búsqueda avanzada

Cultura y noticias hispanas
del Valle del Hudson

Buen Gusto

Dos NuyoRicans comparten su amor por la Salsa

Por Juan Carlos (Latin) Piñeiro Moyet

Millie y Harry son NuyoRicans (puertorriqueños criados en Nueva York) que han convertido su amor por la salsa en profesión. Harry creció en el Bronx y Millie en Brooklyn. Ambos han vivido en diversos barrios de la ciudad pero hace varios años que viven en el condado de Putnam. Llevan casi trece años juntos y se conocieron en un club durante una noche salsera. Desde esa noche siguen bailando y compartiendo su amor por la salsa con los demás.

Para Harry la alegría de la salsa comenzó a temprana edad. Fue a principio de la década de 1970 durante el año que vivió en Puerto Rico. En ese tiempo la música salsa ganaba popularidad gracias a los Fania All Stars, grupo compuesto por el compositor Johnny Pacheco, Willie Colon, Rubén Blades, Héctor Lavoe, Celia Cruz, Cheo Feliciano y muchos más. Este grupo de salseros y salseras popularizaron la salsa luego de realizar varias grabaciones y llevarlas alrededor del mundo. Los primos de Harry dedicaban mucho tiempo a escuchar y bailar salsa. Harry cuenta que además de ayudarlo a mejorar su comunicación en español, la música comenzó a ser parte de él. "A medida que pasaban  los años, me gustaba más el baile y mi amor por la música siguió fortaleciéndose", recuerda.   

El amor por la salsa comenzó en Millie cuando era una niña en Brooklyn. Al igual que Harry fue durante la era de los Fania All Stars. Sus padres eran dueños de un restaurante puertorriqueño ubicado al lado de un club social. Millie cuenta que "siempre tocaban salsa. Mi hermana y yo nos pasábamos frente al restaurante para escuchar la música y las letras de las canciones. Escuchábamos hombres cantando de asuntos reales y de cosas que podíamos sentir en nuestras propias vidas”. Millie recuerda que además de las letras, la música y el ritmo la hacían bailar, pero "en ese tiempo no había clases de baile que yo conociera. Se bailaba como se quería". Sus niñeras también eran fanáticas de la salsa y escuchaban canciones nuevas en las estaciones salseras. Bailaban juntas en su hogar mientras Millie anhelaba llegar a tener la edad para poder asistir a un concierto de salsa. Cuando tuvo la edad correcta fue con sus amigas a los clubes del día para bailar con su música favorita.

En mayo de 2008 Harry y Millie inauguraron una escuela de baile llamada Salsa Picante Dance Studios. Luego decidieron crear lugares para que sus estudiantes de salsa pudiesen practicar y crearon Salsa Picante Productions.

Harry explica que cuando vivían en el Bronx el bailar y escuchar la música salsa era fácil ya que siempre quedaba cerca de ellos. Pero no era igual en el condado de Putnam. Por eso decidieron abrir una escuela de baile y compartir su amor y cultura con los miembros de su nueva comunidad. Fue entonces que comenzaron a organizar eventos de salsa en Brewster y Mahopac, Nueva York, al igual que en Danbury, Connecticut, y así crear una comunidad de bailarines que desean compartir su música y cultura con personas de diversas razas y pasarles la música a las nuevas generaciones.

Salsa Picante Productions sigue creciendo en los condados de Putnam, Westchester, y Dutchess y en Danbury, Connecticut. Organizan fiestas de Halloween, San Valentín y otros días especiales, además de bailes mensuales, como también un fin de semana salsero en las Catskills durante el mes de agosto. Este evento incluye talleres de baile, bandas en vivo, demostraciones, comediantes, DJ's y mucho más. Harry y Millie explican que dan clases de baile porque “es lo que sabemos y amamos”. Quieren darles a otros la misma alegría que la Salsa les da a ellos y les enorgullece ser parte de este arte global.

 

CONTACTO:

www.meetup.com/salsapicantedance





COPYRIGHT 2012
La Voz, cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson


back to top

Envíe un comentario
 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.