add this print this page
El pretróleo que viene de Bakke es explosivo, tóxico y corrosive. En la foto, el descarrilamiento de "tren bomba" en Casselton, ND.
El pretróleo que viene de Bakke es explosivo, tóxico y corrosive. En la foto, el descarrilamiento de "tren bomba" en Casselton, ND.

El Hudson en peligro

Energías fósiles reindustrializan nuestro río

Por Antonia Pérez
February 2017
El movimiento dirigido por la tribu Sioux de Standing Rock en Dakota del Norte contra el oleoducto Dakota Access Pipeline ha traído más atención nacional a la industria del petróleo en Estados Unidos. Con el crecimiento de la industria del gas natural, también ha crecido la cantidad de oleoductos construidos en el país; especialmente las tuberías que transportan petróleo crudo o gas natural. Hay más de 2,4 millones de millas de oleoductos en Estados Unidos.
Dakota Access Pipeline planea transportar petróleo crudo de Bakken Shale a través de Dakota del Norte y Sur, Iowa e Illinois, el oleoducto pasaría por debajo del lago Oahe. Las tribus indígenas y las miles de personas nacionales y extranjeras que fueron al campamento para apoyar a proteger la tierra y el agua de Standing Rock contra el oleoducto este último año, han logrado por el momento, detener la construcción de esta tubería por sus tierras. El US Army Corps of Engineers le quitó a la empresa el permiso de talar por debajo del Lago Oahe y se están realizando estudios para encontrar otra ruta.
 
La importancia del movimiento en Standing Rock es que el liderazgo es indígena. La visión indígena es ambiental en sí, reconociendo que uno es parte de la tierra y que tiene que caminar por ella con conciencia y respeto. Al contrario de la mentalidad capitalista que ve la tierra como un recurso necesario de explotación para hacer dinero. Este movimiento ha permitido tomar conciencia, no solamente de uno de los recursos básicos para la sobrevivencia de la especie humana, el agua, sino también de la continua violencia hacia los pueblos originarios.
 
Standing Rock no solamente fue una protesta contra el oleoducto, también fue una oportunidad de practicar, aprender y participar en ceremonias ancestrales. De hecho, una de las razones por la que el movimiento de Standing Rock ha sido exitoso, es la fuerza inspiradora de los indígenas hacia el resto del mundo, y así fue como miles de personas se hicieron presentes físicamente para cooperar en la protección de sus tierras sagradas. El campamento no solamente fue un espacio político, sino también espiritual y educativo.
 
En Mahwah, Nueva Jersey,  donde la tribu Ramapough tiene 14 acres de tierra, que usan para ceremonias y conservación de su cultura, ha comenzado un movimiento similar al de Standing Rock, contra el oleoducto Pilgrim Pipeline, que pasaría por su territorio. En los últimos cinco meses han realizado talleres educativos acerca de los peligros y consecuencias que una tubería de transporte de gas podría traer a los ríos Passaic, Ramapo y Pompton y a los habitantes del sector. Las autoridades han multado a la tribu por montar sus tipis (tiendas) en sus propias tierras que usan para sus ceremonias. Esta acción en este movimiento que recién comienza contra el oleoducto de Pilgrim Pipeline es un ejemplo de la similitud de la violencia y falta de apoyo hacia las tribus y el medio ambiente.

Un oleoducto por su vecindario

Pilgrim Pipeline transportaría gas crudo (a través de dos oleoductos de 178 millas de largo cada uno), extraído de Bakken Shale en Dakota del Norte que sería después transportado en trenes llamados “trenes bomba” (bomb trains, por la posibilidad que puedan explotar y causar mucho daño) hasta Albany y de ahí a lo largo del Valle del Hudson y Nueva Jersey hasta llegar a Linden, New Jersey para ser refinado y luego exportado. Este gas crudo no es para consumo local, sino que es de exportación, ya que se levantó la prohibición de exportación extranjera de petróleo.

 
Esta tubería de gas cruzaría por cinco condados en Nueva Jersey y seis en Nueva York, incluyendo el condado de Ulster, cruzando tierras públicas y privadas. Este proyecto empezó en el 2014 y ya está en construcción. Una razón que la compañía Pilgrim Pipeline Holdings LLC da para construir este oleoducto, es que sería más seguro que las barcazas y trenes que en este momento transportan petróleo crudo. Las barcazas transportan en promedio entre 80,000 y 100,000 barriles de petróleo crudo por el río Hudson.
 
Hoy existe una propuesta de otra compañía para construir 42 muelles a través del río Hudson desde Yonkers a Kingston, NY, para continuar el uso de las barcazas como transporte y almacenamiento del petróleo, aumentando así el riesgo de accidentes y contaminación del río Hudson y del agua potable de muchos residentes. Ha habido ya un aumento de barcazas de petróleo, el tráfico en el río Hudson ha crecido. Zephyr Teachout, que fue candidata para el congreso y es residente del condado de Dutchess,  comenta que es un riesgo enorme para el río mantener estas barcazas después del gran esfuerzo que ha significado la limpieza y renovación del río desde la era industrial. La construcción de muelles y el flujo de barcazas re-industrializaría el río trayendo graves peligros a la vida acuática y las comunidades mismas a lo largo del río Hudson; además del riesgo que representa al agua potable de más de 17  millones de personas (por los acuíferos por donde pasaría el oleoducto entre NJ y NY).
 
En este momento la industria del petróleo crudo en el Valle del Hudson consiste de las barcazas, oleoductos y trenes. Los trenes pasan a lo largo del río Hudson por 50 millas al lado oeste del río Hudson. Los trenes también son un peligro, a lo largo del país ya ha habido muchos accidentes relacionados con los “trenes bomba” que transportan petróleo crudo. El accidente de este tipo de tren en Lac-Megantic, Quebec, en el 2013 mató a 47 personas. Los trenes pueden explotar y descarrilarse, arriesgando las vidas de las personas que viven o trabajan cerca de donde pasan los trenes.
 
Hoy en día el río Hudson y sus riberas son usados continuamente para el transporte de este petróleo crudo, y con los proyectos explicados anteriormente aumentaría este uso, haciendo así aún más vulnerable el ambiente ecológico del área. El campamento Split Rock de los Ramapough es una oportunidad para los habitantes del Nueva York y Nueva Jersey de tomar conciencia de las consecuencias ecológicas y humanas que traen todos estos proyectos.
 
Para más información:
stoppilgrimpipeline.com
www.hudsonriveranchorages.org
atavist.hudsonriveratrisk.com/allrisknoreward
standwithstandingrock.netback to top

COPYRIGHT 2017
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.