add this print this page

Editorial

Tráfico de personas en Nueva York

Por Mariel Fiori
April 2013

María Elena tenía 13 años cuando un conocido de la familia le dijo que en los Estados Unidos podía ganar diez veces más sirviendo mesas que lo que podía ganar en su pequeña aldea. A ella y a varias jóvenes más las llevaron en automóvil al otro lado de la frontera, desde donde siguieron el resto del camino a pie. Cuatro días y sus noches caminaron por el desierto para llegar a Texas, y luego siguieron hacia el este en dirección a Florida. Por último, María Elena y sus compañeras llegaron a su destino, una casa‐remolque destartalada donde las obligaron a prostituirse. A María Elena la violaron en grupo y la encerraron en el remolque hasta que accedió a hacer lo que le decían. Estaba sujeta a vigilancia las 24 horas del día y la forzaban a tener relaciones sexuales hasta con 30 hombres por día. Cuando quedó embarazada, la obligaron a abortar y la mandaron de nuevo a trabajar al día siguiente. Por fin, María Elena escapó y fue arrestada junto con sus tratantes. Una historia verídica que relata el Informe de la Trata de Personas del Ministerio de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos.

La esclavitud moderna es un negocio mundial que mueve 32 mil millones de dólares, es la empresa criminal que más ganancias deja después del narcotráfico y el tráfico de armas. Pero es el más macabro de los negocios: lo que se compra y vende son personas, muchas veces niños y niñas (como el caso de María Elena), para someterlos a la prostitución o al trabajo forzado en la agricultura o el trabajo doméstico, entre otros. El Ministerio de Relaciones Exteriores estima que entre 14 mil y 17.500 personas son traficadas al país cada año. Y según Polaris Project, una organización sin fines de lucro que maneja una línea telefónica nacional para reportar casos de tráfico humano, los extranjeros conformaban el 36 por ciento de las llamadas al 1-888-3737-888.

Hace poco participé como moderadora de un panel en la ciudad de Albany en el que se trataba el tema del tráfico humano y su impacto en la comunidad latina de Nueva York. Allí estaba la activista Rebecca Fuentes, quien a través de su organización, Workers’ Center of Central New York, fue la responsable de ayudar a 19 inmigrantes con visa H2B que trabajaban en la Feria del Estado de Nueva York en condiciones de extremo abuso y explotación (se les pagaba $1 la hora por 16 a 18 horas de trabajo diario y se les obligaba a dormir de a 9 o 10 hombres en un tráiler infestado de insectos, entre otros abusos), a conseguir $115.000 en sueldos atrasados. Como este tipo de explotación es sin duda una forma de esclavitud y tráfico humano, el empleador fue obligado a pagar una multa de $50.000 por su delito. Lamentablemente, Rebecca contó en el panel, después del juicio el empleador volvió a conseguir un permiso para hacer la Feria y contratar a más inmigrantes con ese tipo de visa. Una de cal y otra de arena.

Como panelista también estaba la abogada Dania López Beltrán del Proyecto de Intervención de Inmigración de la organización Sanctuary for Families, basada en la ciudad de Nueva York que ha ayudado con casos de violencia doméstica y tráfico sexual a más de 10 mil víctimas y sus hijos. Según Sanctuary for Families, 213 de sus clientes han sido víctimas de tráfico sexual, y en la mayoría de los casos la mujer fue forzada a prostituirse por su propio novio o pareja. El agente especial del FBI Wayne Shuptrine, que habla perfecto español, también trajo más información a la discusión, como por ejemplo a qué signos estar atentos para reportar un posible caso de tráfico humano: amenaza de fuerza o daño serio a la persona (o sus seres queridos), amenazas legales, confiscación del pasaporte, aumento de la deuda, miedo a abandonar el sitio, y más. Y a pesar del esfuerzo (el tráfico humano es la prioridad número 5 del FBI) Shuptrine dijo que las investigaciones comienzan cuando alguien hace una llamada al 1-888-3737-888, y que el posible arresto (una vez que toda la información ha sido cuidadosamente estudiada) ocurre recién 1 o 2 años después del primer contacto.

Maria Elena Ferrer, fundadora de Humanamente, dijo que hay esperanza para las víctimas, para que puedan recuperar la confianza en sí mismas y tener una vida libre después de tanto dolor. ¡Sí se puede! Se estima que el 63 por ciento de las víctimas del tráfico laboral en el estado de Nueva York son hispanos. Una persona en la audiencia se quejó de que el tema del tráfico de personas no aparece mucho en los medios de comunicación, y que por eso la gente no está enterada. Para ella, y para los lectores de La Voz, va este editorial.

Mariel Fiori

Directora


LA VOZ, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudsonback to top

COPYRIGHT 2013
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Para los que estén interesados en saber cómo funciona la acción ejecutiva del presidente Obama en materia de inmigración que anunció el 20 de noviembre de 2014, favor de leer la información publicada por USCIS, la agencia de inmigración federal, aquí: www.uscis.gov/es/accionmigratoria
Posted: 11/25/2014
Comentario: It was an amazing discussion about how Human Trafficking is taking so many Latina lives. The audience member was correct in saying we dont hear too much on the topic, but thats where we as a community must continue to work together to raise awareness on the issue. Saludos, Monica Arias Miranda The Hispanic Coalition NY, Inc.
Posted: 4/4/2013