add this print this page

Un cuentito

Por Polly Bresnick
April 2007

Obviamente las chicas mentían sobre lo que pasó el fin de semana pasado. Una chica con pelo rojo hasta sus pies dijo que había cortado un pie de su pelo. Otra chica muy baja y flaca dijo que había saltado a una rama en el árbol más alto del barrio y había subido a la copa del árbol. Otra chica muy tímida dijo que había peleado con un conejo salvaje y rabioso que había amenazado a su perro, Riki. Muchos chicos creían los cuentos de ellas eran verdades, pero no podía creerlos. Como cada chica no me parecía con pelo cortado, o fuerte, o valiente, no pude imaginar como pueden pasar sus cuentos. 

De repente una viejita con pelo negro llegó al patio de recreo. Ella estaba llevando una culebra muerta alrededor su cuello. Tenía un cactus en su mano derecho y tenía un cristal de cuarzo grande en su mano izquierda. Había una música rara y un olor fuerte siguiéndola. Ella nos dijo: “Hola, me llamo Medusa. Miren mis ojos. Conozco todas las verdades del mundo y pueden aprenderlas también si miran mis ojos azules y oscuros.” Pensaba que ella era una bruja o una loca, pero de golpe ella cambió. Ella reconoció a una de las chicas mentirosas. Ella le dijo a la chica quien había subido al árbol mas alto del barrio, “Juanita, olvidaste su cristal de cuarzo en mi casa anoche. Creo que es este.” Ella le dio el cristal a Juanita quien lo aceptó y dijo, “Gracias. Si, lo encontré en la copa del árbol mas alto del barrio. Un búho me lo dio.”

Después de este, creé todos los cuentos que había oído en recreo.

 

 
back to top

COPYRIGHT 2007
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.