add this print this page

Recuerdos de...

El “indio” peruano

una breve historia

Por
October 2009

Llegando al Perú uno se encuentra con un curioso fenómeno: que hasta los mismos indígenas interpreta como insulto la palabra “indio”. Mi primera reacción fue que ellos han de haber internalizado el racismo contra sí mismo. Pero una investigación histórica me ha revelado otra explicación.

El indio precolombino

Antes de la llegada de los españoles a América, no existía un concepto de indigineidad; este surgió de la confrontación con el “otro” no indígena.

El indio colonial

Bajo el dominio del reino español en el siglo XVI, el Virrey Toledo dividió el Perú políticamente en una República de Indios y una República de Españoles. Los indios se vieron obligados a pagar tributo, tanto en bienes materiales como en trabajo, a los españoles. Los gobernantes españoles organizaron a los indios en reducciones, agrupando a las poblaciones rurales en casitas cuadradas, alineadas en calles rectas alrededor de la plaza central. En esta misma plaza, cuando llegaban las autoridades españoles a tomar el censo para calcular el tributo debido, los indios debían dejar sus quehaceres agrícolas en cualquier momento y venir a hacer fila para ser contados. Estos actos reforzaban la subordinación de las indígenas a los españoles.

El indio republicano

En el siglo XIX, la Repúblcia de Indios y la República de Españoles se convirtieron en una sóla República del Perú. Los indios, según decía el discurso oficial, ya no eran sujetos a rendir tributo, sino ciudadanos. En la década de 1870, Manuel Pardo estableció “escuelas técnicas para indios” con el propósito de “civilizar” a los indios y convertirlos en trabajadores industriales modernos, para que contribuyeran a la economía de mercado en su país. A través de medidas como ésta, los líderes republicanos siguieron construyendo la categoría del “indio” como una clase especial de ciudadano, marcado por su labor manual y servicial.

El indio liberal

Durante el siglo XIX dominó la ideología liberal que promovía el individualismo e igualdad, y veía a los indios como un obstáculo para el progreso de la nación. Los auto-llamados indigenistas posicionaban al indio como una persona culturalmente inferior que necesitaba cambiar su cultura para poder exigir sus derechos de ciudadano.

El campesino contemporáneo

A partir de esta historia surge la auto-identificación contemporánea de los pueblos andinos peruanos como “campesinos”. Para contextualizar este cambio, hay que entender que la categoría de “indio” siempre fue impuesta por otros desde el momento de la conquista—fue creada, definida y contínuamente redefinida como inferior. Los que se habían llamado “indios” experimentaron esta identidad impuesta a través de su labor manual. Al rechazar el término “indio” y reemplazarlo por “campesino”. los andinos se identificaron con su tierra y su labor, pero no con la inferioridad racial.

Cuando el sindicalista Mariano Turpo dijo en 1933, “compañeros... no saber leer nos hace más indios”, él estaba rechazando la identidad del indio como concepto que posiciona al trabajador andino como biológicamente y culturalmente inferior y servicial.

Para los peruanos que se identifican como campesinos, un indio por definición histórica no puede ser orgulloso; el orgullo en la cultura andina y en la labor manual sólo se puede recuperar al deshacerse de la palabra “indio” junto con todo el bagage histórico que la acompaña.

*Grim-Feinberg es estudiante de doctorado en el Departamento de Antropología, Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.




back to top

COPYRIGHT 2009
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.