add this print this page

“Nunca imaginé que yo fuera a abrir un negocio así”

Néstor Tello, el granjero y empresario que ahora cocina en Red Hook

Por Sonsoles López
June 2009
El mismo restaurante que hasta hace unos meses se llamaba “La Mexicana”, ahora es “Tello Green Farms”. “He tenido muchos tropiezos para abrir mi negocio”, afirma Néstor Tello, de 46 años y natural de Cali. Este colombiano, que tomó cursos de cocina con “Greenmarket” en Brooklyn, vive desde hace cinco años, junto a su esposa Alejandra e hijo, en el pueblo de Red Hook (Dutchess), donde además de trabajar en su propia granja, regenta su restaurante de especialidades mexicanas.

Sonsoles López: ¿Qué produce en su granja?

Néstor Tello: Lo principal que tenemos aquí son huevos. La granja en sí es agrícola. Ahorita en primavera y verano cultivamos verduras, tomates, lechuga, frijoles… Los productos son de muy buena calidad, algunos son muy costosos, otros a precios regulares... Pero se nota la diferencia entre los huevos que producimos nosotros y los que se encuentran en el supermercado. Aquí en la zona también hay muchas manzanas, y en la temporada de verano llegan los que recogen la manzana, muchos son hispanos, y se van durante el invierno, ya que el trabajo disminuye mucho.

SL: Y abrió las puertas de su restaurante “Tellos Green Farm”...
NT: Así fue. Aquí trabajamos el compañero mío que es mexicano y yo. Compramos el negocio para vender los productos de la granja que manejamos y seguir con el negocio que ya estaba. Este negocio (antes conocido como “La Mexicana”) tiene como 8 años. La señora no quiso seguirlo y lo vendió. Lo compramos el año pasado y a fines de año lo abrimos.

SL: ¿Cuál es su especialidad?
NT: En este momento ofrecemos platos mexicanos: chimichangas, burritos, quesadillas. La comida mexicana es muy picante y aquí tenemos platos al ajillo, al ají, y con chiles  jalapeños. Pero la comida que más preparamos no es como la que los mexicanos mexicanos buscan. Hay que tener en cuenta que en sí los mexicanos que vienen a comer son pocos y que el 80 por ciento de los clientes son norteamericanos, de los cuales el 60% son de la universidad, y a ellos ¡no les gusta tanto picante! También servimos algunos desayunos. Mi propósito es ofrecer otros platos hispanos en el futuro. Desafortunadamente, ahora no tengo mucho conocimiento acerca de la cocina latinoamericana, estoy tratando de aprender a cocinarlos.

SL: ¿Y cuál es el plato que más piden sus clientes?
NT: ¡Los burritos! Los tenemos de bistec, puerco, chorizo y pollo. Aunque últimamente piden muchas enchiladas.

SL: ¿Como está afectando la crisis a los pequeños negocios?
NT: Afecta mucho porque la gente está muy reacia a gastar más de la cuenta, porque no saben cuando van a estar bien las cosas… los norteamericanos tienen mucho sentido económico: ellos tienen la plata y saben cuándo gastarla y cuándo no. En cambio creo que a los hispanos nos pica la plata en el bolsillo.... Bueno, yo confío en que la situación mejorará. Además, como dicen que para la comida y el licor siempre hay plata.

¿Que recomendaría a un hispano que llega a la zona y quiere abrir un negocio en el Hudson Valley?

 El consejo que le daría es que busque ayudas del gobierno, y especialmente información sobre pequeños negocios, que eso es lo que me salvó. Yo estaba con el anhelo de tener mi propio negocio y complementarlo con el que ya tengo, y cuando la señora me lo fue a vender, me emocioné mucho. Pedí ayuda económica en el banco, y aunque no reunía los requisitos, sí me remitieron a un sitio en el que asesoran a los que quieren empezar un negocio. Aquí uno para abrir un negocio necesita un abogado, ir al departamento de Sanidad.... He tenido muchos tropiezos para abrir mi negocio. Nunca imaginé que yo fuera a abrir un negocio así y aquí estoy. También, claro está, hay que ofrecer a la gente lo que quiere, por ejemplo, un picante más suavecito.

 

back to top

COPYRIGHT 2009
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.