add this print this page

Cocinando Con Amor

Por Giselle Ávila
December 2019
Unos niños del vecindario entran al restaurante corriendo hacia la estación de dulces. Escogen sus caramelos favoritos y con una gran sonrisa saludan a Melinda, la dueña del local. Dejan un dólar en el mostrador y así como llegaron, salen corriendo, listos para continuar su juego de baloncesto. Melinda ríe y grita hacia la distancia, “No se olviden de portarse bien por favor, ¡ay! estos niños”.
Melinda y su esposo Albert, son los dueños del restaurante Top Taste ubicado en 446 Hasbrouck Ave, Kingston, NY 12401. Esta pareja comenzó su negocio en 2013 y son muy apreciados por la comunidad de Kingston. Top Taste es una mezcla de restaurante, charcutería y bodega. No solo ofrecen platos jamaicanos típicos, sino también es un lugar donde uno puede conseguir salsas caribeñas, queso jamaiquino, y jugo de coco. Además, venden caramelos, papas, y galletas— golosinas esenciales para estudiantes después de clase. No importa por qué entraste al restaurante, un solo bocado de sus empanadas de carne (beef patties) o pastel de ron de coco es suficiente para convertirte en un cliente regular.

El secreto de la popularidad del restaurante es el hecho de que Melinda cocina todo con amor. Según Melinda, “Si tu profesión es cocinar para ganar dinero en vez de cocinar porque es tu pasión, nunca vas a vivir una vida feliz. Nosotros cocinamos con amor y por eso no nos estresamos cocinando cuatro o cinco horas cada día”. Top Taste sirve platos culturales de arroz con habichuelas, plátanos y opciones de carne. Puedes escoger pollo al curry o pollo marinado al estilo jamaiquino, bagre, camarón, cola de buey o pescado. Melinda y su esposo son los únicos cocineros del restaurante y aseguran que toda la comida esté hecha fresca al comienzo de cada día. No importa si está lloviendo o nevando, Albert estará afuera todos los días cocinando, ya que así se hace en Jamaica el pollo a la parrilla.

Melinda y Albert llegaron a los Estados Unidos en la década de 1980 con la esperanza de un futuro mejor. Su primer hogar fue en el Bronx, en la ciudad de Nueva York, y como muchos nuevos inmigrantes tuvieron diferentes trabajos para ahorrar dinero. Aunque sus vidas cambiaron con su mudanza a EE.UU., lo único que permaneció constante fue la comida que se cocinaba en casa. Melinda y Albert se mantuvieron fieles a su cultura jamaiquina y prepararon los mismos platos que en su niñez sus abuelas cocinaban. Sin receta, usando solo su corazón y sus papilas gustativas como guía. Un día decidieron dar un paseo por Kingston, Nueva York y vieron un apartamento en venta. Compraron el apartamento en 2002 y unos años después decidieron mudarse a Kingston para seguir sus sueños de abrir un negocio.

Este restaurante no solo debe ser reconocido por su autenticidad, sino también por su capacidad de trascender las fronteras culturales. Clientes de Kingston, sin importar su raza, pueden ordenar un plato de pollo al curry y sentirse como si estuvieran en su propia casa. Como dice Melinda, “No se ve como mucho, pero para nosotros es todo”. Top Taste nos recuerda a nuestro hogar, ya sea que el hogar esté en el Caribe o en América del Sur, nos traen de vuelta a través del poder de los alimentos. Y como dice la frase… pancita llena, corazón contento.

 back to top

COPYRIGHT 2019
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.