add this print this page

El origen de la desconfianza en los bancos

Por Emily Schmall
December 2009
Para los inmigrantes mexicanos, la falta de confianza en el sistema bancario en los Estados Unidos puede derivar de la experiencia mexicana.

En un panel sobre inversión en la Ciudad de México, un panelista planteó la cuestión de si la gente pobre no ahorra porque es pobre o es pobre porque no ahorra. Es una pregunta de peso en un país donde el salario mínimo es 55,85 pesos por día ($4,16 dólares estadounidenses) y que cuesta dinero mantener una cuenta de ahorros. No es raro oír hablar de una familia de inmigrantes mexicanos cuyos ahorros fueron robados de debajo del colchón donde se encontraban.

 El método del colchón de ahorro tal vez se deriva de México, donde las cuentas de ahorro formal son costosas y limitadas. Aunque se esté haciendo un esfuerzo para hacer el banco más accesible a los mexicanos, sin embargo, incluso si se dispone de más servicios, no está claro que será más barato.

 Desde la privatización del sector bancario mexicano en 1992, el sistema bancario ha estado bajo el control de los ocho bancos más grandes del país, de los cuales cinco son extranjeros. Los ocho controlan el 89 por ciento de la cartera total y el 90 por ciento de la captación de recursos. Como resultado, las tarifas y comisiones están entre las más altas del mundo. El presidente del Banco Central mexicano, Guillermo Ortiz, admitió en un foro económico que las comisiones bancarias están demasiado altas.

 Una nueva legislación que permita a los bancos operar una red de bancos corresponsales en tiendas y otros lugares informales estimulará la competencia, dijo Guillermo Babatz, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en una entrevista reciente. "Es evidente que hay interés de los bancos más importantes del país de tener un red de corresponsales", Babatz expresó, "pensamos que pueden ofrecer competencia relativamente rápido". La falta de una cuenta bancaria, añadió, es "una exclusión importante de la sociedad moderna".

Walmex y Compartamos los primeros

Se estima que sólo 25 millones de mexicanos tienen una cuenta de ahorro, comparado con 75 millones de estadounidenses. Wal-Mart de México, el minorista más grande de América Latina, fue la primera firma en solicitar la nueva licencia bancaria. Para fin de este año, los 19.000 cajeros de Walmex tendrán la capacidad de tomar depósitos para cuentas de ahroro o pagar préstamos; cobrar cheques y hacer transferencias.  El presidente de Walmex, Eduardo Solórzano, dijo que espera que la división bancaria de Walmex será muy productiva.

Aunque se esté haciendo un esfuerzo para hacer el banco más accesible a los mexicanos, sin embargo, incluso con más servicios, no está claro que será más barato.

 "Creemos que hay un montón de oportunidades para nosotros porque la mayoría de los consumidores en México no están bancarizados. Alrededor del 70 por ciento de nuestros clientes nunca han tenido ningún tipo de relación con los bancos. Y pensamos que es una gran oportunidad para apalancar nuestro negocio al por menor", Solórzano explicó en una entrevista el 5 de noviembre.

 El sector bancario informal ha prosperado por los muchos que no tienen una historia de crédito. Los ingresos y el precio de sus acciones se han duplicado este año para Banco Compartamos, el líder de las micro-finanzas en México. Como el empleo y el crédito son más escasos, los mexicanos buscan formas alternativas para operar sus negocios, dijo el cofundador y presidente de Banco Compartamos, Carlos Danel.

 "La crisis impulsa a una gran cantidad de personas que quedan fuera del mercado de trabajo a la creación de sus propias oportunidades de empleo," definió Danel. Compartamos ha pedido permiso para organizar una red de corresponsales en bodegas en el interior de México. Quizás una porción más grande de la población mexicana tendrá acceso a servicios bancarios, pero no serán baratos. Las tasas de Compartamos son más del 80 por ciento. 

 


COPYRIGHT 2009

back to top

COPYRIGHT 2009
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.