add this print this page

Columna legal

¿Qué debo hacer?

June 2008
¡La mayoría de los  inmigrantes no saben qué hacer! Abogados inexpertos en inmigración recomiendan esperar a que se promulgue la nueva ley de inmigración antes de comenzar su residencia. Aquí le presentaré opciones para que pueda decidir.

Primero considere el tiempo que demora  un trámite. Segundo, considere la influencia que tendrá la situación económica nacional durante la creación de una nueva ley inmigratoria. ¿Será benevolente con los indocumentados o protegerá al trabajador norteamericano?

 

Observe que la desvalorización del dólar, aunque promueve la exportación de productos nacionales, crea empleos y mantiene el desempleo bajo, este es uno de los factores principales que está causando la gran inflación que estamos viviendo.

 

El índice del costo de vida (Consumer Price Index), el indicador inflacionario que mide el cambio del costo de los productos y servicios de mayor consumo, incluyendo el precio de vivienda, electricidad, comida y transporte, sigue aumentando rápidamente. Un dólar compra hoy menos que $.75 centavos compraba en 2000. Se espera que el barril de petróleo llegue a $200 dólares y que se duplique el costo de la gasolina y todos sus derivados. A todo esto, agréguele el efecto desastroso que tiene la disminución de construcción de nuevas casas por la devaluación de las viviendas. Esta situación motiva al pueblo norteamericano a desconfiar del futuro económico, y se restrinja en sus compras y en los planes de vacaciones. Al haber menos compras, disminuye la creación de nuevos empleos y aumenta el desempleo, fortaleciendo la recesión o posiblemente una depresión económica.

 

Los siguientes meses serán críticos para los inmigrantes indocumentados que no tienen familiares residentes o ciudadanos. Si actúan urgentemente, podrán lograr que sus empleadores les ofrezcan una oferta de trabajo, y se habrán otorgado el mejor regalo.  


¿Mejor que se demore?

 

Por Eduardo Juárez*

Miles de padres que piden a sus hijos que están llegando a la mayoría de edad se desesperan por las grandes demoras. Pero para los hijos de residentes e hijos de inmigrantes que están tramitando su legalidad por una oferta de trabajo, la demora en la aprobación puede ser una bendición. En ciertos casos, mientras más se demore la aprobación con Inmigración, el hijo tiene más protección. 

Este es un beneficio que otorga el Acta de Protección del Menor que define a la edad del hijo de un ciudadano, de un residente y de un hijo de un inmigrante que esté obteniendo legalidad por vía de una oferta de trabajo o por un asilo político.

 

Los hijos de ciudadanos mantienen la edad que tenían cuando sometieron su solicitud de residencia y pueden obtener legalidad inmediata aunque sometan su solicitud de residencia el día antes de cumplir los 21 años.

 

Para que un hijo de un residente pueda entrar como menor después de haber cumplido los 21 años hay que considerar dos factores principales. Primero, la edad del hijo en el momento que el Departamento de Estado publicó que la categoría estaba disponible; y segundo, a esa edad exacta (años y meses de la edad del hijo) hay que deducirle el tiempo transcurrido desde que el caso fue sometido, hasta que fue aprobado por inmigración.

 

Para los hijos de inmigrantes que estén tramitando residencia por vía de una oferta de trabajo, la edad del hijo la condiciona la fecha que el Departamento de Estado publicó la disponibilidad de residencias en la categoría que uno de los padres esté gestionando su legalidad y el tiempo que Inmigración se demore en aprobar la petición conocida como I-140. 

 

Recuerde que siempre hay mucho más para analizar antes de formular una estrategia legal. 

 
 

*Eduardo Juárez es presidente de la Fundación Internacional del Inmigrante. 7 West Calle 44, Manhattan, New York Tel: (212) 302-2222      



back to top

COPYRIGHT 2008
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.