add this print this page

Historias de hijos de inmigrantes

¿Sentirse de aquí o de allá?

Por
December 2009

Al igual que cualquier otro joven en el mundo entero, mi identidad es una cosa bien intangible: no tengo ni idea de quién soy yo o de lo que debo ser. Aunque una parte de este asunto tiene que ver con mi edad, una parte mayor es que soy hija de inmigrantes y no estoy segura si tengo patria. Mi papá nació en Atenas, Grecia, mi mamá en Cuernavaca, México, y mi hermanito y yo en California.

Cuando viajamos a Grecia o a México, los griegos no nos ven a mi hermano y a mí como griegos verdaderos, ni los mexicanos nos ven como mexicanos verdaderos. Quizás tienen toda la razón porque la verdad es que no sé si me siento más griega que mexicana o viceversa. Ni siquiera me siento como una “americana”. ¿Cómo podría sentirme americana cuando no celebramos el Cuatro de Julio, ni miramos béisbol ni comemos hotdogs?

 Creciendo, iba a la Iglesia Ortodoxa como grieguita apropiada y asistía a una escuela Católica como mexicanita apropiada. También prefiero bailar danzas tradicionales y folclóricas o salsa y merengue. Se puede ver cómo nos autodefinimos en el sentido cultural con la comida que comemos diariamente, la que llamamos comida “Grexicana”. ¿Saben qué?—mi comida favorita en todo el mundo es el queso feta, desmigado, encima de frijoles negros con mucha salsa picante. Es tan delicioso…

 Por estas razones, y muchas más, no me siento muy estadounidense, pero tampoco me siento griega verdadera, ni mexicana verdadera. Para entender mejor este asunto de patria indefinida y mi propia identidad, entrevisté a cinco jóvenes que también son hijos de inmigrantes aunque han nacido y sido criados en los Estados Unidos sobre las tradiciones aprendidas.

 ¿Qué tradiciones te han enseñado tus papás?

MARIAM ABAZERI (persa y costarriqueña)– Bueno, celebramos el Día de Acción de Gracias, la Navidad, el Cuatro de Julio y el Año Nuevo. Sin embargo, ya que mi padre es persa, también celebramos Norooz, el Año Nuevo Persa. Del lado de mi mamá, también celebramos el Día de Santa Ana, y porque su nombre es Ana también lo vemos como su día. En cuanto a las tradiciones culturales, en Año Nuevo hacemos los rituales típicos de los países hispanos como comer doce uvas, un deseo por cada una, correr afuera con una maleta para un año lleno de viajes y tirar un cubo de agua afuera para alejar la “energía negativa”.

LEAH-MARIE BUENA (filipina) – El catolicismo es una cosa muy grande en mi familia; rezamos el Rosario cada viernes y asistimos a la misa cada fin de semana. También hacemos las Estaciones de la Cruz y visitamos por lo menos cinco Iglesias durante la Semana Santa. Además comemos casi todas las comidas juntos.

EFTIHIA KOUNTAKIS (griega) – Muchas de las tradiciones que me han enseñado fueron transmitidas por generaciones, y además están destinados a seguir siéndolo. Por ejemplo, no me permiten dormir en otra casa, aunque la razón específica todavía es desconocida. La respuesta de mi mamá siempre ha sido “porque no lo hice yo, ni tu abuela, ni tú tampoco”. También, es una costumbre que un griego se case con una griega, y que la mujer sepa cocinar. Es una vergüenza si una mujer de la isla de Creta no puede preparar y cocinar la cena para su esposo. Además, estamos muy orientados a la familia y estamos destinados a seguir siéndolo. Por ejemplo, la Navidad y la Pascua siempre se pasan con la familia. El padre es el jefe de la familia; si dice ‘no,’ significa definitivamente no. Toda la moral que aprendí se basa en las enseñanzas de la Iglesia Ortodoxa Griega.

DAVID TRAN (vietnamita) – Lo más parecido a la tradición que mis papás hacen es mantenerme vietnamita, para que yo no pierda completamente mi sentido de esa cultura. Festejamos el Año Nuevo Lunar, una fiesta que la mayoría de los asiáticos celebran, ya que el calendario de Asia está basado en éste. Otra cosa que se me ocurre es la presión de mis papás para que tenga éxito en la escuela.

BRYAN BEDOYA (colombiano) – Mis papás me han enseñado mucha disciplina, dedicación y a portarme como un caballero. También la religión porque la gente colombiana es bien religiosa.

 ¿Son importantes estas tradiciones para tí?

