add this print this page

Universidades

Enseñar español y trabajar el músculo de la empatía

El programa de preparación de maestros de Bard ahora también ofrece español

Por Inés Chapela
October 2018
Aprender un idioma “ejercita el músculo de la empatía” observa Nicole Caso, profesora de español en Bard College. Es salir de tu zona de confort y entender lo que es expresarte en una lengua que no es la tuya. Para los estudiantes que son monolingües, el aprender otro idioma también les ayuda entender que hay más maneras de ver el mundo.
“La educación, como dijo Mandela, es el arma que llegará a transformar el mundo”, afirma el ganador del premio al Maestro del Año del estado de Nueva York, Alhassan Susso, en un video de su página de Youtube. Susso es maestro de secundaria graduado del programa de posgrado en pedagogía basado en la universidad de Bard, (MAT según sus siglas en inglés, Master of Arts in Teaching). Susso inmigró a los Estados Unidos desde Gambia y lleva seis años trabajando en la escuela secundaria Comunidad Internacional en el Sur del Bronx, en la Ciudad de Nueva York. Su meta es empoderar a los jóvenes inmigrantes y encarrilarlos hacia una vida productiva. Susso explica que a sus estudiantes “no solo les enseñamos temas académicos sino que también les enseñamos maneras filosóficas de pensar, para que podamos empezar a aliviar los desafíos que enfrentamos [como sociedad]”. El trabajo de Susso de conectar el salón de clases con la sociedad resuena con el espíritu del programa del cual se graduó en el 2012. Patricia López-Gay, profesora de español en Bard y miembro del grupo que colaboró para crear el programa de español en el MAT, dice que además de ser una manera de explorar y de ver el mundo, un idioma es “una herramienta práctica de comunicación que es necesaria en un mundo cada vez más globalizado”. Susso y Lopez-Gay trabajan con el reconocimiento fundamental de que vivimos en un mundo necesitado de diálogo, tanto dentro del salón de clases como en un sentido más global.

A diferencia de otras instituciones educativas, el programa de español de MAT y Bard como institución buscan generar un diálogo constante entre los departamentos. Nicole Caso, directora del programa de español en Bard, explica que este diálogo “es una manera de ir conectando muy orgánicamente lo latinoamericano, lo español, con otro tipo de pregunta, con el conocimiento y el pensamiento académico”. La fusión académica que ocurre en Bard permite que Caso y los demás profesores de la universidad puedan, por ejemplo, enseñar un idioma y a la vez tratar temas tan diversos como poesía o derechos humanos. De esta forma los profesores van integrando las enseñanzas específicas del curso con sus respectivas áreas de estudio. En el ejemplo de Nicole Caso; tejiendo literatura con cultura, historia y política.

No por nada Bard propone este estilo de enseñanza dinámica llamada Artes Liberales. Caso explica que el integrar el estudio de la gramática y de la estructura básica del idioma con temas de política e historia casi siempre genera experiencias educativas muy valiosas para los estudiantes. Caso observa en sus estudiantes de licenciatura: “es un enorme logro para los estudiantes que muchos de ellos recién están empezando con el español y al final [de su trayectoria universitaria] están hablando a un nivel bastante sofisticado”. En contraste con las frecuentes experiencias negativas de los estudiantes de español en las escuelas secundarias. Y es que, según Caso, los estudiantes de español “en las secundarias sienten que nunca avanzan, que hablan inglés en la clase, que no ven qué conexión hay con el mundo real…”; en breve, una lista de frustraciones que a la larga desmotivan.

Una certificación para trabajar

En parte por esta deficiencia en la enseñanza de español en las escuelas fue que Nicole Caso y sus colegas Melanie Nicholson y Patricia López-Gay decidieron colaborar para crear el programa de MAT para añadir el español a la lista de disciplinas que ya ofrece el programa (Biología, Historia, Matemática y Literatura e Inglés). Sabiendo de la importancia de generar maestros creativos, innovadores y apasionados del español, el programa MAT decidió incluir una disciplina en español. A partir de junio del 2018, los estudiantes de MAT ahora pueden elegir español como disciplina de enfoque. Es decir, los estudiantes que eligen esta disciplina se gradúan con título de maestría y con un certificado de enseñanza de español para el Estado de Nueva York para grados 7 a 12.

