add this print this page

Lo que aprendí sobre acción diferida

Por Mariel Fiori
September 2012

Dedico la editorial de este mes a pasar información, más datos y menos opinión, sobre la tan mentada acción diferida para llegados en la infancia (DACA, según sus siglas en inglés). Hace poco, Tom Shea, abogado de la organización New York Immigration Coalition, hizo una presentación en Poughkeepsie gracias a Somos la Llave del Futuro sobre este tema y tuve el placer de asistir en la traducción al español.
 La acción diferida para llegados en la infancia se inscribe como una formalización de algo que ya existe en inmigración: la discreción procesal. Los servicios de inmigración, USCIS e ICE, pueden ejercer discreción en cuánto a qué personas deportar. Esta discreción está relacionada con la escasez de recursos para poder deportar a todas las personas indocumentadas que viven en el país (se calcula que 12 millones) por lo que se establecen tres prioridades.

La prioridad número 1 de personas a deportar es para aquellos extranjeros que representan una amenaza para la seguridad nacional y pública, como terroristas o condenados a la cárcel por delitos violentos o múltiples delitos, o que sean miembros de pandillas criminales. La prioridad para deportación número 2, es decir, menos importante, es a extranjeros que cruzaron la frontera ilegalmente recientemente (hace menos de tres años). Y la prioridad número 3 a deportar es a los que violan las leyes migratorias; por ejemplo, recibieron una orden final de deportación y no salieron del país, o no se presentaron a comparecer ante un tribunal de inmigración, o directamente no tienen permiso para estar en el país.

Así que los jóvenes inmigrantes sin estatus legal actual, menores de 31 años al 15 de junio de 2012, que residieron en los Estados Unidos al menos cinco años (desde 2007), que llegaron al país antes de los 16 años (presumiblemente acompañando a sus padres, sin culpa propia), que estaban presentes en el país el 15 de junio de 2012 (la fecha del anuncio del presidente Obama), están inscriptos en la escuela al momento de presentar su solicitud, o se graduaron de la preparatoria (high school), o consiguieron un título equivalente de GED, y que nunca fueron condenados por ninguno de los delitos de la prioridad 1, podrán presentar una solicitud para ser considerados a la acción diferida. No es necesario cumplir con el requisito educativo al 15 de junio de 2012, sino que puede inscribirse en la escuela después de esa fecha (y hacerlo constar en su solicitud).

Estos jóvenes representan una porción de los inmigrantes de la prioridad número 3, por lo tanto son de baja prioridad a la hora de la deportación, y según el presidente Obama “son estadounidenses en todo, menos en los documentos”. Es decir, son los casi dos millones de jóvenes que se hubieran beneficiado del DREAM Act, si hubiera sido aprobado por el Congreso.

Ahora bien, ¿qué es y para qué sirve esta famosa acción diferida? Primero lo que no es: no es una amnistía ni tampoco otorga estatus legal ni residencia permanente, por lo que no es una solución permanente del caso. La acción diferida es una decisión del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de no deportar a estos jóvenes que cumplan los requisitos mencionados y envíen su solicitud (tres formularios por un valor total de $465 por correo a USCIS, el Servicio de Inmigración y Ciudadanía). La acción diferida es temporal: dura y se renueva cada dos años. En estos dos años también se consigue un permiso de trabajo y por consiguiente un número de seguro social. En el estado de Nueva York, se necesitan cuatro puntos de comprobación de la identidad, y un número del seguro social, para obtener una licencia de conducir; el permiso de trabajo vale por tres puntos, así que, potencialmente, aquellos que obtengan la acción diferida podrían también conseguir una licencia de conducir.

Suena muy bien, ¿verdad? Pero hay que tener mucho cuidado al completar la solicitud ya que no hay proceso de apelación si la acción diferida es denegada. Incluso, si es denegada, es posible que se comience el proceso de deportación del solicitante ya que no se lo consideraría más de baja prioridad, sino pasaría a ser alta prioridad. Un ejemplo claro es mentir en la solicitud, otro es haber sido condenado a alguno de los delitos graves que descalifican del proceso. En casos así, es sumamente aconsejable hablar con un abogado de inmigración para entender las consecuencias de los antecedentes penales.

Un buen lugar para empezar es está página web que ayuda a averiguar si uno calificaría para la acción diferida, http://www.unetealsueno.org/. Otro es este, con muchos links e información importante a tener en cuenta en español e inglés: http://www.thenyic.org/deferred-action-2012

En cuanto a los prospectos después de las elecciones presidenciales. Sin importar quién gane, la opinión de los expertos parece ser optimista. De todos modos, la decisión de solicitar la acción diferida es personal.


Revista La Voz
Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

back to top

COPYRIGHT 2012
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Para los que estén interesados en saber cómo funciona la acción ejecutiva del presidente Obama en materia de inmigración que anunció el 20 de noviembre de 2014, favor de leer la información publicada por USCIS, la agencia de inmigración federal, aquí: www.uscis.gov/es/accionmigratoria
Posted: 11/25/2014
Comentario: Hola soy selene quisiera preguntar q si con la accion diferida pudo aplicar para scholarship. Para ir al colegio me gustaria saber tambien que si puedo viajar a texas
Posted: 11/14/2013
Comentario: Muy interesante!
Posted: 9/10/2012