MARIAM –Aunque parezcan tontas, son tradiciones con las que crecí y me identifican.
LEAH – Claro que son muy importantes. Mi familia es muy unida debido al tiempo que pasamos juntos.
EFTIHIA – No conozco ninguna otra manera de vivir, entonces estas tradiciones y costumbres son muy importantes: definen quién soy hoy.
DAVID – Sí, creo que todas esas cosas son importantes para mí. No quiero perder mi sentido de la cultura vietnamita.
BRYAN – Sí, estas tradiciones han ayudado a  que los demás vean que fui criado bien y que soy una buena persona.

 ¿Vas a transmitir estas tradiciones a tus hijos?

MARIAM – Veo estas tradiciones como no sólo las de mis papas, sino también las mías.  Entonces definitivamente las transmitiría a mis hijos.
LEAH – Sí. Tengo buenos recuerdos del tiempo que pasamos juntos y quiero lo mismo para mi futura familia.
EFTIHIA –Me gusta la manera en que mis papás me han criado, y prefiero hacer lo mismo para los míos.
DAVID – Definitivamente voy a transmitir estos valores a mis hijos. No quiero que ellos desatiendan su cultura vietnamita.
BRYAN – Claro que voy a transmitir éstas a mis hijos porque van a ayudarlos con sus experiencias de vida.

¿Te sientes estadounidense? ¿O quizás te sientes atrapado entre varias culturas?

MARIAM – Cuando alguien me preguntaba si soy americana, no sabía qué contestar. Sí, nací en los Estados Unidos, ¿pero me sentía americana? No. Pues ahora prefiero decir multicultural porque la manera en la que crecí fue completamente diferente a la de mis compañeros, además decir que asimilé esta cultura porque aquí es donde nací sería una mentira. Supongo que en ese sentido veo la identidad como más importante que el lugar de nacimiento.

LEAH – A veces me siento atrapado en dos mundos. No sé tanto sobre mi patrimonio filipino como para considerarme una “filipina” verdadera. Por ejemplo, no hablo el idioma y solamente sé el dialecto que mis papás hablan. Recuerdo que en la primaria me daba vergüenza de mi patrimonio. Mis papás no estaban familiarizados con el sistema escolar americano ni conocían algunas de las costumbres. No me gustaba invitar a mis amigos a casa porque creía que ellos pensarían que yo tenía una familia bien extraña. A medida que crecí, sin embargo, tuve menos vergüenza de mi patrimonio filipino y de hecho me sentí orgullosa del lugar de donde mis papás vinieron. Pero me considero más estadounidense que filipina. Sé mucho más sobre la cultura estadounidense que la filipina. Sé que Estados Unidos se compone de muchas culturas y que una chica rubia con ojos azules no debe ser el prototipo, pero eso es lo que me siento a veces. Especialmente ahora que voy a una universidad situada en la costa este, me destaco más que cuando estoy donde crecí en California.

EFTIHIA – Aunque mi nacionalidad es estadounidense, sé que adentro soy griega. Me criaron como a los otros niños griegos. La manera en que actúo, me visto y hablo muestra mi manera de vivir. Pero mis amigos me quieren por quién soy. También por la comida que cocino.

DAVID – Claro que sí, definitivamente me siento como estoy balanceando dos culturas al mismo tiempo. Vamos a usar el Día de Acción de Gracias por ejemplo. Es una tradición absolutamente americana creada para reforzar los valores americanos y todo eso. Siendo un americano-asiático y teniendo una familia predominantemente nacida en Vietnam, hay algo un poco diferente en la ocasión. Quizás es el tazón grande de arroz blanco sobre la mesa, o la botella de salsa de soja esperando para ser utilizada, o el juego vietnamita de cartas llamado Tienlen. También es bien cómico ver una familia no tan típica celebrando el Día de Acción de Gracias, especialmente cuando todos hablan su lenguaje nativo (el cual yo apenas entiendo). Pues como una persona captada entre dos culturas, sigo las tradiciones estadounidenses mientras trato de adherirme a mis referentes vietnamitas.

BRYAN – Sí, creo que estoy atrapado entre las dos culturas. Por alguna razón me siento más estadounidenses que colombiano porque nací aquí.



COPYRIGHT 2009

back to top

COPYRIGHT 2009
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Para los que estén interesados en saber cómo funciona la acción ejecutiva del presidente Obama en materia de inmigración que anunció el 20 de noviembre de 2014, favor de leer la información publicada por USCIS, la agencia de inmigración federal, aquí: www.uscis.gov/es/accionmigratoria
Posted: 11/25/2014
Comentario: Ser inmigrante es diferente, hijo de inmigrate es ok, pero como dice la cancion (NO SOY DE AQUI NI SOY DE ALLA, PERO TENGO EDAD)
Posted: 12/6/2009