El bebé de Lidia, que regresó a trabajar cuando este sólo tenía seis semanas de vida, parece querer decir “¡Me gustaría pasar más tiempo con mi mamá!” Foto de Leanne Tory-Murphy<br /> 
El bebé de Lidia, que regresó a trabajar cuando este sólo tenía seis semanas de vida, parece querer decir “¡Me gustaría pasar más tiempo con mi mamá!” Foto de Leanne Tory-Murphy
 
add this print this page

Actualidad

Licencia por maternidad, pagada

Por Leanne Tory-Murphy
March 2016

Con 23 años, Lidia es residente de Kingston y madre de 3 niños. Ella trabaja entre 20 y 25 horas por semana como asistente de cuidado personal en una agencia que proporciona atención en el hogar para ancianos. Su hijo menor nació hace 8 meses. Con un salario de $11 la hora no se podía permitir el seguro médico opcional que su empleador ofrecía, que le habría costado más de lo que ella ganaba. Por suerte, sí era elegible para Medicaid.
 
Esa fue la primera vez que Lidia trabajó durante su embarazo y su empleador le dijo que después del parto podía tomarse una licencia sin sueldo de seis semanas. Lidia sabía que podía solicitar el Seguro de Incapacidad Temporal del Estado de Nueva York, que proporciona dinero en efectivo cada semana para reemplazar parcialmente el salario perdido debido a lesiones y enfermedades no relacionadas al trabajo. Como era trabajadora de tiempo parcial, Lidia dice que "decidí no solicitarlo. Ni siquiera valía la pena...” por los muy bajos pagos que recibiría.
.
Nueva York es uno de los cinco estados que requieren a los empleadores proporcionar cobertura de prestaciones por invalidez. En la actualidad, las prestaciones por incapacidad (en la que se incluye la maternidad) en el estado de Nueva York ascienden al 50% de los ingresos semanales de una persona, hasta un máximo de $170 por semana. Debido a que estas prestaciones representan sólo una fracción de los ingresos de la persona, el Seguro de Incapacidad Temporal es sólo una opción viable para aquellos que pueden permitírselo.
 

Licencia por maternidad, para las que se lo pueden permitir

Para la mayoría de mujeres trabajadoras de Nueva York, el Seguro de Incapacidad Temporal es la única opción de licencia por maternidad remunerada. La gran mayoría de los empleadores no proporcionan un permiso por maternidad remunerado y a nivel nacional sólo el 13% de las trabajadoras están cubiertas. Según una Encuesta nacional sobre remuneración de marzo de 2014, sólo el 5% de los trabajadores de la industria privada en el cuartil de los salarios más bajos tiene licencia familiar provista por el empleador, comparado con el 22% de los trabajadores en el cuartil superior.
 
La Ley de Licencia Familiar y Médica (FMLA) proporciona licencia sin sueldo de hasta doce semanas, pero sólo cubre los lugares de trabajo con más de 50 empleados. Como es una licencia sin sueldo, sólo es viable para aquellos que tienen suficientes ahorros o ingresos adecuados de parte de su pareja, por lo que no aborda los problemas económicos de muchos trabajadores de bajos ingresos.
 
De por sí es bajo el número de trabajadores con acceso a la licencia familiar provista por el empleador, pero las mujeres en puestos de trabajo con salarios bajos son las más afectadas. Entre las madres de bajos ingresos de la ciudad de Nueva York encuestadas en 2014 por Community Service Society, una organización contra la pobreza, casi la mitad dijo tener menos de $500 en ahorros y más de un cuarto de ellas no tenía ningún ahorro. A falta de ahorros y prestaciones por licencia familiar apropiados, estas mujeres regresan a trabajar muy pronto, a veces sólo una o dos semanas después de dar a luz. Muy rápido pueden surgir las complicaciones relacionadas con el cuidado de los niños, la lactancia materna y los horarios de sueño; muchos padres describen la dificultad de tener que elegir entre la vinculación afectiva con su recién nacido y el poder mantener a sus familias.
 

Tiempo para la vinculación afectiva

Aunque Lidia cree que poder pasar seis meses con un recién nacido sería ideal, ella volvió a trabajar después de seis semanas de licencia sin goce de sueldo porque su familia necesitaba el ingreso. A ella le hubiera gustado pasar más tiempo con su hijo recién nacido, "Mi hermana cuidaba al bebé, pero aun así, una quiere estar ahí cuando son chiquitos. Una los conoce más y ellos te conocen más a ti”.  El proceso de vinculación afectiva con el bebé a través de tocarlo, mecerlo, alimentarlo y mirarse a los ojos puede tomar tiempo pero forma una fuerte conexión entre padres e hijos, y da sensación de seguridad al bebé. Cuando los padres vuelven a trabajar poco después del nacimiento, este proceso se interrumpe.
 
