add this print this page

Editorial

Cada granito cuenta

Por Mariel Fiori
August 2009

Muchas veces se dice que una experiencia fuerte, quizás traumática, deja una huella tan grande en la persona que una ya no es la misma. Pero no ser el mismo, o la misma,  implica también no hacer las mismas cosas, sino empezar algo nuevo, y ver la vida con nuevos ojos. ¿A qué me refiero?

 Así por ejemplo le pasó a Humberto Rodríguez Maya, soldador mexicano, residente de Poughkeepsie que hace poco más de un año supo que padecía de cáncer de riñón, pulmón y próstata. Tan tremenda noticia lo puso a Humberto en la lucha por su vida y cuando dejaba atrás los costosos tratamientos médicos descubrió lo que él llama “mi mejor terapia”. Humberto Rodríguez encontró la radio, o la radio lo encontró a él.

 Primero llegó para ser entrevistado en un programa sobre temas de salud. Hablar y conversar en el aire radiofónico es algo que a muchas personas pone nerviosas, no a Humberto. Para él, la posibilidad de transmitir información útil para las comunidades hispanas, al igual que música en español para una audiencia hambrienta de las dos, es terapéutico. Y por eso, desde hace meses que ha conseguido, no sin esfuerzo, tener su propio programa de radio en WHVW, que comparte con Damián Escobar, de lunes a viernes de 8 a 9 de la noche, y domingos de 6 a 9 de la noche, por AM 950. Participé en el mes de julio de una hora de su programa, Noche Latina, y entre temas musicales Humberto me compartió la historia que acabo de contar. (También me dio permiso para repetirla).

 Muchas personas escuchan su programa, como lo demostraron la cantidad de llamadas telefónicas, pero pocas se animan a tomar un camino como el de Humberto. Y no me refiero a empezar un programa de radio. Claro que no. Hablo de la gran oportunidad que es salir del caparazón que es la familia, el trabajo y todo lo rutinario y conocido y hacer algo bueno por la comunidad ─para embellecerla, para enriquecerla, para mejorarla de muchas maneras posibles. Y ocasiones no faltan.

 Así hay grupos locales como Somos la Llave del Futuro, una organización sin fines de lucro, en la que sus miembros de manera voluntaria trabajan para “construir líderes en las comunidades inmigrantes del Valle del Hudson y las Catskills”. Desde septiembre del año pasado empezaron con el programa Somos Salud, que consiste en entrenar a promotores de salud, es decir vecinos del área elegida para que aprendan sobre todos los recursos de salud disponibles para hispanos, con o sin documentos, desde cómo tomar la presión arterial hasta dónde recurrir para métodos anticonceptivos. La idea es que estos promotores, 18 en total hasta la fecha en el norte del condado de Dutchess, puedan luego transmitir estos conocimientos a las familias vecinas de las áreas rurales, alcanzado así, por el poder de la multiplicación, a más de 350 personas. Cada granito de arena cuenta, ¿no?

 Un programa similar está a punto de empezar para el Condado de Sullivan, donde la coordinadora primero reclutará y luego organizará reuniones mensuales con los futuros promotores de salud, la mayoría inmigrantes motivados por mejorar sus comunidades y dispuestos a donar su tiempo para aprender y enseñar. ¡Y no se necesita mucho dinero para empezar algo!

 Las páginas de La Voz son una muestra también de la generosidad (y valentía) de nuestros contribuidores por llevar un pedacito de cultura y noticias hispanas a nuestros lectores.¡Gracias a todos por su gran apoyo! Y los que deseen contribuir, recuerden que nuestro correo electrónico es escribalavoz@yahoo.com 

 ¡Hasta la próxima!

 Mariel Fiori, Directora





back to top

COPYRIGHT 2009
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: hola mariel.siento que nadie haya comentado algo
Posted: 5/31/2010