add this print this page

Claudette Aldebot: “A los latinos les digo hay que educarnos, el racismo nos afecta a todos” 

Latinos y el Movimiento por las vidas negras, segunda parte Por Mariel Fiori

October 2020
Entre la primera y la segunda mesa redonda conversando sobre el racismo y cómo los que no somos afrolatinos tenemos que afrontar esta realidad que muchos venimos acarreando de nuestros países, leí el libro de Iljeoma Oluo, Entonces quieres hablar de raza, y comencé el del Ibram X. Kendi, Cómo ser antirracista, ambos éxitos en ventas del New York Times, muy informativos, recomendados y disponibles en español. Lo que cada día es más claro es que tenemos que educarnos sobre la historia del racismo en este país y mirar de frente a nuestros propios prejuicios adquiridos desde tiempos coloniales. Nadie nace racista.
Aquí les presento un breve resumen de la segunda mesa redonda sobre este tema, que tuve en mi programa La Voz con Mariel Fiori en Radio Kingston con: Diana Sánchez, mexicana, activista y dreamer con United We Dream, miembro del Movimiento Santuario de Yonkers, y de Hudson Valley Community Coalition; Claudette Aldebott, hondureña, Directora de los programas equidad e inclusión de Bard College; y el Pastor Fernando Castro, dominicano, de la Iglesia Adventista Del Séptimo Día de Poughkeepsie.
 
Su trabajo con las comunidades 

Pastor Fernando Castro: Yo sirvo como pastor en la Iglesia Adventista del Séptimo Día de habla hispana. Tengo mucho contacto con personas afroamericanas, las cuales asisten constantemente a la iglesia. De paso, durante toda esta crisis del coronavirus, hemos tenido la oportunidad de entregar cerca de 5000 despensas los jueves en nuestra iglesia madre de Poughkeepsie. Hemos estado distribuyendo 300 despensas a familias que son un 85% hispanas o latinas, y otro 15% dividido entre angloparlantes y afroamericanos. Entonces prácticamente nuestra labor es servir a la comunidad y en medio de las crisis en cualquier momento nos esforzamos por intentar estar cerca de ellos y apoyarlos. Hace algunos meses, cuando pasó el asunto de George Floyd, se hizo una marcha en Poughkeepsie. El punto de encuentro donde la marcha tuvo su inicio fue nuestra iglesia, y pues estuvimos apoyando a los manifestantes, y aunque el número de personas era grande, conseguimos provisiones como algunos snacks, agua, entre otros, y marchamos con ellos de manera pacífica dándoles nuestro apoyo, entendiendo los tiempos que estamos viviendo. La comunidad afroamericana ha venido sufriendo esto por años. Uno de mis mejores amigos es afroamericano, y frecuentemente comparte conmigo y me narra su historia. Me narra todo lo que han vivido y puedo sentir y entender que quieren justicia, quieren dignidad que se les trate con respeto. Todo ser humano merece ser tratado con dignidad y respeto.

Lo que la comunidad hispanohablante debe entender 

Claudette Aldebot: Como mujer inmigrante y latina para mí educarme ha sido muy importante, y quiero decirle a la población latina que el racismo nos perjudica a todos. Entonces ese sentimiento de que estás solo o es un problema “solo de negros” no es verdad. Realmente nos afecta a todos porque al final del día podemos ver en nuestras propias comunidades que usualmente dónde viven negros también viven latinos, y a nivel educativo y de opciones de salud no estamos en muy buenas condiciones. Entonces no tenemos mucho tiempo para perder o para rendirnos porque el censo ya nos enseña que somos muchos en números, pero hay que unirnos y eso empieza por la educación, porque lo que no se sabe, no se entiende. Yo en la universidad trabajo con muchos afroamericanos y muchos latinos, y vivo el dolor con ellos porque estamos en un país en el que la supremacía blanca nos afecta a todos los que somos parte de esta minoría. Nosotros nadamos en esto. Se nos discrimina por la forma en que pensamos, por la forma en la que hacemos cosas, y entre minorías siempre hay una comparación de quién es peor y eso está mal. Hay que dejarse de cosas porque al final del día todos estamos sufriendo. Justo ahora estamos en una pandemia global y quién está sufriendo más son las minorías, los negros y los latinos. En esto estamos todos juntos, y como dicen hoy por ti mañana por mí. A los latinos les digo, hay que educarnos. Tenemos que movilizarnos, pero todos juntos.

