add this print this page

Sueño americano

Gerardo Gutiérrez, abogado hispano

Por Mariel Fiori
August 2013
Su currículo dice que es abogado con experiencia en varias áreas legales, que fue asistente del fiscal de distrito en la ciudad de Nueva York, donde manejaba más de 250 casos a la semana, y que también trabajó con la congresista Nydia Velázquez cuando recién egresaba de la universidad. ¿Pero quién es Gerardo Gutiérrez y cómo hizo para cumplir sus sueños? Siga leyendo para enterarse.

Gerardo Gutiérrez nació en Veracruz, México, en 1975, y a los 15 años su papá lo trajo a él y a su hermano al norte de Virginia. “Mi papá en México ya tenía su negocio y le iba muy bien pero en los ochentas cuando hubo una devaluación del peso mexicano perdió casi todo y eso lo hizo emigrar. Cuando llegó acá tuvo que hacer lo que hacen todos nuestros padres migrantes, limpió edificios, hizo su propia compañía de cortar pastos, trabajó como mecánico, en fin. Ahorita ya está mucho mejor, tiene su propio negocio, pero de todos modos es un negocio pequeño”, reflexiona Gerardo.

Mariel Fiori: ¿Cómo fue la llegada a los Estados Unidos?

Gerardo Gutiérrez: Lo primero que hicimos fue ir al departamento de educación a que nos pusieran en la escuela. Comencé la high school pero después de un tiempo, empecé a ayudar a mi papá también en su negocio de jardinería, ya era marzo, llega la primavera, empiezan a crecer los pastos, entonces me acuerdo que viernes de por medio yo no iba a la escuela. Era salir, subir las máquinas al carro de mi papá. Como a las siete de la mañana empezábamos. Mi papá siempre estuvo muy interesado en mi educación pero el necesitaba ayuda y yo creo que el hecho de que yo hiciera eso con él me ayudó porque me hizo preguntarme, ¿quieres terminar empujando la máquina o quieres terminar haciendo algo más?

MF: Así que con el tiempo fue a la universidad George Washington en Washington D.C. y estudió filosofía e inglés, o sea que todavía no tenía la intención de ser abogado.

G: Bueno, de hecho sí tenía interés en las leyes y lo primero que hice cuando estaba en segundo año fue averiguar quién me podía orientar. Como la universidad no tenía un programa de preparación a la carrera de derecho me mandaron a hablar con el Departamento de Ciencias Políticas, y el profesor a cargo me dijo, “yo lo que le digo a la gente son dos cosas. La facultad de derecho te va a hacer escribir mucho y te va a hacer pensar mucho, entonces te recomendaría o una carrera en inglés porque te va a ayudar en tu escritura, o una concentración en filosofía porque eso te a ayudar realmente a pensar. Cualquiera de esos dos estaría bien”. Cuando salí de esa reunión, pensé ¿por qué solo hacer uno? Así fue como terminé haciendo las dos carreras.

MF: ¿Cómo pagaron la universidad?

GG: El financiamiento de mi carrera fue algo interesante. Gracias a que cuando estaba a punto de aplicar a la universidad, mi papó se interesó por mi educación y consiguió un trabajo de limpieza en la universidad de George Washington. Entraba a las diez de la noche y salía a las seis de la mañana y gracias a eso conseguí los beneficios de ser hijo de un empleado de la universidad. Pero después de dos años me dijo, “¿sabes qué? Hasta aquí llegué”. Trabajaba mucho, llegaba a la casa a las siete de la mañana, dormía unas cuantas horas, y se levantaba para hacer su trabajo de podador de pasto. Eso fue lo que me ayudó los primeros dos años. Tenía que pagar por la comida, los libros y los dos últimos años, así que tomé préstamos bancarios, conseguí becas y trabajaba el máximo de 25 horas semanales como work-study en la universidad, y con mi padre los viernes y los fines de semana trabajaba en un mercado donde vendían embutidos y carnes frías.

MF: Hoy en día está casado con un hijo de 3 años y vive en Poughkeepsie, se especializa en derecho penal, de familia y de inmigración. Tiene una práctica privada y a la vez trabaja con el Ministerio Rural Migrante, RMM, ¿qué es lo que hace con esta organización?

GG: Me contrataron para ayudarlos a dirigir la compaña legislativa para los trabajadores agrícolas que tienen en Albany. La ley que queremos que se apruebe en Albany es por los derechos de los trabajadores agrícolas, que actualmente no tienen derecho a un día de descanso semanal ni el pago de horas extras. Estas son cosas básicas, que todos tenemos y que las tomamos como si nada, pero cuando no las tienes es cuando te das cuenta que algo anda mal.

La entrevista completa se puede escuchar en estos links: http://wgxc.org/archives/6233 y http://wgxc.org/archives/6263




LA VOZ, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

back to top

COPYRIGHT 2013
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.