Columna legal

Indocumentados en una recesión

Por Eduardo Juárez
March 2008

El Presidente Bush reconoció en una reunión de comerciantes que lanación se enfrenta a una crisis económica muy seria, que podría causarrecesión.

Observemos que durante la mayor parte de 2007 se crearon 100.000 empleosmensuales, sin embargo en diciembre, bajó a 18.000. El nivel de desempleo subióal 5%, arrastrando a miles de trabajadores estadounidenses de fábricas y de laconstrucción. El reporte de fin del año mostró que las fiestas navideñas nofueron suficientes para estimular la economía. El costo del aceite paracalentar viviendas y gasolina para transporte aumentó significativamente. Laconstrucción y renovación de viviendas ha disminuido, eliminando miles deempleos. Aunque la producción en varias industrias mejoró, los salarios a nivelnacional se han mantenido igual para amortiguar las pérdidas corporativas.Entonces el trabajador encuentra que su salario no es suficiente para cubrir lainflación y poder ahorrar. Todo esto motiva a la población estadounidense adesconfiar por creer en una posible recesión, dejando de comprar productos yservicios. Y como consecuencia aumenta el desempleo.  

El presidente de la Reserva Nacional, BenBernanke, pidió al Congreso que se promulguen iniciativas que ayuden aprevenir una recesión; y anunció que bajará el interés sustancialmente duranteel transcurso del año para que la población obtenga préstamos para promover eldesarrollo económico.

Mientras tanto, esta condición económica promueve el sentimientoanti-inmigrante, ante una posible recesión en un año de eleccionespresidenciales, donde el tema de inmigración juega un papel importantísimo, porla presencia de más de 12 millones de inmigrantes indocumentados.  Estesentimiento nacional es muy peligroso como antesala a la nueva ley deinmigración.  Por ende, es extremadamente importante que comience suresidencia por vía de una oferta de trabajo urgentemente, para obtener unaaprobación antes que la condición laboral cambie y comience a dificultarse laobtención de certificaciones de trabajo.


Expansión en un mundo nuevo  

Por Eduardo Juárez

Vivimos en una sociedad global, y como consecuencia más agentes de compañíaslatinoamericanas llegan a Estados Unidos para expandir sus operaciones,estableciendo una sucursal y obteniendo una visa que le permita viajar sininconvenientes.

Para lograr ese objetivo, el representante de la compañía debe obteneruna visa "L" que se otorga a ejecutivos, administradores,supervisores, especialistas, y a otros empleados de corporaciones, queestablezcan oficinas principales o una sucursal en los Estados Unidos.

Al establecer una sucursal debe constituirse una corporación, similar auna Sociedad Anónima, sin requerirse que sea residente permanente.

La visa "L" se otorga a todo inmigrante que ha trabajado en lacompañía más de un año durante los últimos tres años, y es transferido por laorganización principal y que tiene conocimientos especializados sobre losprocesos productivos o de los servicios que presta la entidad. Estaspersonas eventualmente pueden reunir los requisitos para obtener su residenciapermanente bajo la Primera Preferencia, sin necesidad de obtener una oferta detrabajo aprobada.

En el caso de una corporación que ha sido aprobada por el gobierno comouna organización internacional que necesita transferir a sus ejecutivos,conocida como "Blanket Petitioner", puede haber trabajado solamentemeses. Además, cuando haya obtenido la visa "L", no se requiereque trabaje tiempo completo en Estados Unidos.

Al solicitar la visa, la organización estadounidense debe mostrar unatrayectoria de operación continua.  En estos casos el Servicio deInmigración y Ciudadanía define a estas empresas nuevas como "NewOffice".   

Los inmigrantes que han trabajado temporalmente por varios años nocalifican para esta visa por no haber mantenido una relación continua deempleo, aunque existen excepciones. No obstante, los requisitos específicoscambian en cada situación de acuerdo a la relación que tenga la organizaciónpeticionaria con la corporación en los Estados Unidos.

Recuerde que siempre hay mucho más para analizar antes de formular unaestrategia legal.  

 

*Eduardo Juárez esFundador y Presidente de la FundaciónInternacional del Inmigrante, 7 West Calle 44, Manhattan, N.Y. o llameal (212) 302-2222           


back to top

COPYRIGHT 2008
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.