búsqueda avanzada

Cultura y noticias hispanas
del Valle del Hudson

Entrevista

Darle voz a “la mayoría silenciada”

Por Democracy Now!

(Amy Goodman, fundadora y conductora de Democracy Now!)

Periodista, escritora, multipremiada y reconocida por su programa de noticias diario de radio y televisión, que conduce junto a Juan González, Democracy Now! transmitido en más de 750 estaciones en Norteamérica, Amy Goodman tiene suficientes motivos para confirmar el valor del periodismo independiente.

Clara Ibarra: Democracy Now! existe hace más de 13 años y se define como un medio de comunicación de base, independiente y de alcance global. ¿Qué la inspiró como periodista para desarrollar este proyecto?

Amy Goodman: Era muy importante que hubiera un programa en la radio –y a los pocos años en la televisión y en podcast en internet –que rompiera el cerco informativo y las mentiras que frecuentemente escuchamos en los medios, desenmascarando al pequeño grupo de “expertos” que saben tan poco acerca de tantas cosas y se la pasan explicándonos cómo funciona el mundo, pero en realidad no saben nada. Era importante ir a las bases, hablar con gente de diferentes comunidades que es experta gracias a su propia experiencia de vida; hablar con esas personas sobre lo que sucede en el mundo. Por eso creamos Democracy Now! Comenzamos a trabajar en febrero de 1996, año de elecciones en Estados Unidos.

CI: En el contexto estadounidense, ¿qué significa romper el cerco informativo?

AG: En Estados Unidos hay un grupo minoritario de gente –y me refiero a una elite minoritaria, no a la gente de color– a la que se puede ver en todos los canales y que se dedica a promover la guerra. Si tomamos como ejemplo lo que fue la cobertura periodística previa a la invasión a Irak, el grupo Justicia y Precisión en la Información, FAIR por sus siglas en inglés (www.fair.org) hizo un estudio sobre los cuatro principales noticieros nocturnos de Estados Unidos y su cobertura previa a la invasión en febrero de 2003. Hubo 393 entrevistas sobre la guerra. Sólo 3 de ellas fueron realizadas con dirigentes que se oponían a la guerra. O sea, sólo 3 de casi 400. Y eso en un momento en el que la mayoría de la población en Estados Unidos, o por lo menos la mitad, estaba en contra de la guerra. Medios así ya no dan cuenta de la opinión pública mayoritaria; son medios de comunicación extremistas, porque las personas que se oponen a la guerra, a la tortura, no son una minoría marginal. Ni siquiera son una mayoría silenciosa; son la mayoría silenciada. Silenciada por los medios de comunicación corporativos. Por eso es que tenemos que contraatacar.

CI: ¿Qué es lo distintivo de su columna semanal?

AG: La columna es una forma de sintetizar un montón de ideas en poco espacio. En las últimas semanas hablamos sobre la expansión de la guerra en Afganistán, sobre el sistema de salud. ¿Cómo es posible que haya más de cien millones de personas en Estados Unidos que no tienen cobertura médica o tienen una con poco alcance? Supuestamente vivimos en el país más poderoso del mundo. Y, sin embargo, no tenemos una cobertura de salud básica, algo que debería ser un derecho. La columna es una manera de tener presencia en los medios masivos ya que se publica una vez por semana en periódicos de todo el mundo, no sólo en Estados Unidos. La hacemos en inglés y luego la traducimos al español.

CI: En el clima actual, con la crisis económica, las guerras en curso, y la transición de ocho años de gobierno de Bush al gobierno de Obama, ¿cuál debería ser el rol de los medios independientes en Estados Unidos?

AG: Tiene que ser el mismo. Somos periodistas y estamos informando sobre lo que sucede. En Estados Unidos, nuestra profesión, el periodismo, es la única explícitamente protegida por la Constitución, porque se supone que somos la forma de mantener al poder bajo control y en equilibrio. En este momento de crisis globales ¿cómo hacer para que se escuchen las voces de la gente? Automáticamente, los grupos poderosos cierran filas en torno al presidente; están acostumbrados a tener poder y quieren mantenerlo. ¿A quiénes escucha el presidente? Los medios funcionan como una fuerza ecualizadora, a través de la cual la gente puede ser escuchada, o no. Puede ser que sólo amplifiquen las palabras de unas pocas personas, reforzando así el status quo. En cambio, podemos abrir la discusión, romper la barrera del silencio. Veo a los medios como una gran mesa que se extiende por todo el planeta, en la que todas las personas nos sentamos a debatir y discutir los temas más fundamentales. Como la guerra y la paz, la vida y la muerte.

*El noticiero independiente "Democracy Now!, el Informe de Guerra y Paz" se produce diariamente en Nueva York, y repasa las informaciones más importantes del mundo y de EE.UU. El proyecto Democracy Now! en español, DN!es, surgió en el 2005 con la idea de poner a disposición de las radios de habla hispana de América Latina y el mundo noticias internacionales elaboradas desde una perspectiva independiente. Todos los servicios se ofrecen sin costo, para más información visita nuestro website http://www.democracynow.org/es o escriba a spanish@democracynow.org Esta dirección electrónica está protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.



COPYRIGHT 2009

back to top

Envíe un comentario
 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.