add this print this page

Verso

Mirando las nubes

Por María Etelvina Giménez de Cerdán
March 2013

Allí en la bóveda celeste

tan lejanas, tan hermosas

entre grises, blancos, esmeraldas

siempre las contemplamos

en formas primorosas.


Ignorando a los elfos en la brisa

como flores, junto a pájaros aleteando

figuras ininteligibles, sin razón

semejantes a corderos, algodón

se van lentamente ordenando

según las vemos desde el corazón.


Se las pueden observar

desde una ventana, sentado bajo un árbol

o siguiendo el curso de un río o arroyo

en fríos atardeceres, o de calor abrasador

tratando de contemplar

la maravillosa obra de un gran pintor.


Despiertan cual gorriones

se vuelven a dormir

dulce sueño, que al soplar

se transforman, se vuelven a diluir.


Van cambiando el ambiente

desordenando la leyenda,

creando otras figuras imaginarias

hasta donde nos lleve la mente.


Ya al anochecer desaparecen

como quimeras entre las hojas

cada vez más distantes

con la luz mortecina

que las ve escabullirse vacilantes.


LA VOZ, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudsonback to top

COPYRIGHT 2013
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.