¡No aguante la Bofetada!

Una respuesta a la violencia domestica

May 2008
En una boda, oyendo las campanas y dando el sí, la pareja piensa de la vida feliz adelante „Ÿen bofetadas y gritos no. Nadie planea la violencia doméstica, ni en ser el abusador ni la víctima, pero cuando ocurre es importante reconocer el abuso y responder apropiadamente. 

Según Family of Woodstock, una organización que trabaja con las víctimas de la violencia doméstica, la respuesta apenas viene rápidamente. Para los abusados, es fácil negar o ignorar el abuso al principio. Pueden convencerse de que unas palizas no constituyen abuso, no son a propósito, son una política cultural, o se las merecen.

Por otra parte, para los abusados que reconozcan el problema, probablemente teman avisar a alguien: quizás no quieren dañar su reputación, recibir más abuso, enfrentar penas, o simplemente no saben a quién llamar. 

Una persona con quien puede hablar es “Laura” (Su nombre real está suprimido a causa de los riesgos inherente en su trabajo), consejera de Family de Woodstock que trabaja con las víctimas de la violencia doméstica. Ella tiene mucha experiencia en aconsejar a la gente del Valle del Hudson. “No busqué este trabajo” dice, pero este trabajo la ha buscado a ella: más o menos 30 personas nuevas piden su ayuda cada mes. 

Laura trata de resolver problemas que se originan por varios tipos de abuso. Además del más obvio, el abuso físico, la pareja puede padecer abuso emocional, psicológico, sexual y económico (y sí, aproximadamente sólo 5 de cada 100 de los abusados son varones). Mientras la mayoría de las clientas de Laura piden ayuda como consecuencia del abuso físico, las otras formas son igualmente graves. 

Un hombre que comete abuso sin golpes hacia su pareja, tal como rehusar el contacto con su familia y sus amigas o forzarla al sexo no deseado, está sujeto a penas legales. Una es la encarcelación. 

El gobierno estatal se preocupa del bienestar de la víctima también. Un abusado que es inmigrante indocumentado puede conseguir una visa tipo U, la cual permite obtener la residencia temporal, consejo de rehabilitación y trabajo.    

Pero antes de que un abusado se separe de su abusador u obtenga reparaciones legales, tiene que entender la gravedad de su situación. “Es todo un proceso”, según Laura. A menudo, sus clientas no la han llamado hasta que el abuso alcanzó niveles insufribles. Algunas de sus primeras visitas han ocurrido en el hospital.

Dar el primer paso

El primer paso para sus clientas es hacer la llamada a Family de Woodstock y programar una reunión. El segundo paso, aunque parece fácil, puede ser el más difícil: acudir a la reunión. Cuando Laura está cara a cara con su clienta, escucha su situación. Si decide que la clienta podría beneficiarse del consejo, empiezan una conversación.   

Típicamente las primeras palabras de la conversación son las más duras. Por haber vivido en la sombra de su abusador por tanto tiempo, la clienta necesita primero liberarse de la perspectiva de “él piensa, él dice”. Así que hay que descubrir su propia voluntad y sus propias opiniones. Hay que darse cuenta que está en una relación abusiva y que puede solucionarlo. 

Según la página Web de Family of Woodstock, muchos no se dan cuenta que están en una relación abusiva a causa de un mito común -- que la violencia domestica existe sólo en ciertos grupos pequeños. En realidad, ocurre en todos los grupos étnicos, raciales, económicos, religiosos y de edad. 

La prevalencia de la violencia en el hogar es espantosa. En Estados Unidos, tres mujeres son asesinadas por sus parejas en sus casas cada día. La existencia del Tribunal de Kingston de Violencia Doméstica es testimonio del número de personas abusadas aquí en el Valle del Hudson. 

Ya que hay muchas personas abusadas que tienen necesidad de consejo, hay necesidad de muchas medidas para poder afrontar el abuso. Laura brinda una variedad de tales medidas. Sirve como consejera de individuos, consejera de grupos de apoyo y testigo en los tribunales. Encabeza programas de rehabilitación mandados por los tribunales. Además, hace presentaciones sobre la prevención de violencia doméstica para agencias públicas. 

El propósito de esas actividades, dice Laura, es que lleven al punto donde los abusados puedan decir: “La vida tiene un nuevo significado”.

Derribando mitos

Laura tiene metas ambiciosas para sus programas y para sí misma. Hay tres cosas que quiere lograr a través de su trabajo. Primero, quiere refutar el rumor que todas las consejeras son divorciadas. Ella no lo es. Segundo, desea que las víctimas del abuso no tengan miedo de contactarla. No importa si es inmigrante legal o no, ni siquiera el esposo: todo permanece privado y confidencial. Finalmente, tiene ganas de ver crecer el programa y acercarlo más a la comunidad. 

Conforme con la última meta, abajo hay información para víctimas de la violencia doméstica. Si enfrenta abuso de cualquier tipo -físico, emocional, psicológico, sexual o económico- ¡no lo aguante! 

 
Contacto

Los servicios de Family of Woodstock son rápidos, confidenciales y gratis. Se habla español, y puede llamar (o venir) a cualquiera hora, cualquier día. 

 

Family of Woodstock, prevención de violencia domestica por la red:

www.familyofwoodstock.org/
 

Consejeras para Víctimas de Violencia Doméstica

 (845) 338-2370 
(845) 679-2485  
(845) 255-8801  
(845) 647-2443
 

Refugio de Corto Plazo para Víctimas de Violencia Doméstica

(845) 338-5953

Correo: famhouse@familyofwoodstockinc.org

 

Refugio General para Víctimas de Violencia Doméstica

(845) 679-2485 / 338-2370
Correo: fdvs@familyofwoodstockinc.org
 

Servicios de consejo, grupos de apoyo (ubicado en Kingston, New Paltz, y Ellenville) y programas de educación pública:

(845) 331-7080




 
back to top

COPYRIGHT 2008
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.