add this print this page

Entrevista

Mi historia es la de un inmigrante

Nelson Castillo, Presidente de la Asociación Nacional de Abogados Hispanos

September 2006

Ahora pareciera que el éxito le sonríe a Nelson Castillo, abogado con su propia firma en Roslyn Heights, NY, y actual presidente de la Asociación Nacional de Abogados Hispanos, una organización que agrupa a más de 20 mil profesionales en todo el país. Pero no siempre fue así. Cuando llegó de Tepecoyo, El Salvador, en 1981 a los 11 años siguiendo a su madre que había venido siete años antes a trabajar limpiando casas, Castillo no sabía inglés y se encontró con una escuela sin programas de inglés como segunda lengua y más de un problema lo esperaba a la vuelta de la esquina. Pero los obstáculos, como haber dejado la escuela dos veces o tener que trabajar de noche para mantenerse y poder estudiar de día, los fue superando y sobre eso y más trata esta entrevista.
¿Cómo es que abandonó la escuela dos veces?

Cuando llego al décimo grado empiezo a hacer cosas que no debía: aprendí a tomar y a jugar cartas. Eso me hizo desenfocarme de los estudios y llegó un punto que me salí del décimo grado. Y como mi madre no sabía qué hacer conmigo, me mandó a El Salvador seis meses para ver si me encontraba de nuevo. Volví otra vez al primer año de bachillerato, pero ya me sentía fuera de lugar y volví a salirme. Me puse a trabajar en una gasolinera. Y una vez, una de mis clientas regulares me preguntó qué es lo que estaba haciendo con mi vida. Le conté mi historia y ella me dijo que yo podía ir a la universidad si me sacaba una equivalencia de bachillerato, lo que llaman el GED. Me dijo “te voy a traer unos libros, los estudias, pasas el examen y vas a poder ir a la universidad”. Eso es lo que la señora hizo. No me acuerdo el nombre de la señora, quisiera saber su nombre, quisiera saber dónde está para darle las gracias por haberme ayudado.

Estuvo en el Nassau Community College y después pasó a la St. John´s University, ¿cómo hacía para mantenerse?

Trabajé como mesero, cortando grama, sirviendo gasolina. El trabajo que me ayudó bastante fue limpiando oficinas, lo que me daba la posibilidad de trabajar de noche y estudiar de día. Lo hice durante siete u ocho años. Hubiera querido tener más tiempo, porque lo ideal es que uno pueda involucrarse en la vida de la universidad. Sin embargo, con todas esas responsabilidades que tenía, hice bien en la escuela y me gradué con honores en administración de empresas.

¿Por qué se hizo abogado?

Por accidente descubrí la ley. Había un show televisivo llamado L.A. Law, sobre la vida de los abogados. Me cautivó porque había un actor latino, Jimmy Smiths, “él se parece a mí y lo está logrando”, me dije, y por qué no. La escuela de leyes fue otro mundo. Ya pude conocer más a mis colegas estudiantes, tuve más tiempo para conocer a los profesores, a los que administran la universidad y encontré una comunidad increíble. Porque generalmente las universidades hacen un buen trabajo al seleccionar a los candidatos al traer una clase ecléctica. Durante esos cuatro años que pasé en la escuela de leyes de la St. John´s University tuve la oportunidad de trabajar como interno en diferentes lugares, la Corte Federal, la Bolsa de Nueva York (NYSE), la Bolsa de Materias Primas de Nueva York (NYMEX), la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos (Security and Exchange Commission). Todo eso me dio perspectiva sobre lo que quería hacer. Después de la graduación y obtener mi licencia, trabajé en varios bufetes de abogados y corporaciones multinacionales en Nueva York. Hace cuatro años y medio establecí mi oficina legal en Roslyn Heights y ahora me dedico a casos de inmigración y casos de bienes raíces.

¿Qué es lo mejor de ser abogado?

La tremenda habilidad que uno tiene de servir. La ley toca la vida de todos. Y el abogado la entiende, puede hablar por aquellos que no tienen voz. Definitivamente como carrera no es mala, puede proveer para usted y su familia. Y mientras tanto, así como me encuentro ahora, ser miembro de organizaciones voluntarias como el Hispanic National Bar Association —la Asociación Nacional de Abogados Hispanos.

