add this print this page

Usos y costumbres

Secretos para una buena estrategia

April 2008

En diciembre comenzamos una serie de artículos que nos ayudan a vivir nuestra vida al máximo a través de un proceso de cinco etapas. En las primeras dos etapas elaboramos el diagnóstico de nuestra situación actual y en la tercera etapa definimos nuestra visión, es decir, lo que queremos lograr dentro de diez años. En este artículo platicaré sobre la cuarta etapa de este proceso: EL PLAN.

Ya que sabemos quiénes somos actualmente y quiénes queremos llegar a ser en el largo plazo, es necesario definir un PLAN para lograrlo.

 
Existen varias razones por las que es importante definir un plan de trabajo:
 

·           Para no olvidar lo que queremos lograr en el largo plazo.

·           Para asignar nuestros recursos (tiempo, dinero y esfuerzo) de manera óptima.

·           Para enfocar nuestras actividades diarias al logro de lo que deseamos.

 

Debemos tener presente, que el largo plazo es construido día a día a partir de hoy, y que como es bien sabido “los sueños se hacen realidad, sólo para quienes trabajan mientras sueñan”.

 

El PLAN de trabajo se conforma de estrategias, que ayudarán a pasar de la situación actual a la situación deseada. 

 

El término estrategia proviene del griego “stratego” y era utilizado en la milicia para lograr el liderazgo en las batallas o guerras. Actualmente, se utiliza en un sinfín de ambientes incluyendo la política y los negocios, pero el fin sigue siendo el mismo: GANAR.

 

Las estrategias que definamos en este PLAN, deben ayudarnos a ganar la batalla con el peor de nuestros contrincantes: NOSOTROS MISMOS. Ya que son innumerables las ocasiones en las que definimos metas que deseamos lograr y nosotros mismos nos saboteamos.

 

Se recomienda que tengamos alrededor de cuatro a seis estrategias. Este número nos permitirá cubrir cada unos de los aspectos que nos conforman (emocional, físico, intelectual y espiritual), y enfocará nuestros esfuerzos.

 

Para la definición de estrategias es recomendable usar una hoja en blanco por estrategia. En la parte superior de la hoja escribe el nombre de la estrategia. El nombre de la estrategia debería reflejar la conducta deseada en alguno de los cuatro aspectos, por ejemplo:

·         Físico – Mejorar el aseo personal, Hacer ejercicio, Alimentación sana.

·         Emocional – Relaciones que promuevan el crecimiento, Ser voluntaria(o).

·         Intelectual – Aprender un idioma, Tener un trabajo realizador.

·         Espiritual – Mejorar la comunicación con Dios o conmigo mismo.

 

Una vez que tengamos el nombre de la estrategia, es necesario detallarla – para especificar su alcance.

 

Voy a detallar una de las estrategias propuestas como ejemplo.

 
Nombre de la Estrategia: Alimentación Sana
 

Al detallar la estrategia debemos incluir los siguientes elementos:

 

         Descripción.- ¿Qué significa la estrategia para nosotros? ¿Qué es lo que deseamos con esta estrategia? Ejemplo: Ingerir mayormente alimentos naturales, orgánicos en la medida de nuestras posibilidades.

 

         Justificación.- ¿Por qué razones la elegimos? ¿Para capitalizar nuestras fortalezas y oportunidades? ¿Para superar amenazas o debilidades? ¿Mejorar nuestro  desempeño actual? ¿Para dejar de hacer algo que nos hiere? ¿O simplemente para cambiar? Ejemplo: Una alimentación sana promueve nuestra salud, los alimentos naturales mejoran nuestra digestión y los alimentos orgánicos además de ser mejores para nuestro cuerpo favorecen la ecología de nuestra Tierra.

 

         Actividades Clave.- Son una forma lógica de dividir la estrategia en sus componentes. Deben tener objetivos e indicadores medibles. ¿Qué harás para lograr los resultados esperados? Ejemplo: En el desayuno incluir al menos una fruta. En el almuerzo tener al menos 3 porciones de vegetales, de preferencia crudos y de diferentes colores (zanahoria, betabel y lechuga). Tener una cena ligera, con cereales integrales.

 

         Resultados estratégicos esperados.- ¿Cuáles son los principales cambios en tu yo actual? ¿Cómo sabrás que estás avanzando? Ejemplo: Mejorar la salud y contribuir a una vida plena.

 

         Condiciones o riesgos.- ¿Qué puede interponerse? ¿Qué permisos necesitas? ¿Habrá algo que pierdas o tengas que ceder? ¿Se correrá algún riesgo relevante? ¿Qué efectos tendrá la persecución y el logro de esta estrategia? Ejemplo: La condición principal para lograr esta estrategia es que planee antes de ir al supermercado.

 

         Reacción de terceros.- ¿En qué forma los demás van a responder a tu cambio? ¿Podrán tomar alguna acción que te afecte? Pensar en las relaciones personales de prioridad uno. ¿Quién más podría verse afectado o beneficiado por el logro de esta estrategia y en qué forma? Ejemplo: El principal riesgo son los compromisos sociales, las comidas fuera con mis amigos que cuestionarán mis nuevas elecciones.

 

         Áreas involucradas.- Aspectos de tu vida que tomarán parte en la implantación. Ejemplo: En el aspecto físico –asignar un poco más de dinero, ya que los alimentos naturales y orgánicos son más caros que los alimentos chatarra. Aspecto emocional – rodearnos de personas que apoyen nuestro bienestar. Aspecto intelectual – aprender sobre alimentos para hacer decisiones inteligentes. Aspecto espiritual – reflexionar antes de cada comida sobre el valor de los alimentos, sobre la cantidad de personas que trabajaron para que los tengamos en la mesa, sobre la vida que los alimentos naturales y la Tierra nos regalan.

 

         Responsable.-   eres la persona que debe coordinar todas las acciones relativas a esta estrategia, con cuya ejecución se asegure el éxito de la misma. Ejemplo: Al final de cada hoja firmar en señal del compromiso que tenemos con nosotros mismos, y ponerle fecha.

 

Aunque el detallar cada una de las estrategias parezca algo tedioso, es de gran valor. Ya que al detallarla nos damos cuenta del nivel de compromiso que tenemos y necesitamos para llevarla a cabo y así lograr nuestra visión a largo plazo.

 

También al detallarla, nos damos cuenta de los recursos que necesitaremos dedicar al logro de esta estrategia, y prevemos la posible reacción de terceros.

 

La vigencia de cada estrategia varía entre uno y tres años, de acuerdo a nuestra situación personal. Es recomendable que al final de cada año periodo, revisemos nuestras estrategias y definamos si deberían seguir vigentes tal como están, deberían modificarse o dejar de existir. Esto dependerá de los cambios que tenga nuestra situación actual en ese momento y la vigencia de la visión que deseamos lograr.

 

En el siguiente artículo ofreceré algunos consejos sobre cómo llevar a cabo estas estrategias y que no sólo queden papel. Por lo pronto te dejo la tarea de definir y detallar las estrategias que te llevarán de tu situación actual a tu situación deseada. ¡Mucha Suerte!

 

Cualquier duda, me puedes contactar por email: delia.zarate@vivetumejortu.com



back to top

COPYRIGHT 2008
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.