add this print this page

Usos y costumbres

Lo que vi en mi breve estancia en la ciudad de Nueva York

Lo que vi en mi breve estancia en la ciudad de Nueva York

Por Juve Santiago Méndez
October 2009

Después de analizar y consultar con la almohada el mudarme a Nueva York, vi la posibilidad de vivir en la ciudad más importante de los Estados Unidos y con más influencia a nivel mundial. Me dije: “¡ya está! ingue su... vámonos pa'... Nueva York”.

 

En mi viaje de Chicago a Nueva York no podía contener mis ansias de pasear por la gran manzana, conocer la estatua de la libertad, ir a la zona cero, comer un hot dog mientras camino por la Wall Street y, al mismo tiempo, ver la cara de los economistas desesperados por la crisis económica y financiera, visitar el museo de ciencias naturales, comer un helado en una banca del Central Park, tomar fotos en donde murió John Lennon, admirar la arquitectura de la Grand central e ir al Rockefeller, donde Rivera pintó un mural que al poco tiempo después el mismo Rockefeller mandó a destruir. En fin, tantas cosas que deseaba conocer y hacer en esa épica ciudad. Pero hay una cosa que siempre me quitaba el sueño conocer los antros, la vida nocturna, quiero decir.

Mi sueño se acabó cuando llegaron por mí al aeropuerto y me dijeron que mi nuevo hogar no sería la ciudad de Nueva York, que mi nuevo hogar se ubicaba en un pintoresco y peculiar lugar llamado Poughkeepsie. Mi reacción fue como la de todos los que escuchan por primera vez tan   complicado nombre: ¿Pough...Pok... pough qué? Y eso ¿con qué se come? ¿Es acaso una broma? ¿Cómo un lugar puede llamarse así?

Ya en camino, y cuando mi ilusión se desteñía, de pronto ante mis ojos apareció un rótulo que decía: "Grand Central Terminal", e iba surgiendo de entre ese enjambre de rascacielos la belleza arquitectónica más grande de Nueva York, la estación de tren más grande del mundo, con un estilo arquitectónico actual de Beaux-Art que data de 1913. No obstante que la estación antigua fue construida en 1871 por Cornelius Vanderbilt, este tipo vivía en un suburbio cerca de Poughkeepsie.

 Mientras esperaba el tren que me llevaría a Poughkeepsie, me dí cuenta que estaba parado exactamente donde el león Alex y compañía querían escapar para ir a África de la película Madagascar 1, y también donde Will Smith y su compañero tenían un locker en donde habitaban unas criaturas pequeñísimas de la película Hombres de Negro 2.

No dudé en aprovechar el tiempo y recorrí y fotografié sus andenes, rampas, salas, vestíbulos y rincones secretos (que ahora en la actualidad ya no son tan secretos), donde se pasea el pasado y el presente de Manhattan. La Grand Central Terminal denominada Grand Central Station por algunos neoyorquinos es un testigo vivo de la sutileza, elegancia y grandiosidad de la arquitectura neoyorquina de principios del siglo XX. Contemplar por primera vez su fachada provoca una sensación que no se olvida fácilmente.

A las 8:00 PM en punto tuve que dejar atrás la Grand Central y volver a la cruda realidad que no viviría en la ciudad del glamour por que a esa hora el tren ya nos estaba esperando en el andén 35 con destino a Poughkeepsie. Ya abordo y con el tren en marcha, cada estación que pasábamos era para mí un arrepentimiento enorme: no sabía qué tipo de lugar era el tal Poughkeepsie. Mi esperanza se alojaba en que mi nuevo hogar tuviera el mismo aire urbano y la vida apresurada que hay en la "urbe de hierro". Después de 1 hora 47 minutos y 59 segundos al fin llegábamos a Poughkeepsie. Me sorprendió la puntualidad, pero el 99% de los trenes que salen de la Grand Central llegan puntualmente a su destino.

Llegando a Poughkeepsie

¡Poughkeepsie, Poughkeepsie! Al fin conocía mi nuevo hogar. La primera calle que recorrí fue Main Street. Era de noche y con dificultad podía distinguir a unos cuantos "chocorroles" (perdón, afroamericanos) que estaban parados muy sospechosamente en las esquinas de ésa calle. No podía formarme una opinión apresurada de este lugar; era de noche y "de noche todos los gatos son pardos". En la mañana siguiente, muy decidido salí para tratar de conocer sitios de interés en mi nueva comunidad. Caminé y caminé y volví a caminar y ¡nothing! El ambiente era tranquilo, mi raza hispana me miraba con extrañeza. Por el tipo de comida y mercancía que vendían en las tiendas me dí cuenta que había una comunidad muy fuerte del estado de Oaxaca. En verdad no me esperaba esto.

