add this print this page

Usos y costumbres

José Marti, El Che Guevara, Fidel Castro y los Estados Unidos

Los cuatro padres de la revolución cubana

Por Alexander Esteban Cruzzavala
November 2016
Para los historiadores, como escritores en otras disciplinas, siempre hay un elemento subjetivo en su escritura. En la historia los riesgos son grandes. ¿Es que hay verdaderamente una manera de conocer el pasado? ¿Qué es un hecho histórico, y existe tal cosa? ¿Quiénes son los autores de la historia y por qué deciden escribir? ¿Por qué algunos historiadores son considerados más correctos que otros? Dependí tremendamente de los héroes cubanos nacionales José Martí y el Che Guevara, en vez de historiadores de oficio, que representan perspectivas de primera mano de la historia de Cuba para mi tesis final de graduación.
 
Los orígenes de la revolución cubana de 1959 no derivaron del 26 de julio de 1953, la fecha que marcó el ataque del Movimiento del 26 de julio a las barricadas de Moncada en Santiago de Cuba. Los orígenes ideológicos de la revolución Cubana de 1959 pueden ser trazados a la vida y época del héroe nacional cubano José Martí. Fue el concepto de Martí de la Cuba Libre lo que motivó el movimiento final por la independencia de España en una Guerra que llegó a ser conocida simplemente como la Guerra Cubana de Independencia. La Guerra de la Independencia fue seguida por dos revoluciones. La primera tuvo lugar en 1933 y fue exitosa en derrocar la dictadura de Machado. La última fue la revolución cubana de 1959, la cual resultó en el derrocamiento de la dictadura de Batista, y que, eventualmente, cortó relaciones diplomáticas con los Estados Unidos.

Este proceso revolucionario estaba inextricablemente conectado a la formación de una identidad cubana, definida por la revolución exitosa de 1959 – el momento histórico que muchos consideran el momento definitivo de la historia de Cuba.  José Martí, con el título en Cuba de “Apóstol”, es ampliamente reconocido como el teorista político cubano más influyente, así como uno de los mejores escritores latinoamericanos. José Martí fue el autor intelectual de la independencia cubana, y sus ideologías fueron interpretadas por cada líder cubano que le siguió, ambas genuinamente o para inclinar la opinión del público hacia su propia causa, desde José Miguel Gómez, a Fulgencio Batista y Fidel Castro.

Según el famoso discurso de Fidel Castro “La historia me absolverá”, sin la influencia de Martí no pudo haber habido una base para la revolución de 1959. Cuba como la conocemos, pudo no haber existido. Lo que es más, el ataque de Castro a las barricadas de Moncada en el año 1953 fue un acto simbólico. El año 1953 era el centenario del nacimiento de Martí. Esta tesis explora las mentes de figures cubanas prominentes, en particular José Martí, Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, en sus respectivas coyunturas en la línea de tiempo.

Sin entrar mucho más en el argumento expuesto por la mayoría de los libros de historia que Cuba se volvió nación independiente en 1898, uno podría estar satisfecho de llamarlo el año de la independencia cubana. Si bien 1898 representa el año de la independencia de Cuba de España, para nada puede ser considerada el comienzo de la soberanía cubana. Sino que se puede argumentar, como lo hace esta tesis, que Cuba no adquirió verdadera independencia al menos hasta 1959, como resultado de la revolución. En los siglos XIX y XX, Estados Unidos intervino en el proceso de independencia cubano no solo militar sino también política, social y económicamente. Esta intervención se manifestó en formas tan variadas como edificios nuevos, infraestructura, negocios, hasta el conocimiento y el uso del inglés como medio primario del ciudadano cubano para adquirir la prosperidad económica. La transferencia del sistema de valores estadounidenses tuvo el mayor impacto en el sentimiento cubano de identidad. Más específicamente, la introducción de un mercado de carácter distinguido hizo creer a los cubanos que la prosperidad material era el camino a la felicidad. La réplica del sistema de valores estadounidenses por dueños de negocios estadounidenses en Cuba socavaban los sueños de Martí de una Cuba libre.

