Testimonio

Del Otro Lado

June 2007
Una pequeña historia de alguien que decidió quedarse, mientras que otro cruzaba al norte, dejando esposa e hijos en México.

Rosario Rodríguez es una trabajadora doméstica que vive en Morelos, México. Rosario es madre y esposa, y su situación económica no es fácil. Esta misma situación fue la que forzó a su marido a buscar trabajo en los Estados Unidos. Hace dos años que Esteban, su marido, se fue a California. Cruzó la frontera como muchos lo hacen sin permiso, sin papeles, sin inglés y consiguió trabajo. Para un estadounidense de clase media puede que el sueldo de Esteban parezca bajo, pero aquí en México, esos dólares valen oro. La hermana de Rosario, que se fue a California hace diez años, le rentó un cuarto a Esteban para que viviera.

Rosario habla de la emigración de su marido con sentimientos encontrados. Por un lado, Rosario y sus hijos extrañaban mucho a su esposo y padre, ya que nunca se había separado de ellos antes. Por otro lado, gracias a que Esteban emigró, pudo brindarle una mejor vida a su familia. Rosario pensó en alcanzarlo del otro lado de la frontera, pero preocupada por lo que le pudiera pasar a sus hijos en el cruce, decidió esperarlo en México. Rosario aclara que lo difícil no sólo es cruzar, sino también vivir en Estados Unidos. “Hay muchos racistas en EEUU que no quieren a los mexicanos pero tampoco quieren hacer los trabajos que los mexicanos hacen. A ellos les digo que reconozcan que mucho depende de los hispanos y es por eso que deben ser valorados”.

Esteban no pudo vivir lejos de su familia y regresó a Morelos este año.



back to top

COPYRIGHT 2007
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.