add this print this page
Fotografía de Pilar Roca
Fotografía de Pilar Roca

Usos y costumbres

Oaxaqueños por un día

Se viene la 5ta Guelaguetza anual a Poughkeepsie

Por Mariel Fiori
July 2013
 Unos 50 bailarines de 4 diferentes grupos del área tri-estatal, luciendo más de 100 trajes coloridos (44 de ellos donados por el gobierno mexicano) presentan 12 bailes tradicionales que incluyen favoritos como la Danza de la pluma o la Flor de piña, en un escenario frente al Río Hudson, todo ordenado a lo largo de cinco horas para que más de 1500 personas asistentes lo disfruten. Se trata de la quinta celebración anual Guelaguetza en Poughkeepsie, que este año promete tradición, cultura y sabor para que todos podamos sentirnos oaxaqueños por un día. Para saber quiénes, cómo y por qué están detrás de este festival gratuito, siga leyendo esta nota.


Dicen que todo empezó en el año 2003, cuando un grupo de mujeres de la iglesia Santa María de Poughkeeepsie liderado por la oaxaqueña Rosa López quiso presentar un baile folclórico porque “cada vez que teníamos eventos religiosos teníamos que pagar para que alguien viniera a bailar. A mí me pareció que no sería tan difícil hacer un grupo y en 2003 empezamos a invitar a algunas personas”. Para 2004 fabricaron unas marmotas, muñecos de papel maché, que “hicimos entre mi primo Evencio López y yo. Quedaron bastante toscos pero eran monos”, recuerda Rosa.

La idea de Rosa (nacida en La Guadalupe Trinidad Zaachila) y su grupo de mujeres era invitar a bailar la Danza de la pluma (conocida como la danza más representativa del estado mexicano de Oaxaca) a los adolescentes, pero “como los jóvenes no conocían en realidad la cultura, ninguno quería, a todos les daba pena”. ¿Cómo consiguieron los bailarines? Explica Rosa: “comprendí que sería muy difícil inculcarles a los jóvenes algo que nunca habían visto. Entonces hablé con los papás y les dije que para que sus hijos tomaran amor por la cultura, había que mostrársela, así que les tocó bailar a ellos. No teníamos maestro todavía y nos reuníamos en casa de David Castellanos y comenzamos a ensayar en su patio. Empezó a correr la voz de que se iba a armar una danza de la pluma y llegó un joven, Heric Eloy Martínez, quien nos enseñó la danza”.

“¡Porque me gusta bailar!” es lo primero que dice Heric Eloy Martínez cuando se le pregunta por qué se involucró con La Guelaguetza. Y es que este bailarín nacido en Zaachila se presentó en los mismos escenarios del Auditorio Guelaguetza de Oaxaca de Juárez desde los años noventa durante cinco festivales Guelaguetza consecutivos, “un evento muy internacional e importante para nuestro estado de Oaxaca, y muy bonito porque se presentan todas las delegaciones de todo el estado”, explica Heric.

La palabra guelaguetza es de origen zapoteco y designa la acción de ofrendar, compartir o regalar. También conocido como los lunes del Cerro, este festival bastante contemporáneo (comenzó a festejarse en 1906) se realiza los dos lunes más cercanos al 16 de julio, que según el calendario católico celebra a la Virgen del Carmen. En esta celebración participan grupos folclóricos de las ocho regiones del estado (Costa Chica, Cañada, Papaloapan, Mixteca, Sierra Sur, Sierra Norte, Valles Centrales e Istmo Tehuantepec), portando vistosos trajes que llevan orgullosos, cada uno mostrando sus tradiciones. A Heric (como a muchos otros) le parece importante la Guelaguetza en Poughkeepsie porque puede dar a conocer su cultura: “Para mí la Guelaguetza es un evento que amo mucho porque allí es donde represento mi estatus de indígena que soy, de la cultura zapoteca”, resalta.

Los soñadores

Volviendo a los inicios en Poughkeepsie. Después de conseguir bailarines y un maestro que les enseñara los pasos, la siguiente dificultad fue conseguir los trajes, que por ser bordados a mano y con un penacho enorme de plumas, costaban alrededor de $1000 cada uno. “Pero gracias a dios con el apoyo de la iglesia y el entusiasmo de los papás, cada quien pudo comprar su traje”, cuenta Rosa, y en diciembre de 2008 se presentó la primera danza de la pluma a cargo del Grupo Folclórico de Poughkeepsie.

En el año 2009 llegó Felipe Santos al grupo quien, según Rosa, dijo “¡Hagamos Guelaguetza!” y así fue como ella junto a Felipe y a Lucio Aguilar “se unieron al grupo de soñadores” que hicieron un gran esfuerzo (incluso pagando gastos de sus propios bolsillos) para tener la primera Guelaguetza en Poughkeepsie en 2009.

¿Y por qué le interesó al oaxaqueño Felipe Santos hacer una Guelaguetza en Poughkeepsie? Responde que cuando vivía en San Agustín Yatareni, en los Valles Centrales, “no sabía de la riqueza cultural que mi estado tiene. Emigré a los Estados Unidos a los 15 años y estuve aquí por muchos años sin interesarme en lo absoluto en nada. Pero cuando Rosa López me invitó a participar, me enamoré de mis tradiciones y comencé a informarme de ellas y vi lo hermoso que esto es. Fue entonces cuando le puse la seriedad y las ganas de compartir la nueva experiencia con la comunidad del Valle de Hudson. Aparte, esto es una conexión con otros y el patrimonio cultural que le quiero heredar a mis hijos, e hijos de otros”.

