add this print this page

Actualidad

Abriendo su casa y su corazón
 

Por Antonio Flores-Lobos
November 2017

Los niños de la calle se ven por todas las grandes urbes de Latinoamérica; Algunos pidiendo limosna, vendiendo dulces, drogándose o en grupos robando a presas fáciles. En la mayoría de los casos, en los países en desarrollo, no existen eficientes instituciones que logren acabar con el mal de los niños desamparados.
 
En los Estados Unidos puede no ser tan visible el problema de los niños abandonados porque por ley son obligados a ir a la escuela o se les niega permiso de trabajar hasta no tener cierta edad, también gracias al trabajo del sistema gubernamental de Padres de Crianza, conocido en inglés como Foster Parents.

Como en muchos de los casos, hay miles de niños traídos al mundo por unos padres que, por una u otra razón (drogadicción, alcoholismo, encarcelamiento, enfermedades mentales o terminales o deportación), no pueden encarar la responsabilidad de proveer a sus hijos con techo, vestido sustento, y sobre todo, amor. La idea del sistema de padres de crianza es sacar a los niños de un hogar tóxico, y regresarlo una vez que la tempestad haya pasado. Si las circunstancias no cambian para bien en ese hogar, el niño entonces puede ser adoptado.

Un día cualquiera en Estados Unidos, según un estudio de la Cadena ABC, hay más de 500,000 niños en el sistema de Padres de Crianza, el brazo del Departamento de Salud y Servicios Humanos que se encarga de encontrar un hogar para un creciente número de niños abusados, abandonados o abnegados, cuyas edades oscilan entre el nacimiento y los 21 años. De esos niños, el 40 por ciento son blancos, 34 negros y 18 por ciento son hispanos.

El sistema de Padres de Crianza es un gasto (o inversión) presupuestario de $40,000 por niño, o de 22 mil millones de dólares, al año. Pero, a pesar de que el niño llega a su nuevo hogar con seguro medico y algunos $500 al mes para la familia que lo hospeda, pocas son las personas que están disponibles para hospedar a un niño necesitado.

De hecho, según comenta Claudia Corrigon D’Arcy, Coordinadora de Alcance y Defensoría de la Adoptive and Foster Family Coalition del Valle del Hudson, la demanda de hogares sobrepasa la oferta y siempre buscan a padres que quieran criar o adoptar a un niño, en especial familias hispanas. Se entiende que los niños hispanos necesitados podrían sentirse mas cómodos en un hogar en donde se habla español y se come comida latina.

El primer paso a dar, para aquellas familias que quieran criar un niño de manera temporal o adoptarlo, es contactar al Departamento de Servicios Humanos de su respectivo condado. Entre los requisitos que hay que llenar, para ser un padre de crianza está el ser ciudadano o tener estatus migratorio legalizado, buena salud, espacio en su casa, no tener antecedentes penales y participar en un entrenamiento de 10 a 12 semanas.

El convertirse en padre de crianza puede no ser un compromiso de por vida, pero para un niño que no ha conocido un hogar seguro y estable, esta puede ser una experiencia significativa que determinará el rumbo de su vida. Aparte de la ayuda financiera dada por el gobierno a los padres de crianza, hay un sinnúmero de agencias no-gubernamentales que se esmeran en otorgar diferentes tipos de apoyos.

Al final de cuentas, lo que se busca entre el gobierno, agencias y los padres de crianza es darles la oportunidad a los niños a tener una niñez saludable, que se traduce en criar seres humanos de mente positiva que aporten su granito de arena para mejorar sus comunidades y la sociedad en general.

Ulster County Foster Care Services (845) 334-5400
Hudson Valley Adoption Services (nyadoptionagency@gmail.com(845) 338-0700
Adoptive and Foster Family Coalition of NY, (888) 354-1342
 

back to top

COPYRIGHT 2017
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.