add this print this page

Editorial

Quién dijo que todo está perdido
 

Por Mariel Fiori
April 2019

A fines de marzo me pasé dos días en una universidad de North Adams, Massachussetts, nombrada periodista Hardman en residencia. Todo un honor el haber tenido la oportunidad de compartir con los estudiantes y profesores de la MCLA, Universidad de Artes Liberales de Massachussetts. Visité aulas de periodismo, conversé con estudiantes y profesores en diferentes clases, entrevisté para la radio, el periódico y la televisión de la universidad, y di una charla abierta al público para concluir dos días intensos.
 

En varias de las clases, de periodismo escrito, de televisión, de entrevista, me pidieron que asista a los estudiantes como editora de sus trabajos, también me llenaron de preguntas sobre mi experiencia acá en el Valle del Hudson y en España y en Argentina. Una de las preguntas que más se repitió fue qué consejo les doy a los futuros periodistas. Creo que a aplica a todas las personas, sin importar la profesión, así que se los dejo por acá también.

El tema principal que llevé a MCLA es el tema de la marginalización de los hispanos (y otras minorías también) de las noticias en los medios de comunicación convencionales, televisión, radio, periódicos, en inglés, tanto nacionales como locales. Los latinos somos casi el 20 por ciento de la población del país, pero solo el 2 por ciento de las noticias hablan de nosotros. Y cuando lo hacen es con estereotipos negativos; no es de extrañar entonces que mucha gente tenga una pésima opinión de nosotros. Así que a la hora de informarse es importante recordar que existe esta invisibilización en los medios de comunicación (sin importar su tendencia política) y por eso hay que informarse también con otras fuentes de información, como esta revista, y si no existe algo así donde viven, pues crearlo.

Haber compartido dos días con decenas de estudiantes y profesores de periodismo me trajo mucho optimismo respecto a la profesión. Estos jóvenes tienen mucho trabajo por delante, pero tienen la energía y la mente enfocados en ser buenos comunicadores. Ellos me dieron tanta esperanza por el solo hecho de haber elegido esta carrera ¿Quién dijo que todo está perdido?

Y por nuestra casa en el Valle del Hudson también hay buenas noticias, o por lo menos más esperanza. Como escribí hace casi dos años en esta columna, las cárceles de nuestros condados han colaborado con la policía de inmigración, ICE, por varios años ya, sin ninguna ley que se los requiera. Solamente si hay una orden judicial de por medio están las cárceles de los condados, que son manejadas por sheriff electos, obligadas a cumplir con los pedidos de ICE. En el condado de Dutchess, la segunda pregunta que se le hacía a toda persona que iba a una celda era ¿naciste en los Estados Unidos? Si la respuesta era no, entonces ya le mandaban un fax a ICE notificándole que tenían a un extranjero encerrado. El problema es que al hacer tal pregunta auto-incriminatoria no se puede tener a un abogado cerca, que ir a la cárcel del condado a veces es por no poder pagar una fianza, que la persona todavía no ha sido declarada culpable, solo acusada, y que muchas personas nacidas en otros países son residentes permanentes. O sea que se ha venido causando un trauma innecesario para muchísimas familias y para la economía local. Después de varias reuniones discutiendo este tema con abogados y miembros de la comunidad, el sheriff Butch Anderson nos dijo en septiembre que desde agosto de 2018 que ya no hacen la infame pregunta, por lo tanto ICE no es notificado de nada en ese momento.

En el condado de Ulster pasaba algo parecido, pero el sheriff entonces no quería cambiar nada. Así que la gente buscó un candidato mejor para ocupar ese puesto, y en enero de este año asumió el primer sheriff latino, el puertorriqueño Juan Figueroa. En un condado que tiene una población 87 por ciento blanca, dicho sea de paso. Figueroa tenía una plataforma inclusiva y dijo públicamente que no cooperaría más con ICE sin una orden judicial de por medio. “Este es un país de inmigrantes”, expresó más de una vez. Recientemente publicó su opinión en favor de restablecer las licencias de conducir para todos los neoyorquinos, sin importar su estatus migratorio. Como dice la canción: quién dijo que todo está perdido.

Y para completarla a nuestra manera: venimos a ofrecer nuestra voz.


Mariel Fiori
Directora

 

back to top

COPYRIGHT 2019
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Hola, Mariel: Felicidades por el reconocimiento que estas logrando en la academia. Te comento que mi hija Ana Lucia inicia maestria en periodismo en septiembre. Se intereso en el area despues de trabajar para NPR. Muchos saludos. Nos hablamos.
Posted: 4/17/2019