add this print this page

Adolescentes en la adolescencia tardía, 16 a 18 años

La fuerza del amor les da la energía para vivir felices

Por Dora Inés Grosso García
August 2018
Hemos venido reflexionado sobre las diferentes pautas de conducta que adoptamos en familia para la crianza de los nuevos miembros, empoderando actitudes positivas y evolutivas, que favorecen el desarrollo físico, mental, emocional y espiritual, para ser autónomos e independientes y puedan tomar decisiones sabias frente a su vida, su futuro, en búsqueda de su felicidad.  
 
De los 16 años en adelante empieza el camino de preparación para salir a vivir independientes, a mirar posibilidades de estudio y proyección profesional ocupacional, laboral, artística, deportiva. Sus hábitos de trabajo están bien definidos, disfrutan de ser ellos, son autónomos, desarrollan habilidades de liderazgo, de emprendimiento. Les encantan los retos.
A nivel cognitivo y emocional: aumenta su capacidad de pensamiento abstracto, están consolidando su ideología, son capaces de fijarse metas, aumenta su capacidad de logro, tienen control de su conducta, de sus emociones, buscan concentrarse en sí mismos, tienen tolerancia a la frustración, es decir; aceptan perder y asumen las consecuencias de sus acciones, asumen responsabilidades.
A nivel social y espiritual: sostienen relaciones románticas, continúan consolidando su identidad sexual, comparten más con sus pares, son sensibles a los problemas sociales, les agrada afiliarse a grupos espirituales, sociales, políticos, ecológicos, en defensa de los animales, entre otros.
Los adolescentes enfrentan muchos retos y tentaciones, reciben muchos estímulos e información de los amigos y del ambiente social, de los medios de comunicación, por esta razón necesitan estar fortalecidos por su familia.  
La adolescencia tardía es un momento definitivo para toda la familia, es importante que estemos dispuestos a acompañarlos, guiarlos y apoyarlos, brindarles confianza y tener una comunicación abierta, además seguir dando un buen ejemplo, ya que los adolescentes están desarrollando códigos morales que moldearán sus principios y valores éticos.  Es importante que los padres y familiares y sus maestros fortalezcan actitudes de liderazgo y autonomía en este momento para poder enfrentar exitosamente los desafíos.
La recomendación es incluir a los adolescentes en las actividades sociales y económicas de la familia, dándoles responsabilidades y tomando en cuenta su opinión.

*Dora Inés Grosso García es psicóloga holística y pedagoga, doraigross@hotmail.com    
 back to top

COPYRIGHT 2018
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.