add this print this page

Trabajadores inmigrantes y la solidaridad internacional

Entrevista con dos sindicalistas

Por Mariel Fiori
April 2010

Benedicto Martínez Orozco es el co-presidente nacionalmente electo del Frente Auténtico del Trabajo, FAT, una de las pocas federaciones independientes de trabajadores de México. Los miembros de FAT son sindicatos, cooperativas de trabajadores y organizaciones de campesinos y comunitarias. Robin Alexander es la Directora de Asuntos Internacionales del sindicato de trabajadores de electricidad, radio y máquinas de los Estados Unidos, el UE, desde donde ha ayudado a crear un nuevo enfoque obrero a la solidaridad internacional. La UE tiene relaciones con sindicatos en varios países, pero la más desarrollada es la que mantiene con el FAT e incluye la organización y la educación entre trabajadores y los intercambios culturales. Ambos se presentarán el miércoles 21 de abril de 6 a 8 pm en un panel sobre trabajadores inmigrantes en Bard College. Aquí explican sus perspectivas.

Fundado en 1960, el FAT ha tenido gran influencia debido a su principio de crear sindicatos independientes y democráticos en condiciones muy adversas. Por ejemplo, el FAT fue miembro fundador de la de federación Unión Nacional de Trabajadores, UNT, que representa a un millón y medio de miembros. El FAT también fue fundador y participante activo en RMALC, una red de más de 100 organizaciones mexicanas que se oponen al acuerdo de libre comercio, NAFTA, y ha trabajado en los últimos años en analizar el impacto de las políticas neoliberales y crear propuestas positivas para el cambio.

Mariel Fiori: ¿Qué aprendió de sus contactos con otras organizaciones obreras sobre la condición de los trabajadores en Estados Unidos comparada con México?

Benedicto Martínez Orozco (desde el DF): He estado en varios estados de Estados Unidos y Canadá, y he tenido la oportunidad de conocer y de platicar con distintos representantes de organizaciones sindicales. En cuanto a los problemas y a la práctica que vienen aplicando las empresas, es muy parecido en todos lados, con algunos matices. Pero en Estados Unidos, o al menos lo que yo percibo, es que las violaciones a la ley allí no son tan cínicas cómo se hacen aquí. Cosas tan burdas que son violaciones fragantes a la ley y a la constitución misma. Pero otros problemas, como la falta de libertad en la contratación colectiva en Carolina del Norte, aquí no lo tendríamos, entre comillas. Porque tener un contrato colectivo legítimo entre los propios trabajadores es prácticamente casi imposible. Cada vez se confirma la tesis de que los patrones escogen a su sindicato. Entonces una agrupación de trabajadores que se plantee su propia representación, tipo asamblea popular como la nuestra, pues obviamente que no gusta. Y no es bien visto, ni por las empresas ni por el gobierno.

MF: ¿Cómo ve la situación de los trabajadores inmigrantes mexicanos en los Estados Unidos?

BMO: Es una situación deprimente. Porque no es fácil estar en un país culturalmente distinto, estar solos, en muchos casos dejar a la familia. Hay una desintegración familiar en el caso de México, y allá se enfrentan a una serie de problemas y obstáculos que lamentablemente se han venido incrementando en los últimos años. Por la falta de trabajo, por la política del propio estado, donde no importa mucho apoyar la generación de empleos dentro del país. Se confía más en que las grandes empresas traerán empleos pero se ha demostrado que esto no es así. Entonces tenemos el campo mexicano abandonado después del Tratado de Libre Comercio. La gente tiene que vivir, tiene que buscar la manera de obtener ingresos. Y una forma es emigrar, arriesgar la vida primero para cruzar, con cientos de muertos en la frontera y esto no es grato para ningún país ni para ninguna sociedad. No podemos estar conformes y creo que es un problema que debería preocuparle a nuestros gobiernos, como el buscar formas de legalizar. Es un problema serio y las organizaciones sindicales tienen que asumir como su problema porque finalmente también hay un efecto de deterioro en las condiciones salariales. Todos debiéramos de preocuparnos por ver cómo plantearnos políticas o trabajar en estas alianzas de protecciones, como Solidaridad Internacional para que esto no siga ocurriendo. Ojalá que lo podamos lograr en algún momento.

 MF: ¿Cómo se involucran los trabajadores inmigrantes en los sindicatos de Estados Unidos?

Robin Alexander (desde Pittsburgh, PA): Depende mucho de qué parte del país se trate. Siempre hemos tenido la política que los inmigrantes son muy bienvenidos a nuestro sindicato, tienen los mismos derechos y obligaciones y no preguntamos si una persona es documentada o indocumentada. Se puede ver por ejemplo en el éxito que tuvimos en Chicago con la lucha de compañeros y compañeras, que fue principalmente de compañeros inmigrantes de México y con mucho apoyo de gente por todo el país e incluso de otras partes del mundo. Pero quisiera agregar que en este país existe cierto rechazo por parte de ciertos políticos y medios de comunicación a los inmigrantes y esto a veces afecta también a nuestros miembros. Por eso nuestra relación con el FAT es de gran valor, porque nos ha servido mucho la capacitación. Al venir aquí, los miembros puedes conversar e intercambiar con ellos. Esto les da otra perspectiva y los ayuda a entender que la razón por la cual la mayoría de la gente viene aquí es por el impacto de las políticas neoliberales. No es porque quieran dejar a su país, ni mucho menos a sus familias.