¿Cómo se involucró con esa organización?

Para mi ha sido una segunda familia. Cuando descubrí la ley no tenía familiares profesionales. En 1995 la universidad me mandó a una conferencia de abogados anglosajones, donde alguien me contó sobre la HNBA y me invitó a que participara. Seguí su consejo y me hice miembro. Desde entonces conocí a mucha gente que se volvió mi mentora, que me dio la oportunidad de trabajar. También dentro de la asociación hay varias oportunidades de liderazgo. En la escuela de leyes fui presidente regional de los estudiantes. Cuando me gradué en 1998 fui presidente de la región y estuve a cargo de organizar la conferencia anual y desde octubre del año pasado soy presidente nacional. Esta organización tiene 19 regiones en el país, así que viajo continuamente visitando estas regiones.

La HNBA se propone preservar y aumentar el ingreso de estudiantes hispanos a carreras de derecho ¿por qué esta necesidad?

Somos 43 millones de hispanos en este país. Pero sólo hay 28 mil abogados de descendencia hispana contra los cerca de 1,2 millones de abogados en general. Hay una gran diferencia entre las cifras de población y los profesionales. Como latinos tenemos el índice más alto de deserción escolar. El tema de ser profesional, de la educación, debería ser número uno para todos nosotros. Sé el potencial, las oportunidades que el abogado tiene. En El Salvador vivía en un lugar muy pobre y tenía que ir a una letrina afuera para ir al baño. Ahora me tengo que pellizcar para despertarme a veces porque voy a la Casa Blanca. Y eso no hubiera sido posible si no me hubiera hecho abogado, si no existiera esta institución, la HNBA. Mi esperanza es que si hay suficiente diversidad dentro de la rama legal, habrá una mejor vía para tomar decisiones. Los abogados no solamente pueden ser senadores, congresistas, gobernadores, presidentes de la república, jueces estatales, jueces federales, profesores de leyes, socios de grandes bufetes, estar a cargo de grandes corporaciones, pueden ser personas como yo, que trabajan en una oficina con clientes con necesidades legales. Mi historia es la de un inmigrante, he pasado por el sistema inmigratorio. Cuando alguien viene, hago todo lo posible para ayudarlo. Por naturaleza el abogado cuando va a la escuela de leyes es idealista, queremos cambiar el mundo positivamente. La mayoría de nosotros seguimos con esa mente. Para mi ser abogado es muy importante y quisiera que mucha gente más lo fuera.

¿Cómo hacer para que más hispanos estudien abogacía?

Es un proceso de difundir información, de invertir en nuestra comunidad. Hay que comenzar bien temprano. Para la familia la educación tiene que ser la prioridad número uno. Sé que a veces trabajamos dos, tres trabajos para sobrevivir, pero hay que hacerse el tiempo para que los chicos progresen. Como le conté, yo me salí de la escuela y el no haberse dado por vencida mi madre conmigo influyó muchísimo. Y aún si no hay padres, hay gente de buena fe que cuando ve a alguien que quiere superarse y lo está haciendo de una forma digna, honrada, quiere ayudarlo. Así que nunca estamos solos, y especialmente en este país que es increíble. A largo plazo, uno puede superarse.

 
------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

La HNBA y las propuestas sobre inmigración

Fundada en 1972, la misión de la Asociación Nacional de Abogados Hispanos (HNBA, según sus siglas en inglés) es ser la voz nacional de las preocupaciones y opiniones de la comunidad hispana en general, y de la profesión legal en particular. Esto quiere decir, como explica Castillo, su presidente actual, por una parte atender las necesidades “de nuestros miembros que quieren ser mejores abogados, aprender nuevos temas legales, encontrar trabajos, diferentes cosas para beneficio propio. Es muy importante y lo hacemos”. También la misión de la HNBA contiene la responsabilidad de servir a la comunidad. La organización cuenta con abogados voluntarios que dan su tiempo para investigar los temas del día.

¿Qué pasa con las propuestas de reforma a la ley de inmigración?

