add this print this page

Editorial

El poder de la unión
 

Por Mariel Fiori
April 2018
Hace más de un año que la ciudad de Kingston pasó su resolución de bienvenida e inclusividad para inmigrantes, conocida como santuario. La resolución del 10 de enero de 2017 de tan solo una página de extensión mencionaba puntos muy importantes, como por ejemplo, que la discriminación de todo tipo está prohibida y que el departamento de policía, el alcalde y la comisión policial iban a desarrollar políticas y procedimientos para dejar por escrito las prácticas que actualmente realizan respecto de en qué casos sí y en qué casos no las personas indocumentadas son referidas a las agencias federales.
 
Como seguro recuerdan, en la revista de febrero de La Voz de 2017 esta noticia fue parte de una nota sobre el movimiento santuario en el Valle de Hudson, siendo Kingston la primera de una lista de ciudades en nuestra área que comenzó a hacer público su apoyo a toda la comunidad, incluyendo a los inmigrantes más desprotegidos. Le siguieron Newburgh, Beacon, New Paltz, Hudson y Poughkeepsie. Todas estas se lograron gracias al esfuerzo y la unión de muchas personas y organizaciones de cada comunidad.

Pero volviendo a Kingston, el punto de su resolución que indica que se desarrollarían procedimientos policiales por escrito todavía está en proceso. Es decir, no existe aún. Por eso, un grupo de personas, convocadas por la coalición Mano a Mano del condado de Ulster, se reunieron el 9 de marzo de este año con el alcalde de la ciudad de Kingston, Steve Noble, y con el jefe de la policía de la ciudad, Edigio Tinti. Algo que sí se ha hecho es que la ciudad ha separado en el presupuesto de este año $5000 para traducciones al español, la primera vez que la traducción tiene su propia asignación (no mucho, pero un comienzo) y no se confía solamente en la asistencia variada de voluntarios.

En esa reunión, en la que estuve presente, les preguntamos cómo están implementando las promesas de la resolución de hace más de un año, ya que ahí se indica que el departamento de policía debe crear políticas internas para hacer valer la promesa de no poner a inmigrantes en peligro. Están revisando en este momento diferentes pólizas y les sugerimos las que nos parecen mejor, basadas en la investigación de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU, según sus siglas en inglés). También pedimos claridad, transparencia y comunicación a la hora de hacer responsable a un oficial por no seguir las reglas.

De 72 policías en la ciudad de Kingston, solamente uno de sus miembros habla español (el detective Reyes) y uno es afroamericano. O sea, en una ciudad con 16% de residentes latinos y 15% de residentes afroamericanos, la fuerza policial es inmensamente blanca y monolingüe del inglés. Por eso, les enfatizamos la necesidad de que provean más entrenamiento anti-discriminatorio y de competencia cultural. El jefe de policía nos dijo que algunos de sus miembros están tomando clases de español con cursos auto guiados y que en esta primavera contratarán a un nuevo agente que será bilingüe (aumentando así la capacidad actual al doble, de uno, habrá ya dos policías que se pueden comunicarse en español).

Los presentes fueron Oriana Mayorga (de Citizen Action y Mano a Mano), Pastor Erick Mercado (de la Iglesia Vida Real Y Mano a Mano), Reverendo Frank Alagna (de la Iglesia Santa Cruz y Ulster Immigrant Defense Network), Monique Trancina (de RUPCO y Mano a mano), María Elena Ferrer (de Mano a mano y Comisión de Derechos Humanos del Condado de Ulster), Andrea Callan (de NYCLU), Emma Kreyche (del Centro de Justicia Laboral, WJCNY, y Mano a Mano), Padre Martin Thomas Deely (de Mano a Mano), Hugo Jule (de Mano a Mano), Mariel Fiori (de La Voz y Mano a Mano), Marco Ochoa (de Mano a Mano), Ignacio Acevedo (de Nadie se va del Mid-Hudson), Alfredo Pacheco-Cruz (de Nobody Leaves Mid-Hudson), Antonio Flores-Lobos (de Mano a Mano), Christine Noble (de la Oficina de la tercera edad del condado de Ulster y Mano a Mano), Y Anique D'Angelo (de Planned Parenthood Mid-Hudson Valley y Mano a Mano).

Mano a Mano es una coalición con la misión de servir a la comunidad hispanohablante del condado de Ulster al proveer una estructura en la que agencias, personas, negocios y organizaciones trabajan colaborativamente para contactar, apoyar y fomentar a una comunidad diversa, promoviendo servicios apropiados lingüísticamente y competentes culturalmente de cada miembro de la coalición. Esta misión se logra a través de: Llevar a cabo reuniones bimensuales para compartir eventos, programa e información relevante a nuestra comunidad; Identificar las necesidades no cubiertas en nuestra comunidad; Buscar los recursos pertinentes para satisfacer esas necesidades; Crear, mantener y distribuir un directorio con los servicios de los miembros de la coalición; Coordinar eventos para presentar los servicios de los miembros de la coalición a nuestra comunidad. La siguiente reunión de la coalición será el viernes 18 de mayo a la 1 pm, escriba a manoamanoulster@gmail.com si le interesa participar o para más información.

Después de la reunión, Hugo Jule comentó “salí de mi elemento y área de experiencia para unirme y seguir a miembros talentosos y apasionados de nuestra muy diversa comunidad para una conversación productiva con nuestros funcionarios electos. El cambio positivo requiere de participación activa”. En la unión está la fuerza, amigos.

Mariel Fiori
Directora

 back to top

COPYRIGHT 2018
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.