add this print this page

Universidades

En la misma frecuencia

Por Dutchess Community College
April 2017
Un signo de un buen libro es que puede inspirar a sus lectores a compartir sus propias historias.
La estudiante Diana Cruz de Dutchess Community College (DCC) lo comprobó por sí misma el pasado otoño, durante un curso de escritura que estaba tomando. La clase estaba centrada en el aprendizaje a través del servicio, que combina servicio comunitario con trabajo en clase para enriquecer la experiencia de los estudiantes y apoyar a organizaciones locales.

Los estudiantes colaboraron con Habilidad de Mill Street Loft, un programa de arte para después de la escuela para los estudiantes del Secundario de la Ciudad de Poughkeepsie. Cruz condujo un grupo de discusión centrado en el libro Rumbo al Hermoso Norte de Luis Alberto Urrea.

La novela cuenta la historia de Nayeli, de 19 años, y sus amigos. Después de que todos los hombres en Tres Camarones dejan México rumbo a los Estados Unidos para buscar trabajo, el pueblo se convierte en el blanco de violentos narcotraficantes. Sintiéndose inspirados tras ver la película clásica de John Sturges, Los Siete Magníficos, Nayeli y sus amigos viajan más de 1,600 kilómetros para cruzar la frontera de los Estados Unidos y México y traer de regreso a siete hombres, incluyendo su padre, para que ayuden a defender su pueblo.

El tema del libro se prestaba perfectamente para la discusión, ya que Cruz y las alrededor de 10 niñas de su grupo comparten herencia cultural mexicana.

“Cuando estaba en la escuela secundaria, nunca leímos un libro de un autor mexicano-estadounidense, así que cuando leí este libro fue la primera vez que realmente me vi a mí misma en el protagonista”, contó Cruz. “Fue genial tener esa experiencia, pero fue aún más maravillosa el poder compartirla con otros”.
Cruz, que vive en Poughkeepsie, emigró desde Oaxaca, México cuando tenía 5 años. Ella es estudiante universitaria de primera generación (su padre solo llegó hasta el tercer grado) y dijo que las oportunidades educativas disponibles en los Estados Unidos, lo hacen un lugar atractivo para vivir.

"Tengo primos en México que han ido a la universidad, pero es muy diferente decir que estoy consiguiendo un título de una universidad estadounidense," explicó ella. DCC fue la mejor opción, dijo Cruz, porque era asequible, cerca, y lo suficientemente pequeño para ofrecer a los estudiantes atención personalizada. “También me gusta el hecho de que muchos de los profesores tienen experiencia en el mundo real”, dijo ella. “Tengo la suerte de que haber conocido a alguien como mi profesora de escritura Brenda Squires, porque la considero una gran mentora. Creo que hemos podido tener esa relación porque DCC es una escuela más pequeña”.

Cruz dijo que estaba muy feliz de haber participado en el proyecto de discusión del libro, no sólo porque ella pudo conectarse con otras personas que comparten su herencia cultural, sino también porque parte del argumento del libro corre en paralelo a la discusión nacional actual sobre la inmigración.

“Fue genial hablar sobre los problemas contemporáneos que toca el libro”, dijo Cruz. “Creo que la gente se olvida de que hay violencia ―no sólo en México, sino en países como El Salvador y Honduras― y a veces la gente tiene que huir de su país porque temen por sus vidas”.

Cruz ha llegado a comprender que existen más obstáculos con la inmigración legal que lo mayoría de la gente entiende.

“Muchas veces la gente pregunta por qué los inmigrantes indocumentados no pueden simplemente venir aquí legalmente,” comentó, “pero a veces no existe un camino directo si vienes de un país en desarrollo donde no tienes acceso a la educación, donde no tienes el dinero para pagar a un abogado. Para venir aquí con un permiso de residencia, o con una visa de estudiante, es necesario tener los recursos adecuados”.
Cruz es voluntaria para la organización sin fines de lucro Rural and Migrant Ministry en Poughkeepsie, una organización que defiende los derechos de los trabajadores agrícolas, rurales y otros. Cruz se siente afortunada de vivir en un lugar con una importante población mexicana, y goza el poder aportar a su comunidad y ayudar a otros inmigrantes.

Sobre el programa de aprendizaje a través del servicio

​Esta iniciativa junta a profesores y estudiantes con agencias de la comunidad para atender las necesidades locales y resolver problemas reales. El aprendizaje a través del servicio beneficia a la comunidad e infunde en los estudiantes el sentido de tanto su propia capacidad como su responsabilidad cívica de marcar una diferencia positiva en el mundo.
 
En su segundo año en DCC, Service Learning (como se lo conoce en inglés), es un modelo que ha tenido un éxito tremendo en universidades del todo el país. Desde que se estableció el programa en DCC, 30 profesores y más de 1200 estudiantes participaron en 170 proyectos con 50 agencias, proporcionando más de 11,000 horas de servicio a organizaciones locales. Para más información sobre Service Learning en DCC, contacte a Cammie Jones, Camilia.jones@sunydutchess.edu.
 
*Traducción al español de Olivia Sherman
 
 back to top

COPYRIGHT 2017
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Diana habló al grupo "Diversidad" del American Association of University Women" y fue muy bien recibida. Es necesario poder expresar las ideas.
Posted: 4/4/2017