Estudiamos las propuestas de los representantes y de los senadores y dijimos que no estamos de acuerdo con ninguna de ellas porque no son suficientes para hacer algo positivo para la nación y para la comunidad hispana.

Sin embargo, entre los dos proyectos, el de los senadores pareciera ser más comprensivo porque implica una amnistía para las personas que están cierto tiempo aquí, mientras que el otro pareciera ser un castigo nada más.

Definitivamente el proyecto del senado es mucho mejor que lo que está propuesto en la cámara de representantes.

¿Qué es lo malo del proyecto de los senadores?

Una de las cosas que va a perjudicar mucho a la comunidad son las tres categorías que han sacado, dependiendo de cuánto tiempo ha vivido acá. Y eso va a separar a mucha gente, va a ponerla en estos diferentes canales hacia la residencia. Algunos van a poder cumplir los requisitos, pero hay gente que se muda constantemente, a veces en sus trabajos no les pagan con cheque, ¿cómo van a conseguir pruebas de esas cosas? Para nosotros es la oportunidad, y si la oportunidad pasa, no va a volver por muchos años.

¿Qué oportunidad?

La oportunidad de poder arreglar las leyes de inmigración de forma completa. La última vez que hubo algo similar fue en los ´80. Creemos que lo que falta en este momento es la voluntad política para hacer lo que todos sabemos que hay que hacer. Y que es no sólo proveer la necesaria mano de obra que la industria necesita, si la mayoría de estas personas están ahora trabajando, legalizándolas a todas, la industria podría ser más competitiva y derivaría más impuestos para el gobierno. Volviendo a las propuestas, se puede leer sobre la posición legal de la asociación en nuestra página web: www.hnba.com. Por ejemplo, creemos que el proceso de las categorías podría ser simplificado. También se habla mucho de la criminalización del inmigrante. Hay además un programa de trabajadores temporales, que con 200 mil visas anuales según el proyecto de los senadores, no empiezan a cubrir las necesidades que esta nación tiene.

Pero los diputados directamente no quieren nada.

Of course! No, definitivamente no quieren nada porque ellos no pueden creer y no quieren aceptar la realidad que el tema no es solamente ponerles murallas a las fronteras, porque la gente va a seguir viniendo. El país los está llamando y les da trabajo indocumentadamente porque los necesita. Ese llamamiento va a hacer que la gente siga viniendo. El tema de la inmigración es verdaderamente muy complicado, ¿por qué la gente tiene que venir? ¿Qué es lo que pasa en esos países? ¿Qué es lo que nuestro gobierno de los Estados Unidos hace para promover mejores oportunidades en esos países? Lo más importante es que el tema de la inmigración se ha vuelto a poner en la mesa, la movilización de personas en todos los Estados Unidos ha hecho que el diálogo comenzara otra vez. A largo plazo espero que nuestras comunidades se puedan hacer residentes, se vuelvan ciudadanos, y que se inscriban y que voten. Ahora somos 43 millones de hispanos, pero no todos pueden votar. Cuando todos estemos inscriptos para votar, el político va a tener un miedo tremendo de la comunidad, porque si toda esa gente que salió a marchar pudiera votar, en ciertos distritos de los Estados Unidos los resultados de las elecciones serían diferentes.




back to top

COPYRIGHT 2006
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Para los que estén interesados en saber cómo funciona la acción ejecutiva del presidente Obama en materia de inmigración que anunció el 20 de noviembre de 2014, favor de leer la información publicada por USCIS, la agencia de inmigración federal, aquí: www.uscis.gov/es/accionmigratoria
Posted: 11/25/2014
Comentario: Comentario woooooo increible historia!!!! Yo tambien soy hispana y vos tras los mismos suenos que Nelson Castillo!!!
Posted: 10/6/2013
Comentario: Especial esta historia me mostro el lado humano de un hombre que lucha para alcanzar sus metas, muy enriquecedor.
Posted: 6/2/2013
Comentario: Un articulo muy interesante. Esta historia le sirvió de inspiración a un estudiante de México que quiere ser abogado.
Posted: 12/2/2009