Cuando uno escucha y pronuncia New York inmediatamente piensa en una gran ciudad llena de rascacielos, negocios de todo tipo, infinidad de personas caminando de un lado a otro. Aquí no era así, con esto no digo que Poughkeepsie sea un mal lugar. Con el tiempo de vivir aquí y asistir a galerías y exposiciones organizadas por el Vassar y Marist College descubrí que este pintoresco lugar, donde en ese entonces vivía, es el suburbio más influyente del valle de Hudson, que se le conoce como "la ciudad de la reina del Hudson" y que el nombre de Poughkeepsie deriva de una palabra americana nativa (Uppu-qui-ipis-in) que significa la "choza de lámina por el agua" o el "sitio para acampar por el agua pequeña," refiriendo a un resorte o a una corriente que alimenta en el río Hudson. También me enteré que Poughkeepsie fue la capital de Nueva York por un breve momento en 1777, y que era el sitio de la ratificación de la constitución de los Estados Unidos, al lado de Nueva York en 1788 (¡wow! ¿no lo creen?).

Ahora empezaba a conocer el otro lado de Nueva York, empecé a descubrir y a entender que en medio de los bosques se encontraban pequeñas pero muy importantes ciudades que albergan una gran comunidad de artistas dedicados a las bellas artes, arquitectura, escultura, música, danza, pintura, literatura, cinematografía y fotografía.

Y de repente me acordé de la serie tan exitosa Friends, en donde una chica de Poughkeepsie enamora a Ross, uno de los protagonistas de la serie, y que el maniquí de la figura de Roosevelt de Tedy en la película Museo en la noche 1 fue echa en Poughkeepsie.

Lo que sí fue un gran problema fue divertirme en Poughkeepsie y sus alrededores, ya que los night clubs donde acuden hispanos son muy malos, están rezagados unos siete años, y las personas que ambientan con música estos clubes, ellos mismos se autonombran DJ's, cuando lo único que hacen es solo ponerle play a su mezclador amateur.

Visité casi todos los restaurantes que hay en Poughkeepsie, ya que soy malísimo para la cocina: ¡se me quema hasta el agua! No sé qué hubiera sido de mí si no existieran restaurantes. Tal vez me hubiera muerto de hambre. Mucha razón tenía mi mami. Todavía recuerdo sus sabias palabras cuando venía para acá: "ay hijo, ¿ahora cómo le vas a hacer para hacerte de comer allá?; no sabes ni hacerte una sopa maruchan". Con esto siento mucha envidia de los hispanos que viajan con sus esposas y sus familias o de personas que deciden casarse aquí y formar una familia, porque tienen un caluroso y amoroso hogar donde se refugian después de una larga jornada laboral….  Te extraño mami….



back to top

COPYRIGHT 2009
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: que padre tienes mucho talento sige adelante eres un orgullo de mexico.
Posted: 1/29/2010
Comentario: ahorita no puedo pero prometo leerlo todito, y darte mi punto de vista va ???
Posted: 10/31/2009
Comentario: TIENE FACILIDAD DE REDACCION Y DISFRUTE CADA DETALLE DE CADA LUGAR QUE DESCRIBE, ME ENCANTO,GRACIAS POR COMPARTIR A DETALLE UN POCO DE HISTORIA LO SENTI COMO SI LO HUBIERA VIVIDO YO MISMA, SE PUEDE DECIR QUE YA CONOZCO CADA LUGAR Y AUN NO HE ESTADO AHI EN PERSONA, Y QUE LO HE DISFRUTADO AL MAXIMO. NO DEJE DE RELATARNOS, SU REDACCION ES MUY AMENA. HASTA LA PROXIMA
Posted: 10/3/2009
Comentario: asi y tal como lo escribes hasta me dan ganas vivir en Poughkeepsie...
Posted: 10/3/2009
Comentario: ME ENCANTA SU FACILIDAD PARA DETALLAR CADA LUGAR Y COMPARTIRNOS UN POCO DE HISTORIA Y TRANSPORTARNOS MENTALMENTE A CADA SITIO Y RECORRER CADA CALLE, CADA LUGAR CON UN POCO DE IMAGINACION, LOS DETALLES SON MUY CLAROS,DISFRUTE CADA DETALLE DE ESTE RELATO, GRACIAS POR COMPARTIRLO, Y NO DEJE DE DELEITARNOS CON TAN EXQUISITA REDACCION...HASTA LA PROXIMA.
Posted: 10/3/2009