Diana Sánchez: Está bien que hables de la educación, porque honestamente de mi experiencia de haber crecido acá, no aprendimos mucho de lo que era la historia de la comunidad negra, entonces todo lo tuvimos que aprender de adultos. La esclavitud, sí pasó hace muchos años, pero no paró el maltrato hacia la comunidad. Se sigue encarcelando a personas morenas y latinas ahorita en el estado y en el país entero. La industria de la cárcel ha crecido, y los activistas han peleado mucho para defender a la comunidad afroamericana para que cambiaran las reglas, para que no se le siga encarcelando a las personas negras por cosas tan simples. Autoridades han ido a nuestras comunidades y se han llevado personas, como muchachos jóvenes, y los meten a la cárcel desde pequeños, desde los 15 años, y te digo por experiencia porque se han llevado familias de mi comunidad y los meten a la cárcel y luego de que salen, les quitan los derechos de vivienda o de trabajo. Entonces caen estos muchachos en un sistema donde quieren trabajar, pero todo está en contra de ellos. Hay otro problema también ahora: la encarcelación de las personas indocumentadas. Sabemos que en Luisiana se han abierto tantas cárceles privadas donde tienen a la comunidad que está cruzando la frontera y los tienen por años metidos ahí, incluso niños. Hablamos de niños que vienen de otro país, separados de los papás en las cárceles y esto ha sido una pelea constante. César Chávez y Martin Luther King se apoyaban mutuamente. Existen telegramas que si los buscas, hablan del apoyo que le tenía Martin Luther King a César Chávez y los dos creían en lo mismo. Es una historia donde la comunidad hispana y negra siempre han peleado juntas porque sabemos que si no hubiese pasado lo de derechos civiles nosotros no estaríamos en las mismas escuelas. No estaríamos comiendo en los lugares donde comemos, no estaríamos ni siquiera votando. Entonces es importante que nos eduquemos porque es necesario aprender de eso.

Fernando Castro: Desde casa queridos amigos y padres les digo que el papel que ustedes juegan con sus hijos en la educación es fundamental. Por ejemplo, una buena enseñanza es la siguiente: mi piel es morena, pero cuando a mí me pinchan en el consultorio del doctor para sacarme sangre, la sangre es roja, igual que la sangre de hasta el más blanco. Al final el color de piel no me hace inferior a otra persona y es allí donde el racismo toma fuerza, porque el racismo quiere hacer sentir inferior a los demás por su color de piel, por el grupo étnico al que pertenezcas, o por lo que sea. Si las familias educan valores como el respeto, o si se les inculca a tratar a cada individuo como nos gustaría que nos trataran a nosotros, podemos crear las bases para un mundo mejor. El trabajo de las familias es crear condiciones para que en el futuro no se repita la historia de maltrato y de rechazo. La respuesta está en la educación.

Fernando Castro: Tengo dos experiencias que marcaron mi vida. Una fue que cuando estaba en secundaria, yo era el mejor estudiante de arte y se decía que la capacidad de mi mente para crear algo que no existía era fuera de serie. Así que me inscribí para participar en un concurso estatal de arte, y se me ocurrió hacer una pintura de alguien que representara al dominicano. Recuerdo que puse detrás una bandera, y luego al frente una persona con los brazos abiertos con una antorcha. La directora de la escuela mira el arte perfecto junto con el grupo de investigación. Sin embargo, me prohibieron presentar mi trabajo. Me descalificaron simplemente porque la persona que había pintado era de piel morena. “El acabado de tu trabajo es surrealista, simplemente perfecto. Es lo mejor que hemos visto en toda la historia de nuestra escuela, pero nosotros no somos negros y por eso no podemos publicar tu trabajo”. Para mí fue frustrante porque cuando uno mira la historia mi país, el dominicano es una mezcla del negro y los indígenas. A raíz de eso, después de una semana llegué a mi casa, agarré una soga e intenté suicidarme porque me sentía literalmente apartado de la sociedad. Sentía que no valía nada. Sentía que pertenecía a una comunidad, pero a la vez no era parte de ella. Aquí está el detalle: en Estados Unidos los latinos, los afroamericanos y los negros son parte de una comunidad, pero a veces no está la opción de sentir que son parte de ella porque nos hacen a un lado y eso es algo que traemos ya desde el pasado, y cuando ocurre algo que nos recuerda eso, explotamos con rabia, con furia, y es lo que ha pasado recientemente con la comunidad afroamericana por tantos años a partir de la esclavitud, aun cuando en 1863 Abraham Lincoln prohibió la esclavitud. Por otra parte, en mi propia experiencia en este país, he visto como nosotros mismos como comunidad nos discriminamos…

Escucha la conversación completa aquí: radiokingston.org/es/broadcast/la-voz-con-mariel-fiori/episodes/kingston-with-covid-19-phase-4-round-table-latinos-and-racism-part-2

O puedes ver el video de la mesa redonda completa aquí: facebook.com/watch/live/?v=207753977330830

Más recursos
Películas: Enmienda XIII, Selma, Historias cruzadas (The Help)

Escucha la columna Lo que no nos contaron con la maestra Maritza del Razo cada dos semanas, los viernes a las 10 am en La Voz con Mariel Fiori en Radio Kingston, 1490 AM, 107.9 FM, y en internet en RadioKingston.org
Guía por la biblioteca de Poughkeepsie poklib.org/books-more/the-antiracist-starter-kitback to top

COPYRIGHT 2020
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: muy buen editorial
Posted: 10/3/2020