wells Fargo y los $1800 de los pagos del auto por el cual están atrasados.  Si eligen un plan de 60 meses para ponerse al corriente de los $13,800 atrasados, Doña Florinda y El Profesor Jirafales tendrían que realizar un pago de bancarrota de $230 cada mes, tomando en cuenta que todavía seguirán realizando su mensualidad original a Wells Fargo (hipoteca) y a Bank of America (prestamos de auto), esto a cambio de aceptar las 60 mensualidades de $230, Doña Florinda y El Profesor Jirafales podrían deshacerse de toda su deuda de tarjeta de crédito, de su deuda personal con Jaimito, se libran de una hipoteca de Chase y se deshacen de un “juicio” de $6,000 con el hospital, por lo tanto tienen la oportunidad de empezar de nuevo. Este es el arreglo de la bancarrota en el capítulo 13.

Pero qué pasa si tu deuda hipotecaria es tan grande que no es posible ponerte al corriente en 60 meses, ¿qué se puede hacer?; Por medio de un programa llamado “Loss Mitigation” es posible modificar los términos y el balance de un préstamo hipotecario. En el siguiente artículo hablaremos del proceso de Loss Mitigation que ofrece la corte de bancarrota, estas son ideas y procesos que los ayudará a negociar con su banco para modificar su préstamo si aún no está en bancarrota. 
             

 back to top

COPYRIGHT 2018
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.