De izquierda a derecha: Emma Kreyche, Porfidio Vega, Mariel Fiori, Marco Ochoa, congresista John Faso, Sandra Oxford, Rev. Richard Witt y Fr. Frank Alagna
De izquierda a derecha: Emma Kreyche, Porfidio Vega, Mariel Fiori, Marco Ochoa, congresista John Faso, Sandra Oxford, Rev. Richard Witt y Fr. Frank Alagna
add this print this page

Hablando de inmigración con Faso

Por Mariel Fiori
May 2017
Como muchos saben, el congresista por el distrito 19 (que incluye los condados de Columbia, Delaware, Greene, Otsego, Schoharie, Sullivan, Ulster y parte de Broome, Dutchess, Montgomery y Rensselaer), el republicano John Faso, ha decidido no llevar a cabo foros públicos con sus representados y en su lugar prefiere reuniones con grupos de personas más pequeños, que, según él, son más productivos.

Faso es un político de carrera, fue anteriormente asambleísta del estado de Nueva York entre 1987 y 2002 (luego candidato fallido a contralor estatal y a gobernador, y cabildero). En enero de este año comenzó su primer mandato en el congreso y fue nombrado a los comités de presupuesto, agricultura y transporte. Dicho sea de paso, está a favor de derogar la Ley de cuidado de salud asequible (ACA, o Obamacare), lo que le registró mucha crítica y protestas en el distrito 19.     

El lunes 17 de abril, un grupo de ciudadanos preocupados ―Sandra Oxford, Fr. Frank Alagna, Fr. Richard Witt, Marco Ochoa, Emma Kreyche, Porfidio Vega y yo― nos reunimos con nuestro representante John Faso para hablar específicamente de inmigración. Si hay un lugar donde se puede cambiar el estado actual de la ley de inmigración es en el congreso y nuestros representantes pueden hacer algo al respecto. Faso es co-patrocinador de varios proyectos de ley relacionados con inmigración, como por ejemplo el H.R. 496 BRIDGE, que legalizaría el programa DACA, pero no daría un camino a la ciudadanía, o sea, que mantendría en estado permanente de limbo a una clase muy educada de personas sin darles derecho a voto.

Otro proyecto de ley, en mi opinión mejor que BRIDGE, es el H.R. 1468 llamado Reconociendo a los Hijos de América, que sí les daría un camino a la ciudadanía a muchos jóvenes que llegaron a este país de niños. Este proyecto de ley es bueno, pero no es suficiente, queremos un representante que apoye una reforma migratoria completa con un camino a la ciudadanía, incluido a los pobres, le expresamos a Faso.

El presidente Trump le pidió al congreso $3,000 millones para financiar sus órdenes ejecutivas para construir más cárceles para inmigrantes, para construir un muro fronterizo, para contratar a miles de agentes de inmigración adicionales y para poder tener a 45 mil personas por día en campos de detención. Le hablamos a Faso del miedo y del impacto de la policía de inmigración en las comunidades inmigrantes. También hablamos del número de jóvenes latinos que cada día cumplen 18 años, la edad para votar, y le pedimos a nuestro representante que por favor no apruebe este presupuesto, que no queremos que nuestros impuestos sirvan para aterrorizar a la gente. Faso dijo que él tampoco está de acuerdo con muchas partes del presupuesto propuesto pero que sigue estudiándolo. Bueno, no dijo ni sí, ni no, a nuestro pedido.

El congresista dijo estar de acuerdo con “normalizar” la situación de los indocumentados. Haciendo referencia al presunto problema de construir un muro fronterizo y reforzar la seguridad primero, antes de pensar en una reforma migratoria, dijo que una persona puede “caminar y mascar chicle a la misma vez”, es decir, se pueden hacer las dos cosas en simultáneo. Le interesa especial parar la violencia pandillera y a los narcotraficantes, y en cuanto a la reforma migratoria, dijo que sería similar al proyecto de ley propuesto durante el segundo mandato del presidente Bush. Le preguntamos cuándo se hará, pero no supo darnos una respuesta.

Otro proyecto de ley que co-patrocina Faso es el H.R. 281 Alivio para la Familia Agricultora de 2017, que es una revisión, para peor, del programa de trabajadores migrantes temporales con visa H-2A. La preocupación principal es que permitirá la explotación de personas extranjeras vulnerables con contratos anuales (en vez de temporales y sin camino a la ciudadanía) quitándoles así una oportunidad laboral a ciudadanos y residentes permanentes. “Curioso” dijo Faso, porque hace unas semanas “tuve a 12 tamberos”, de la industria láctea, “en mi oficina, y me pidieron que patrocine este proyecto de ley porque es necesario”, uno de ellos dijo que “paga $16 la hora” a sus empleados. Baste decir que difererimos en esto y que Emma Kreyche del Workers Justice Center le hará llegar un estudio al respecto.

Para terminar, Faso dijo que está interesado en hacer una visita de la frontera, para conocer el problema a fondo. Algunos del grupo se comprometieron a organizarle visitas en las fronteras de Nueva York, las fronteras geográficas y también las demográficas. A ver si el congresista aprende bien del tema y se apura a trabajar en una reforma migratoria, no aprueba el presupuesto y vota a favor de la ley para legalizar a los soñadores. Esto es todo lo que se pudo hacer en treinta minutos, además de tomar una foto, y conseguir una tenue promesa de volver a reunirnos.

Escribí todo esto para dejar constancia de que esta reunión tuvo lugar, para abrir el camino a más participación cívica con nuestros representantes y, por supuesto, para poder evaluar en su momento en qué quedaron las promesas. Aprovecho este medio también para preguntar a nuestros lectores: ¿Qué preguntas tienen para su representante? Escriba a escribalavoz@yahoo.com y ¡haga oír su voz!

Mariel Fiori
Directora

 

back to top

COPYRIGHT 2017
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.