Idioma nacional: una medida innecesaria

August 2006
Créase o no, los Estados Unidos no tienen un idioma nacional. Nunca lo establecimos, aunque es claro que la mayoría de la población habla inglés—un poquito más del 82 por ciento según elcenso de 2000. Pero el idioma en segundo lugar es el español como el primer idioma de casi el 11 por ciento de los ciudadanos. Hay muchos otros idiomas presentes también, claro, porque esta nación tiene el número de inmigrantes más alto de cualquier país. Aproximadamente la mitad de los países del mundo tienen idiomas oficiales, y en muchos casos esos países tienen más de uno. Ahora en los Estados Unidos hay un debate muy controvertido sobre el tema del idioma.
Hay dos proyectos de ley relacionados con el debate sobre el idioma. El primero es una enmienda introducida por el senador James M. Inhofe, republicano de Oklahoma. Esta enmienda haría del inglés el idioma nacional de los Estados Unidos. Es diferente de un idioma oficial, porque no se supone que cambie ningún servicio para aquellos que no hablan inglés. El otro proyecto es un acuerdo propuesto por el senador demócrata de Colorado, Ken Salazar. Este dice que el inglés va ser “el idioma común y unificante” del país. Las dos enmiendas están en una comisión mixta de representantes del Senado y la Cámara de Diputados.

Aunque un idioma nacional tendría posibles ventajas, es muy importante que haya una variedad de idiomas y personas que pueden hablarlos. Las cuestiones de gobierno, culturales y de educación son controvertidas, pero pueden demostrar la necesidad del plurilingüismo. Un idioma nacional no mejoría nuestro país, sino que por el contrario sofocaría nuestro crecimiento internacional y cultural. Por eso, nuestra condición lingüística debería permanecer intacta.

Vivimos en un mundo global donde la comunicación es de suma importancia. La interacción entre naciones es constante, y la habilidad de entendernos es esencial para suavizar las relaciones entre países. Mucha gente que apoya el concepto del idioma nacional cree que si el inglés es el idioma de la comunicación oficial, la interacción va a ser más fácil. Pero si bien el inglés es el idioma mas utilizado aquí, la necesidad de otros idiomas no puede ser ignorada. Hay más de 6000 idiomas en el mundo, ¡claro que necesitamos más que solamente inglés! Porque los Estados Unidos es un jugador inmenso en el estadio nacional, los representantes deben tener un dominio  colectivo de muchos idiomas aparte del inglés. Y con nuestro elevado número de inmigrantes, tenemos un valioso recurso y debemos aprovecharnos del potencial plurilingüismo para las interacciones gubernamentales. Si se establece el inglés como idioma nacional de los Estados Unidos, podría dar como resultado una disminución total de la habilidad con otros idiomas más baja que la actual, y también el agotamiento de este recurso necesario.

“Yo soy mi idioma”

Otros idiomas no sólo aportan valor comunicativo a los asuntos tanto domésticos como internacionales de los EEUU, sino que forman parte esencial de la cultura. La gente que apoya una sociedad centrada en el inglés, a menudo no comprende la importancia cultural de otros idiomas, ya que la gente que habla inglés generalmente no siente una conexión cultural con el inglés. El inglés es una forma de comunicación en muchas partes del mundo, pero otros idiomas son indicadores de identidad. Para los hablantes de inglés no nativos, el inglés es muchas veces un medio de comunicación en situaciones oficiales, pero no en las personales. La autora chicana Gloria Anzaldúa escribe: “Yo soy mi idioma. Si no puedo sentirme orgullosa de mi idioma, no puedo sentirme orgullosa de mi.” Evidentemente Anzaldúa, como muchos otros, cree que el idioma es un faro cultural irremplazable. En vez de crear leyes que pudieran causar la pérdida del idioma, deberíamos fomentar el plurilingüismo.

Si el inglés se transformara en el idioma nacional, podrían verse afectados los fondos para la educación bilingüe, y si esto ocurriera los estudiantes que no hablan inglés tendrían muchas más dificultades, y así perderían esta manera de aprender inglés al tiempo que se mantiene su español, o cualquier otra lengua materna. El inglés es muy poderoso y ya está aniquilando a otros idiomas. Un artículo en la revista Hispanic sugiere que “un número creciente de Latinos tienen hambre de reconectarse con sus raíces hispánicas, pero muchos ni siquierasaben el idioma”. Es muy triste que haya personas con parientes que hablan español u otro idioma que no puedan conversar con ellos en su lengua nativa.

Los idiomas del mundo son grandes en número y en importancia. Con una legislación para establecer al inglés como lengua nacional, se podrían suspender los servicios gubernamentales y los programas de educación bilingüe. Aparecerán más dificultades no sólo para los que no hablan bien inglés, sino también para el país en su conjunto, porque necesitamos otros idiomas para los asuntos internacionales, y para la cultura rica y diversa que celebramos. No necesitamos un idioma nacional u oficial; en vez de eso, debemos apreciar todos nuestros idiomas y abrazar la diversidad que hace de los Estados Unidos una nación plurilingüe.

 

*Jaclyn es originaria del Valle de Hudson y actualmente estudia escritura creativa en Ithaca College.




back to top

COPYRIGHT 2006
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Para los que estén interesados en saber cómo funciona la acción ejecutiva del presidente Obama en materia de inmigración que anunció el 20 de noviembre de 2014, favor de leer la información publicada por USCIS, la agencia de inmigración federal, aquí: www.uscis.gov/es/accionmigratoria
Posted: 11/25/2014