Jessica Able trabaja con Healthy Families, un programa de visitas al hogar que apoya a las familias antes y después del nacimiento. Ella dice que la licencia es esencial para la lactancia materna, lo cual le permite a la madre sanar su cuerpo, reducir la depresión postparto y permitir que ocurra la unión afectiva entre la madre y su bebé. Además, “esta unión afectiva y crianza disminuye la probabilidad de abuso y abandono de niños. Añada a esto los beneficios probados para el cerebro y el sistema inmune de un bebé amamantado y resulta muy claro lo importante que [la licencia] es para un niño. Suena drástico pero esta experiencia para la madre y el bebé es importante y necesita ser protegida... Las madres y los bebés necesitan que se les permita tener ese tiempo juntos para una relación realmente exitosa. De lo contrario lo comparo con un mandato sin financiamiento".
 

Pecho es lo mejor, pero no si trabajas…

Después de un mes de amamantarlo, el hijo de Lidia todavía no se estaba prendiendo correctamente, posiblemente por algo que ella comía, le dijo el doctor. Pero como Lidia tenía que volver al trabajo, y tomarse descansos para sacarse leche materna hubiera sido increíblemente difícil, hizo la transición a la leche de fórmula. "Si hubiera tenido más tiempo con él, probablemente lo habría amamantado más", dice ella.
 
La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los bebés sean amamantados exclusivamente durante los primeros seis meses de vida, y luego por lo menos hasta el año de edad, en combinación con alimentos sólidos. Informan que los bebés amamantados son menos propensos a contraer infecciones y enfermedades, y que las hormonas que se generan a través de la lactancia tienen beneficios positivos para la salud de la madre.
 
Durante el primer mes de vida  los bebés llegan a amamantar hasta diez veces en 24 horas, y aproximadamente cada tres a cuatro horas durante los meses siguientes. Aunque se requiere que la mayoría de los lugares de trabajo proporcionen recesos y un espacio privado para que las nuevas madres puedan sacarse leche, los empleados con miedo a perder trabajo o cuyos trabajos no se adaptan fácilmente a los horarios de recesos no querrán abogar por su derecho a sacarse leche en el trabajo.
 
¿No sería genial que las madres no tengan que tomar este tipo de decisiones?
 

Licencia familiar alrededor del mundo

Los Estados Unidos es uno de los pocos países que no garantizan la licencia familiar pagada a las nuevas madres. Entre las naciones industrializadas los EE.UU. está solo.
 
En toda América Latina, la licencia por maternidad pagada está garantizada para todas las madres que trabajan. En México, Argentina, Bolivia, República Dominicana, El Salvador,
Guatemala, Nicaragua y Paraguay, las nuevas madres pueden tomarse doce semanas con remuneración completa. Y en Cuba, Venezuela y Brasil la licencia familiar pagada dura aún más.
 
Por supuesto, esto nos dice algo sobre los "valores familiares" estadounidenses ya que el parto y la maternidad se valoran tan poco.
 

Tiempo de cambio

A medida que profundizamos en este ciclo de elecciones presidenciales, el tema de la licencia paga por maternidad ha surgido una y otra vez.
 
En un reciente discurso en Carolina del Sur, el candidato presidencial demócrata Bernie Sanders describe cómo las mujeres con suficientes ahorros pueden tomarse semanas o meses de licencia cuando nace su hijo, “pero si esa mamá no tiene suficientes ingresos, el bebé es separado de la madre a los 5 o 10 días de vida para que la mamá pueda volver a trabajar. ¡Eso está mal! ¡No es un valor familiar!”
 
Sanders es uno de los patrocinadores de la Ley FAMILY, que proporcionaría un máximo de doce semanas de descanso con pago parcial para las madres y padres trabajadores. La ley abarcaría también otros tipos de licencia para personas que tengan que cuidar de un familiar enfermo o para recuperarse de una enfermedad grave. Esta prestación sería pagada por una deducción del salario de alrededor de $1 por semana.
 
Su rival demócrata Hillary Clinton también apoya las doce semanas de licencia familiar pagada, pero cree que debería ser financiada a través de un impuesto a los ricos.
 
Ningún candidato republicano apoya una licencia pagada como mandato federal.
 
Cuando se le preguntó si la deducción semanal valdría la pena, Lidia dice: "Es un dólar, no va a doler mucho. Yo diría que sería algo muy bueno".
 

back to top

COPYRIGHT 2016
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.