add this print this page

Voluntarios en Brasil

Por Gloria Ghedini
September 2009
Del 27 de junio al 18 de julio de este año estuve en Salvador y en Fortaleza, al nordeste del Brasil. Es un país de grandes contrastes y con un pueblo alegre y cariñoso. Viajé para ayudar en un hospital público para niños de hasta 18 años, en Salvador.

Fui la primera participante en el nuevo grupo Voluntarios en Brasil, y lo recomiendo a todos los que desean hacer una diferencia en la vida de niños enfermos y a la vez conocer una ciudad fascinante. Es común ver a personas bailando por el Pelourinho, el distrito histórico, como oír orquestas a todas horas. El dicho “Es en dar que se recibe” es muy cierto. La alegría de los niños al recibir una sola hoja de adhesivos (“stickers”) era contagiosa y un joven de 17 años, Edivaldo, me dibujó un cuadro de árboles como agradecimiento.

También fue una educación para mí intercambiar ideas con las madres, algunas con muy poca educación. Algunas quieren mejorar su situación, y por dicha hay programas. Sin embargo, tantas décadas de corrupción política no facilitan un cambio rápido. Así y todo, fue lindo ver la gran mezcla de razas, todos en armonía.

La segunda etapa de mi viaje fue a Fortaleza, la capital de windsurf en el Brasil. Esta ciudad está rodeada por playas hermosas pero también tiene favelas (barrio de chabolas, villas miseria). Pasé varios días en la comunidad “Titazinha” que se ubica en una favela. Claro que iba de día a dar clases de inglés a un grupo de niños de entre 11 y 18 años. En realidad, cuando era maestra en la escuela pública del Valle del Hudson, ¡no tenía a estudiantes tan cooperativos y obedientes!

Me impresionó su interés y deseo de hacer algo con sus vidas. Hablamos de lugares que desean visitar como Nueva York, Arizona, California e Italia. Es importante animar a los chicos y confieso que me sentí triste al dejarlos. Me dieron dibujos y un centro para bandejas.

Parte del programa “Vila Sul” de esta favela es ofrecer actividades para después de la escuela, como ballet, inglés, cocina y windsurf. También asistí a una reunión donde los participantes hablaron de sus preocupaciones, como agua contaminada que hace 10 años sigue en el mismo lugar, a pesar de quejas, cartas con fotos y llamadas al gobierno local.

En Fortaleza, me hospedó la familia de mi asistente en Dutchess Community College, gente muy acogedora.

A los que desean mayor información sobre el grupo “Volunteers in Brazil” pueden dirigirse a Ivone Da Silva a [email protected].



back to top

COPYRIGHT 2009
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Comparto contigo tu experiencia en Brasil, todo Brasil es hermosoy su gente es maravillosa, pero en particular Bahia es facinante, gracias por compartir tu experiencia Patricia Gonzalez
Posted: 9/8/2009