 MF: ¿Realmente los trabajadores indocumentados pueden ser miembros de un sindicato?

RA: Claro que pueden pertenecer. El problema ahora es que las leyes han cambiado aquí en Estados Unidos y los indocumentados tienen menos derechos ahora que en el pasado. Pero no obstante eso, siempre hay mas fuerza al estar dentro de una organización. Por ejemplo, en la situación de Chicago, nadie preguntó si esas personas que estaban luchando eran documentadas o indocumentadas y al final ganaron.

MF: ¿Para qué le sirve a un inmigrante involucrarse en un sindicato?

BMO: Hasta el día de hoy el instrumento de lucha de los trabajadores es el sindicato. Estar en una organización sindical de lucha progresista le da la garantía de tener voz y voto, de ser actores protagónicos. Sé que hay mucho miedo. Cuando he estado en los Estados Unidos y platiqué con inmigrantes supe del miedo porque no tienen papeles y porque sus condiciones son muy desventajosas. Falta una campaña para irlos incorporando y terminar con estas modas. También tenemos que preocuparnos más por esta discriminación de la que son objeto las mujeres que trabajan y ganan menos que los hombres. Es un problema social que todos deberíamos de asumir.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Apoyo a trabajadores de empresa huevera del condado Sullivan


Dicen que los despidieron por querer sindicalizarse

El centro de los Derechos Laborales de Nueva York (WRLC), ubicado en Kingston, junto con otras organizaciones de derechos de trabajadores, expresaron su apoyo a los empleados de Deb-El Foods, en Thompsonville, Sullivan, que sostienen que fueron despedidos porque trataron de formar un sindicato en la empresa de productos de huevo.

A finales del año pasado, el organismo federal Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (NLRL según sus siglas en inglés) falló a favor de los trabajadores en la planta y presentó una demanda en la que se resume la presunta conducta inapropiada de la empresa contra los trabajadores. La empresa apeló el fallo y el 22 de marzo comenzaron las audiencias de la NLRB en Monticello.

Milan Bhatt, director ejecutivo del Centro de los Derechos Laborales de Nueva York dijo que algunos empleados fueron aparentemente maltratados en la planta en un intento de intimidar a los trabajadores para que no voten a favor de formar un sindicato. “Ha habido informes sobre el tipo de conducta de la gerencia y otros agentes que incluye incidentes como amenazas contra los hijos y otros familiares de los trabajadores” dijo Bhatt. “Escuchamos sobre casos en que se pidió a los trabajadores que comieran huevos del suelo, o en que se los privó de usar el lavabo. En una instancia sabemos de un trabajador que fue golpeado con una llave desmontadora de neumáticos en el estacionamiento de su propio hogar. Si no se responsabiliza a los empleadores por esto tipo de prácticas laborales, sólo se alentará a que cada vez más empresas nieguen sus derechos a los trabajadores”, agregó Bhatt.

En las audiencias de la NLRB que comenzaron el 22, un juez de derecho administrativo decidirá reparaciones judiciales en respuesta a la conducta incorrecta de Deb-Els, que incluirán reincorporación y salarios atrasados para los trabajadores despedidos ilegalmente y una orden de negociación que exige a DEb-El reconocer al sindicato UFCW Local 342 como representante de los trabajadores.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

La Voz, el Departamento de Estudios Latinoamericanos e Ibéricos de Bard College y el Centro de ESL de Red Hook presentan una mesa redonda sobre:

TRABAJADORES INMIGRANTES HISPANOS

Benedicto Martínez Orozco
Co-Presidente del Frente Auténtico del Trabajo, FAT, México
Robin Alexander
Directora de UE y Solidaridad Internacional
Diana Saguilán
Asistente legal y alcance comunitario del Centro de Derechos Laborales, WRLC
Humberto Rodríguez Maya
Conductor de programa radial Noche Latina, en Poughkeepsie

Miércoles 21 de abril de 6 a 8 PM en Olin 202, Bard College, Annandale-on-Hudson, NY.

Entrada libre y gratuita. Para más información escriba a: redhookesl@gmail.com




back to top

COPYRIGHT 2010
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Para los que estén interesados en saber cómo funciona la acción ejecutiva del presidente Obama en materia de inmigración que anunció el 20 de noviembre de 2014, favor de leer la información publicada por USCIS, la agencia de inmigración federal, aquí: www.uscis.gov/es/accionmigratoria
Posted: 11/25/2014