DESDE GRENVILLE, SC

April 2008
Queridos La Voz,

Me dio sorpresa recibir la revista La Voz acá en el sur. Los que hemos vivido en Nueva York y lo dejamos sentimos una marca profunda en la mente y en el corazón. Con el tiempo, sorteamos las memorias y soltamos las más duras, amargas y dolorosas a cambio de las gemas que recogimos en el trayecto.  Soy de la vieja guardia, de los tiempos cuando CUNY empezó el concepto de “Open Admissions”, cuando un puñado de Latinos empezaban a reunirse sentados en las mesas en esquinas de de las Cafeterías en City College, Lehman, Hostos, LaGuardia… y gradualmente entraban en el engranaje de la Universidad. En esos tiempos era difícil ser Latino, pero siempre surge y se nutre un puñado de soñadores. Los profesores latinos éramos no solo escasos sino desconectados. Los estudiantes son, felizmente, las antenas y trompetas que avispan a la comunidad y dan ánimo a los que se atreven a pensar que las cosas deben mejorar para todos y no sólo para los consentidos del ‘mainstream’ (la corriente dominante). Así pasó cuando los estudiantes se atrevieron a desafiar las paredes que los separaba de las estructuras burocráticas en las universidades y otros sectores. Se oían las voces resonantes de legendarios como Marti, Albizu, a la par de Kennedy, Martin Luther King, los Black Panthers y Young Lords, entre otros. De pronto ya dejamos de conformarnos con cursos de Black Studies y Puerto Rican Studies y esos denigrantes discursos sobre los Hispanics. Algo incisivo estaba calando en la psique. Aprendimos mucho, derramamos lágrimas de rabia más que de pena pero vimos la nación tomar un nuevo giro y más diversidad. Vivimos en nuevos tiempos, ¡no hay duda!

Gracias, Mariel y tus colaboradores; ustedes son nueva energía a un fuego que sigue creciendo en el país y en el continente.

 
Genaro Marín, Ph.D.
Suscriptor de La Voz


back to top

COPYRIGHT 2008
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.