Esa pasión de Felipe por compartir su recientemente descubierta cultura es, al parecer, contagiosa. Más y más personas y organizaciones se han estado uniendo al Grupo Folclórico de Poughkeepsie para ayudar a hacer cada año el mejor festival Guelaguetza posible.

Un ejemplo es el de Eloy Gutiérrez, originario de Valles Centrales, quien no baila pero que ha estado en contacto con el consulado mexicano en Nueva York y se unió al grupo en 2010 por la invitación de Felipe. Gracias a sus conexiones, en 2010 el festival contó con la presencia del segundo cónsul; y en 2012 con la de Carlos Sada, el cónsul general, de origen oaxaqueño, quien después de quedar maravillado como espectador del festival en Poughkeepsie, ayudó a facilitar la compra de los 44 trajes regionales donados al Grupo Folclórico de Poughkeepsie por acuerdos del gobierno federal de México, del consejo ciudadano de San Sebastián Teitipac (a través de Felix Gutiérrez) en el estado de Oaxaca, la casa de la cultura, Conaculta y un subsidio del Instituto Cultural de Nueva York al consulado mexicano.

Además de su trabajo con los servicios comunitarios del consulado mexicano, a partir de 2011 Eloy ha ayudado a solicitar ayuda de los negocios y en especial los restaurantes locales para alimentar a los bailarines y voluntarios durante el festival. Para él, lo más importante “es ser participante de mi cultura oaxaqueña, conocer a mucha gente que nos ha ayudado, sobre todo gente estadounidense y de otras nacionalidades. Nos sentimos orgullosos de que toda esta gente colabore con nosotros, nos apoye”.

Más organizadores

Y realmente cada año se ve más el apoyo de personas y organizaciones en todo lo no relacionado con la parte artística, que sigue a cargo del GFP. La Guelaguetza 2013 está organizada por el Grupo Folclórico de Poughkeepsie, junto con la coordinación de Somos la Llave del Futuro, Hudson River Healthcare, Revista La Voz (Bard College), Hudson River Housing, Middle Main, Hudson Valley Patriots for Immigration Reform, Poughkeepsie Public Library, Dutchess County Arts Council y Caridades Católicas.

Jenny Coronel, de Hudson River Housing y el proyecto de revitalización de Middle Main, se involucró en la organización en 2010 cuando Felipe le pidió a su jefa, Elizabeth Celaya, que los ayudara a conseguir un permiso y correr la voz a la prensa. A la ecuatoriana Jenny le llamó la atención la cantidad de personas involucradas con la Guelaguetza, “así como su capacidad de resaltar la cultura oaxaqueña y las tradiciones latinas. Me parece que crear esos espacios es muy importante y si podemos ayudar a hacerlo realidad, ¿por qué no?” Desde entonces ha ayudado en la coordinación del evento y el trabajo administrativo, como armar el presupuesto.

Similar es el caso de la estadounidense Polly Adema, folclorista del Dutchess County Arts Council, que cuando vio los hermosos trajes, la procesión y las danzas complejas, se acercó a los organizadores y les ofreció su ayuda para festivales futuros.

“Cuando veo culturas y tradiciones que se vienen de un país a otro, un país desconocido, y la gente trata de incorporarlo y trata de preservar y continuar su tradición, ¡eso me llena de alegría!” exclama el caribeño Wilfredo Morel, escultor que trabaja con Hudson River Health Care y que desde 2011 (tras la invitación de Polly) se encarga de ayudar a conseguir fondos para llevar a cabo el festival. Para el futuro, Wilfredo desea que la Guelaguetza siga recibiendo apoyo de la comunidad, pero que también sea reconocido a nivel folclórico estatal y “reciba apoyo estatal y nacional porque vale la pena”.

Rosa ahora ya dedica su tiempo a otras actividades de la iglesia, pero se siente satisfecha porque “veo en nuestros niños que ya se logró lo que queríamos, que es que ellos amaran nuestra cultura. Ahora veo que ellos bailan por gusto, no porque los papás los obliguen, sino porque ellos quieren hacerlo, porque nos hemos tomado la tarea de enseñárselo”.


Vive la magia del folclore de Oaxaca

Grupo Folclórico de Poughkeepsie y Somos la Llave del Futuro presentan:

La Guelaguetza 2013

4 de agosto, 2 a 7pm

Waryas Park, Poughkeepsie NY

Con el Grupo Folclórico de Poughkeepsie,el Ballet Folclórico de Nueva York, el grupo folclórico de Newburgh, y el grupo de Eloísa García de la Diosa del Maíz.

Además: Taller de danza, vestuario e historia de La Guelaguetza abierto a la comunidad, a cargo del maestro oaxaqueño Eduardo Aguilar Martínez a comienzos de julio en Barrett Clay Works, 485 Main Street, Poughkeepsie. Para más información visite: https://www.facebook.com/pokguelaguetza  o llame al (845) 380-7358 





LA VOZ, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

back to top

COPYRIGHT 2013
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Primero que nada felicitar a los fundadores de este gran proyecto y por supuesto a cada uno y todos los organizadores que participan y han participado durante estos cinco años.
Posted: 7/2/2013