Verso

¿POBRE?

March 2007

Me dicen que soy pobre;
que a mi comunidad le falta desarrollarse.
El maíz que nos alimenta lo cultivamos acá en la tierra de mi pueblo.
Bueno, ni se puede decir que la tierra es 100% nuestra. 

Durante la guerra una persona de afuera se hizo dueña de toda la tierra acá.

Me dicen que soy pobre;
que debo tener pisos de ladrillo.
¿Quién dice que es necesario tener pisos de ese material?
¿Corporaciones?
¿Te molesta que tenga mi piso de tierra y que almuerce y duerma sobre él?

Me dicen que soy pobre.
Pobre porque las calles y senderos antiguos de mi pueblo no están pavimentados.
No tenemos coches —caminamos, remamos en nuestros cayucos de conacaste,

o usamos la bici para trasladarnos. 

No estamos sentados en un camión por cuatro o cinco horas a diario.
Nuestro motor es nuestro corazón y el gas es la comida que viene de nuestras milpas.

Me dicen que soy pobre.
Sienten lástima porque no uso pastillas ni inyecciones.
Cuando mi familia se enferma utilizo hierbas de mi jardín

o de las montañas antiguas que nos rodean.
A veces voy a la sobadora.
No hay por qué ir a la farmacia y dejar mi pisto con una transnacional

cuando yo puedo elaborar medicina en mi propia casa

Así mi abuelita llegó a los 104 años:
sin vacunas,
durmiendo en su casa de adobe con pisos de tierra,
caminando por las montañas antiguas de Santa Ana a diario,
y comiendo maíz y frijoles negros que su familia y ella sembraban.

Me dicen que soy pobre……
Pero no entiendo por qué.

 
 

*Aguilar es la hija de una familia emigrada de El Salvador a Los Angeles. Es estudiante y actualmente pasa un semestre en El Salvador trabajando con un grupo llamado CESTA-AT en Bahia Jiguilisco, Usuluta. Trabaja en el conocimiento rejuvenecedor de la medicina natural a la vez que desarrolla el turismo educativo y escribió este poema basada en sus experiencias.

 

back to top

COPYRIGHT 2007
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.