add this print this page

Opinión

Y los pobres no votan

Opinión

December 2007

Me gustaría compartir algunas reflexiones después de haber terminado mi campaña electoral como candidato para Concejal de la ciudad de Yonkers.

En esta elección para ese asiento en el Concejo se re-eligió a la demócrata que ocupaba el puesto. Compitiendo con ella íbamos otro candidato republicano, afroamericano igual que la demócrata, y yo como candidato independiente.

Algún tiempo atrás, durante las semanas para colectar firmas de los votantes, me encontré con el candidato republicano y conversamos por unos minutos. Me manifestó que a pesar de que la mayoría de los residentes de este distrito eran demócratas, o registrados como tales, teníamos que demostrarle oposición a la candidata demócrata. Estábamos de acuerdo en esto. También hablamos del descontento en mucha gente con la demócrata y con lo que sucede en la ciudad: brutalidad y abuso policial, desarrollo económico en el área del rió Hudson, vivienda, desempleo, y otros temas más. Pensábamos que con el descontento de la gente pobre y clase trabajadora, podríamos atraer un buen número de votos como candidatos de oposición, ya que además existe bastante descontento en la base demócrata con la concejal actual.

El día de las elecciones fue un día pésimo para salir a votar. Amaneció lloviendo y estuvo frió todo el día. En todo el estado de New York el abstencionismo fue alto. No solamente por el clima sino porque estas elecciones fueron para puestos locales y a la mayoría de los votantes les interesa más votar por presidentes que por los políticos locales. En nuestro distrito votó alrededor del 30 por ciento del electorado. La demócrata fue re-elegida con unos dos mil votos, en un distrito con alrededor de 14 mil votantes. El candidato republicano recibió alrededor de 300 votos y yo, 100.

¿Por qué no votaron?

Tuvimos una segunda conversación después de las elecciones. Llegamos a la conclusión que dentro de un distrito demócrata no hay posibilidades para un republicano o independiente, aun teniendo millones de dólares para gastar en dicha elección la gente siempre votará demócrata. La lucha está dentro del partido demócrata y no afuera. La gente vota demócrata sin importar quién sea el o la candidata. Toda la gente que nos manifestó su descontento, los pobres y la clase trabajadora de bajos ingresos, no votan y no votaron. No votan por muchas razones pero la principal es que se sienten excluidos y ya perdieron toda esperanza en  cualquier político de cualquier partido, ellos saben que sus necesidades no están en la agenda de los dos partidos políticos: demócrata y republicano.

La idea de que el partido demócrata sirve a los pobres, es eso: una idea, muy lejos de la realidad de los pobres. Entre estos pobres también existe la triste realidad de una cantidad considerable de residentes, en su mayoría hombres pero también algunas mujeres, con antecedentes criminales y sin derecho al voto. Así que, además de la desesperanza de los pobres que podrían votar, también existen los que no pueden y en las comunidades pobres existen muchos afro-americanos e hispanos. Entre otras conclusiones, llegaría a la siguiente: esta democracia liberal participativa es para aquellos ciudadanos que no tienen problemas económicos ni de otra índole, esta es la democracia de mercado donde participan todos aquellos ciudadanos que pueden comprar y consumir, y aquí no participan los pobres.


COPYRIGHT 2007

back to top

COPYRIGHT 2007
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.