Argumento que la revolución cubana de 1959 representó la resurgencia de los ideales de Martí, y sirvió para combatir el imperialismo estadounidenses en Cuba. Comparo los recuentos del Che Guevara de la revolución con la historia revisionista de la historiadora Julia Sweig para así explorar las diferencias entre simbolismo y hechos históricos de la revolución y sus consecuencias. ¿Fueron la serie de eventos los que dictaron la importancia de la revolución o fue acaso el valor simbólico de la revolución lo que tuvo mayor influencia en la subsecuente historia de Cuba y su sentir de estado-nación? Concluyo que el simbolismo creado por las anécdotas del Che Guevara de la revolución fue crucial para la movilización del pueblo cubano hacia una causa común y de unidad nacional. Esta unidad era más importante que los hechos históricos en sí. La ideología era más importante que nada.

Argumento que el Che Guevara se convirtió en la figura encarnada de José Martí después del éxito de la revolución. Guevara fue una figura capaz de internalizar y articulas sus ideologías, pero más importante, actuó de manera consciente para hacerlas realidad. Guevara fundió el concepto de Martí de Cuba Libre con el marxismo en un esfuerzo por institucionalizar sus valores humanistas y elevar al pueblo cubano a su mayor potencial, quitándolos de la influencia imperialista de los Estados Unidos que por años había estado atrincherado en la sociedad cubana. Guevara, Castro y el movimiento del 26 de Julio hicieron el mayor esfuerzo comprehensivo y valiente para llegar a una Cuba Libre en la historia cubana. Las ideologías políticas de Guevara merecen ser estudiadas y pueden ser de gran valor a la generación de hoy en día de jóvenes de todo el mundo.

Guevara consideraba al ser humano como la única razón por la revolución. Guevara creía en la transformación del individuo consciente para crear un Nuevo mundo y que la educacion autodidacta era el componente más integral para transformar la consciencia individual. La teoría de Guevara es filosófica por naturaleza, y es similar a la teoría de Platón de la alegoría de la caverna.  Platón argumenta que el rey filósofo, o el ser humano que ha ascendido de las profundidades de la cueva y que adquirió un mayor nivel de consciencia como resultado de su viaje filosófico, debe descender nuevamente a la cueva de donde salió para educar a la gente de lo que ha aprendido al ver el sol, que representa la verdad y el conocimiento.
 
El sol puede ser comparado a la concepción de Guevara de la sociedad comunista. El proceso para llegar al estado ideal comunista de Guevara tomaría tiempo. Y una inmensurable cantidad de esfuerzo por parte de la gente. Su sueño representaba una forma más alta de la existencia humana. Si uno había de realizar su sueño, tendría que primero escapar de la cueva, que puede ser compara a la sociedad capitalista. En una sociedad capitalista, uno está inextricablemente atado al consumismo. Uno se condiciona, mayormente inconsciente, por una caractersticica distintiva que promueve la prosperidad material como medio primario para adquirir la felicidad. Guevara lo conecta al sueño Americano, que encapsula la visión del éxito de uno, como un “horizonte vasto y que se extiende infinitamente a lo lejos”. En otras palabras, el éxito material es alcanzable por unos cuantos selectos, pero el capitalismo promueve la ilusión de que la prosperidad y los bienes materiales son igualmente accesibles a todo aquel que trabaja suficientemente duro para adquirirlos. En realidad, el sistema capitalista está inherentemente inclinado a crear, y a mantener, la desigualdad económica y social. Bajo el capitalismo, la gente admira a aquellos que han amasado grandes fortunas. Como resultado, los emulan. En el proceso de esta búsqueda de bienes materiales, aquellos individuos pierden contacto con su humanidad.

Guevara vio estos efectos manifestarse en el tercer mundo. Eran personas extremadamente ricas, como John D. Rockefeller, dispuestas a explotar a otras personas por su propio fin financiero, lo que causó el sufrimiento de miles en todo del mundo.  Guevara vio esto en Latinoamérica. Martí lo vio ahí, y también en los Estados Unidos. Guevara concluye que el capitalismo es un sistema en donde “uno puede ganar solo a expensas de los demás”. Guevara soñaba con una sociedad en que la persona que vive por los demás es admirada más que la gente rica y famosa. Los Estados Unidos tienen mucho que aprender de este concepto, y sus ciudadanos mucho que aprender de Guevara.

*Traducción al español de Gerardo Fuentes Escalante

*Extracto del proyecto final de graduación de Bard College, en estudios históricos y los estudios latinoamericanos e ibéricos José Martí, Che Guevara, Fidel Castro, and the United States: The Four Fathers of the Cuban Revolution, de Alexander CruzzavalaPara leer la versión completa, en inglés, vaya a: http://digitalcommons.bard.edu/senproj_s2016/84/
back to top

COPYRIGHT 2016
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.