Este certificado, aunque específico para el Estado de Nueva York, se puede fácilmente transferir a otros estados. Cecilia Maple, subdirectora de Admisiones y de Asuntos Estudiantiles de MAT, explica que la certificación del Estado de Nueva York es básicamente “el estándar de oro cuando hablamos de certificaciones. Es aceptada, a través de la reciprocidad, en casi todos los demás estados en los Estados Unidos”. Hoy hay graduados del programa enseñando en escuelas en todos los estados menos Alaska y Hawaii. La certificación en ciertos casos también se puede transferir a escuelas internacionales. Además de proporcionar una larga lista de escuelas en EE.UU. en las cuales graduados de MAT están enseñando, la página web de MAT incluye una lista de maestros enseñando en ocho países diferentes, desde Qatar hasta Noruega.

Los graduados del programa de MAT no tienen dificultad en conseguir trabajo después de graduarse, dice Cecilia Maple, quien cita que cerca del 90% de los graduados encuentran trabajo inmediatamente después de salir del programa. Quizás un porcentaje tan elevado de contratación se deba al alto contenido de experiencias prácticas docentes que el programa exige de sus alumnos. MAT combina cursos de nivel de posgrado con trabajo de campo en escuelas públicas locales. Por lo general, estas escuelas están en un radio de unas 30 millas del campus de Bard en Annandale-on-Hudson, NY. Además, los estudiantes del programa de español de MAT tienen la oportunidad de ejercitar parte de su formación pedagógica en colaboración con las profesoras del programa de español en Bard, trabajando como asistentes de profesor. Mientras que otros programas de posgrado en pedagogía ofrecen pocas experiencias prácticas de enseñanza, el programa de español de MAT requiere de 100 días de experiencias prácticas docentes, más del doble del requisito del estado.

Atención y contenido

No sólo ofrece extensa práctica docente, sino que además los alumnos del programa de español también se benefician de gran atención individual. A diferencia de programas similares en universidades grandes, el programa de MAT es muy pequeño, lo cual hace que los alumnos tengan una relación estrecha con sus profesores y mentores. En total, el programa de MAT cuenta con 25 alumnos, un promedio de cinco estudiantes por disciplina, lo ideal para más oportunidades de entrenamiento guiado.

Por todo esto, los graduados salen del programa con una apreciación de lo que es el estilo de enseñanza de Artes Liberales y con contenido útil para sus futuras clases. Así, el programa de español exige que los alumnos tomen por lo menos dos cursos de cultura latinoamericana y española. Estos cursos se enfocan en un modelo educativo alternativo a través de presentar temas que normalmente no se tocan en las escuelas. Un ejemplo del contenido alternativo que forma parte del programa es la clase llamada Culturas y Sociedades de Latinoamérica y España. Este curso trata temas como construcción de género a través de figuras históricas como la Malinche o la Virgen de Guadalupe y también cuestiona tropos comunes que existen en la cultura latinoamericana. La clase examina el binario “civilización barbarie” y hace la pregunta ¿la conquista es guerra justa?

Al explorar nuevos temas y engranar el pensamiento crítico, las clases del programa de español comunican que un idioma es mucho más que una estructura lingüística. Para Nicole Caso el hecho de que el programa de MAT enseñe a maestros cómo enseñar español significa un logro no solo educativo sino también un cambio social. Al enseñar un idioma nuevo, los maestros abren la posibilidad de una conversación más amplia ―un logro importante dado que vivimos más de 60 millones de latinos en los Estados Unidos.

Para más información: mat@bard.edu, 845-758-7145, bard.edu/mat/ny. Hay ayuda financiera y becas disponibles.
 back to top

COPYRIGHT 2018
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.