add this print this page

Usos y costumbres

Cómo aprendí español

February 2007
Si muchos aprenden la lengua de Cervantes en la cuna, con la mamá o por los parientes cercanos, y otros tienen que ir a la escuela para aprenderlo, la autora de esta nota lo hizo de una manera menos convencional. Aquí cuenta cómo fue que viendo la televisión desde su casa de Rumania, aprendió de telenovelas donde irónicamente las frases que más recuerda por repetición son: “¿Cómo está, licenciado?” y “Estoy embarazada”.

Vi la primera telenovela cuando estaba en la primaria. Después de años, cuando viajé a España y traté de hablar con los vendedores, o con quien sea, me di cuenta de que dominaba el español. A mi también me pareció un milagro al principio, pero después me di cuenta de que casi sin quererlo había aprendido el idioma de la manera más eficiente posible.

 

Vengo de Rumania, donde las telenovelas de América del Sur son muy populares. Es verdad que sus espectadores más fieles son las mujeres jubiladas que tienen mucho tiempo libre, pero también los jóvenes son muchas veces cautivados y se convierten en adictos de las telenovelas. Me acuerdo como algunos padres les prohibían a sus hijos ver telenovelas porque consideraban que era una perdida de tiempo y una distracción de las tareas. Tuve la suerte de que mis padres siempre confiaron en mi y desde niña me dieron la libertad de hacer lo que yo considerara correcto. Así que no me objetaron cuando mi pasatiempo se hizo las telenovelas.

 

Cuando estaba en la primaria, por casualidad vi el primer episodio de la telenovela "Kassandra", una historia romántica de una rica heredera que al nacer es entregada a una gitana y termina por viajar junto con una troupe de circo. Después de esta telenovela tuve que ver la próxima y la que vino después... Es verdad que son muy adictivas.

 

¿Por qué telenovelas? Estoy totalmente de acuerdo que algunas son más o menos melodramáticas y que no siempre tienen un mensaje muy profundo. Así que puedo entender el punto de vista de los padres que prohibían a sus hijos verlas. Pero en general a mi me parece que las telenovelas son una manera muy buena de llenar el tiempo libre. Son definitivamente muy cautivantes, y muchas veces reflejan muy bien la vida real. 

 

Un día estaba tratando de dormir mientras mi hermana estaba mirando alguna telenovela. Aunque tenía los ojos cerrados y no podía ver los subtítulos, me di cuenta de que podía entender perfectamente lo que estaba pasando.

 

Creo que toda la gente de mi edad que ha visto telenovelas por años llegó a entender el español. No creo que sea ningún milagro que después de escuchar un idioma por mucho tiempo mientras a la vez se leen los subtítulos en el idioma nativo, uno acaba por entender la lengua. Después de ver telenovelas de países diferentes, ahora hasta puedo distinguir el acento argentino del acento mexicano del acento venezolano del acento colombiano o de del acento español. Muchas veces uno acaba por hablar el idioma extranjero también.

 

Antes de venir a Bard College, no había tenido la oportunidad de practicar mi español. Aunque me di cuenta de que lo podía hablar, no tenía con quien hacerlo. Por lo tanto me ayudó mucho cuando tomé mi primera clase de español. Sin problemas hice la transición a una clase de literatura española en español después de un solo semestre.

 

Creo que cualquier persona puede aprender una lengua extranjera mirando la televisión. Si uno no tiene la oportunidad de estar entre nativos y practicar así, la manera más adecuada es por lo menos la de escuchar nativos. Por lo tanto, creo que la televisión es el mejor modo de exponerse a una lengua extranjera. Creo que en términos de aprender un idioma, escucharla es hasta mejor que leerla. Para poder hablar una lengua es muy importante escucharla antes porque cada idioma tiene una manera singular de sonar; el pulso del corazón de cada lengua es único. 

 

No creo que los ejercicios de gramática o de vocabulario sean el modo más adecuado para aprender una lengua extranjera. Seguramente ayudan, pero sin exposición al idioma respectivo, creo que es muy difícil ganar un dominio. Si uno piensa en cómo aprendió la lengua materna, es evidente que los ejercicios son facultativos y que lo esencial es escuchar el idioma.




back to top

COPYRIGHT 2007
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: ComentarioAsí fue como aprendí el español: viendo la televisión. Me encantaba ver las telenovelas con subtítulos pero ahora ya no lo hago pues no tengo tiempo pero sí que es una buena manera de aprender un idioma: escuchando y leyendo los subtítulos. Ahora lo que trato de hacer es escuchar el idioma ya sea en la radio, la televisión o Youtube pero sin subtítulos porque me parece importante saber como suena la fonética y tratar de imitarla. No me gusta mucho leer como antes así que para mi escuchar es más práctico. Si uno piensa aprender un idioma que empieza con la fonética, es decir, las vocales y las consonantes. No me preocuparía tanto por la gramática. La clave es perfeccionar la pronunciación y expresarse de tal manera que otros te entiendan. Tengo entendido que los bebés no se preocupan por la gramática. Simplemente imitan y poco a poco van formando palabras y transmitiendo sus ideas.
Posted: 11/24/2012