add this print this page

¿Qué ofrece la bancarrota? ¿Podría declararme en la bancarrota?

Por Uri Pinelo
October 2018
Las leyes de la bancarrota de los Estados Unidos funcionan con una meta principal – ofrecerle al deudor digno un nuevo comienzo financiero. En 2017, más de 700,000 personas se declararon en bancarrota. Hay estudios que comprueban que estos mismos individuos vivarán más tiempo que aquellas personas que la idea de la bancarrota les da pena o simplemente no entienden los beneficios que la bancarrota ofrece. 
 
En realidad, sí eres como la mayoría de las personas que viven en los Estados Unidos estás a un solo paso de la bancarrota, sea por un divorcio, un negocio fracasado, una enfermedad, una herida, o pérdida de trabajo e ingreso.
 
Un nuevo comienzo no significa un comienzo totalmente limpio, ya que hay ciertas deudas que no se pueden borrar; préstamos estudiantiles, pagos de mantenimiento, pagos de impuestos al gobierno federal y estatal, no se borrarán en la gran mayoría de los casos (pero sí hay excepciones). Préstamos y deudas sin respaldado como una tarjeta de crédito, una línea de crédito, un préstamo personal, una cuenta médica o una cuenta de luz sí se puede borrar con la bancarrota.

Y aún más importante que esto: al momento que tú te declaras en bancarrota todo tipo de cobro contra tu persona y tu propiedad tiene que parar.

No habrá más llamadas de cobro, cartas de cobro ni embargos de tu cuenta de banco o de tus ingresos. Por medio de la bancarrota, puedes eliminar un derecho de retención contra tu casa, en ciertas situaciones, hasta puedes eliminar una hipoteca secundaria del banco, todo depende del valor de la propiedad. A diferencia de muchos países alrededor del mundo, aquí en los Estados Unidos, una persona no es encarcelada por declararse en bancarrota o por no poder pagar una deuda.

Muchas personas se declaran en bancarrota para prevenir un juicio hipotecario o para salvar su casa. Por medio de la bancarrota, puedes negociar con el banco para modificar los términos de tu préstamo hipotecario o proponer pagar la cantidad vencida en 36 o 60 meses. Lo mismo se puede hacer con un préstamo de vehículo.  Por ejemplo, tienes una mensualidad de $300 pero estás atrasado $2,500 y el banco quiere tomar posesión del vehículo, por medio de la bancarrota, puedes seguir haciendo tu mensualidad de $300 y pagar $42 extra por 60 meses para ponerte al corriente en tu préstamo y seguir usando tu vehículo. La otra opción es entregar el vehículo al banco sin quedar debiendo nada.

En situaciones más complejas, puedes proponer pagar nada más el valor del vehículo, no el balance del préstamo. Por ejemplo, si tú ahora debes $15,000 al banco de tu vehículo, pero el vehículo solo vale $10,000, por medio de la bancarrota puedes obligar al banco a aceptar $10,000 en pagos, a un plazo de 36 o 60 meses.

Si eres un deudor digno, habla con un abogado certificado y obtén el relevo financiero que necesites en este momento. No tienes que ser un ciudadano o residente permanente para poder declararte en bancarrota (por favor, consulta con un abogado cómo esto puede afectar tu caso de inmigración y naturalización).back to top

COPYRIGHT 2018
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.