add this print this page

La epidemia de las chinches de la cama
 

Bedbugs en el Valle de Hudson

Por Gerardo Fuentes Escalante
November 2016
¿Comezón por todo el cuerpo, como si la cama tuviera polvos pica pica, y amanecer con mordiscos y ronchas rojas por todo el cuerpo, en especial en la espalda? ¿Tu cama, tus sillones y tu hogar se han vuelto casi insoportables? Es posible que tengas una invasión de chinches. Las chinches de la cama, o mejor conocidas en inglés como bedbugs, se han vuelto una epidemia en el condado de Ulster, afectando también a los otros condados del área. Y es que son una molestia terrible para aquellos que terminan con esta peste dentro de sus hogares y sus camas. Aquí lo que hay que saber acerca de cómo actuar frente a una infestación de estos insectos.
 
Francesca Ortolano, coordinadora de la Coalición de las Chinches, o la Bedbug Coalition (BBC, según sus siglas en inglés), en entrevista con Mariel Fiori y Antonio Flores-Lobos, en el programa de radio ¿Qué cocinaré hoy? (Facebook.com/QCHHudsonValley) afirma que “la gente comúnmente tiene la idea equivocada de que las chinches habitan solamente en el área de la cama, pero este no es el caso pues las chinches se pueden encontrar en todos lados de la casa: en los controles remotos, en la laptop, en los aparatos electrónicos, las chinches pueden inclusive encontrarse dentro de las entradas eléctricas de la pared”. Lo que es más, las chinches se adaptan a tu horario rutinario para salir en busca de tu sangre, guiadas por tu respiración durante tus momentos de reposo, ya sea que trabajes de día o de noche.
 
A diferencia de la garrapata, que se queda prensada a tu piel para sacarte sangre, la chinche te muerde, te chupa la sangre y se vuelve a la cama, o a donde sea que habite para reproducirse. Aquellos que sufren de una infestación severa tendrán a estos bichos esparcidos por toda la casa y seguramente habrán picado e invadido a todos los miembros de la familia.
 
Según Ortolano, otra fuerte idea equivocada y una de las mayores razones por las cual este fenómeno se ha vuelto epidémico es que “mucha gente se siente cohibida cuando se trata de admitir que tiene chinches de la cama, pues hace 40, 50 o 60 años se encontraban mayormente en los barrios azotados por la pobreza”. Pero eso es diferente hoy en día, “las chinches de la cama están en todos lados, sin importar si usted es rico o pobre, ya sea limpio o sucio, no importa nada de eso”, asegura Francesca.
 
La gente tiene miedo a dar la cara y admitir que sufre de una infestación de chinches por temor a ser juzgados socialmente, a ser tachados de poco pulcros, pero este problema es indiferente a qué tan limpio sea uno. No es un problema típico de infestación de hogar en donde sea hace una limpieza de menor grado y se mantiene alejados a los invasores. El problema de las chinches ocurre con gente de todo tipo de clases, razas y profesiones.
 
Otro problema es la manera en la que tratamos y lidiamos con la peste de las chinches de la cama, pues muchos, para evitarse el costo de un fumigador profesional, recurren a las alternativas de bajo costo y de venta libre que se pueden adquirir en ferreterías o tiendas del hogar. Lo que pasa es que lo que parece ser un costo reducido termina siendo, a la larga, mucho más costoso que el pago seguro al exterminador. Pues estos productos no solamente no se deshacen de las chinches, sino que las pueden hacer más resistentes y/o ahuyentarlas de una casa hacia otra, desencadenando una reacción de esparcimiento. “Si uno se levanta en la mañana y piensa que tiene picaduras de chinche” dice Francesca, “lo primero que tiene que hacer es contactar al casero, o landlord, pues la ley del estado de Nueva York indica que son parcialmente responsables por exterminar la infestación. Subsecuentemente, se debe llamar al exterminador”.
 
Hay una serie de pasos que se deben de seguir para poder pelear contra esta angustiosa peste, no solamente de manera preventiva pero también una vez que se haya confirmado su presencia. El exterminador será quien determine la gravedad de la situación. Lo primero y más importante es no correr riesgos, entonces si se cree haber estado expuesto a esta plaga, o siente algún tipo de comezón, lo que puede empezar a hacer, antes de que llegue el exterminador, es preparar la casa. “Todo,” dice Francesca Ortolano “todo se debe de meter en bolsas: todo lo que tiene en su closet, la ropa, tiene que aspirar todo, todo de debajo de sus camas, de sus cajones”.
 
Existen unas tiras contra plagas llamadas en inglés ‘pest-strips’, que se pueden adquirir en tiendas, directo del mostrador o en el internet. Uno compra estas ‘tiras’ y las mete dentro de las bolsas donde se encuentras sus pertenencias y cierra la bolsa firmemente. Debe dejar la bolsa con las tiras dentro por una semana y en efecto matará a la chinche en todas sus etapas (huevo, larva, adulto), pero el aire que sale de la bolsa no debe respirarse. Otro método preventivo es meter toda su ropa, o la ropa que se haya creído expuesta, inmediatamente a la secadora, pues con las altísimas temperaturas de la misma se mueren.
 
Existen también métodos para detectarlas, llamados ‘interceptores’, que se ponen en las patas de la cama, sobre el piso. Estas son un tipo de detección temprana para ver si se sufre de este problema. Estas se pueden conseguir en línea y actúan como trampas de detección, para asegurarse de no tener una peste latente e invisible en su hogar. Es importante aclarar que este método no exterminara a las chinches pero las detendrá de subirse a la cama.
 
Si sabe con certeza que las chinches de la cama están presentes en su hogar debe de llamar al exterminador y a su casero. “Si su casero no responde, llame al Departamento de Salud. En la ciudad de Kingston, la BBC se ha reunido con el alcalde y con otras autoridades”, explica Ortolano. Y es que se han encontrado chinches en el complejo multicine, en el hospital y hasta en la comisaría de Kingston y otros pueblos. El Building Department, de la ciudad donde vive, es a quien tiene que llamar si su casero se hace el desentendido. El número en Kingston es (845) 331-1217.

RECURSOS

Para más información acerca de la BBC, contactar a Francesca Ortolano por email: bbculster@gmail.com; o por teléfono al (845) 389-0969.
Más información sobre las chinches y cómo eliminarlas en: espanol.epa.gov/espanol/10-consejos-utiles-para-eliminar-las-chinches-de-cama  y es.orkin.com/otras-plagas/chinches-de-la-cama/
 back to top

COPYRIGHT 2016
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.