add this print this page

Sueño americano

Manzanas de lucha y dolor

Dos testimonios

Por Kemberly Gil
September 2016
Sandra Agustine: “Soy de Malacatán San Marcos, Guatemala y tengo más de 10 años en los Estados Unidos. Ni una vez he regresado a mi país. Yo trabajo en un rancho empacando manzanas. Lo que más extraño de mi país es a mis padres. Pues todo, mi familia, las cosas de allá, pero también tengo mi familia aquí. Entonces es difícil para ir y regresar, mejor nos quedamos aquí. Aquí yo veo un buen futuro para mis hijas, no para mí. Para ellas, porque supuestamente es lo que buscamos, un mejor futuro. Espero que mis hijas tengan un buen futuro y que no trabajen mucho en el sol como lo hacemos nosotros, los padres. Y que se hagan los sueños realidad y que ellas le echen ganas. Un consejo que le quiero dar a la gente es pues que le echen ganas; que todos estamos echandole ganas para trabajar. Trabajamos en el sol, los hombres hacen trabajo difíciles. También nosotras las mujeres trabajamos afuera. Pero tenemos que echarle ganas y espero que un día nos tomen en cuenta y que nos den los papeles y todo lo que necesitamos”.
 
Geronimo Feallo: “Soy de Vera Cruz, México. Tengo 16 años en los Estados Unidos y no he regresado. Yo extraño más a mi familia, a mi mamá.  Aquí solo tengo a mi hermano y uno aquí siempre se siente triste de estar acá sin su familia, verdad. Pues toda mi familia está allá. Yo quisiera ver a mi mamá. Hace 16 años que no la veo y quisiera abrazarla, estar con ella un rato. Ella ya está grande de edad, igual que mi papá. Pues ahorita estoy aquí porque estoy esperando para ver si dan algo. Ya casi toda mi vida estoy trabajando para este país y volver a mi país va a ser diferente, pues ya va uno mayor de edad. Se va uno joven y se regresa mayor para allá y allá en México no te dan trabajo ya mayor o ya vas con enfermedades por estar trabajando tanto en este país.
 

No vinimos a robar trabajo

Me vine a los Estados Unidos para mejor vida, mandar dinero a mis padres, ayudar a mantenerlos. A mí me gusta el trabajo. Trabajo cosechando manzanas, pues en todo en la granja. Aquí sí hay trabajo. En nuestro país es una miseria a veces.  Algunas de las dificultades que enfrentas siendo indocumentado en Estados Unidos es no poder salir, no puedo manejar por no tener licencia. Siempre tengo que salir con miedo a la calle porque te puede agarrar la policía, o migración. Es una frustración no tener licencia. Al no tener licencia no te pagan bien, porque ya con licencia o con un permiso te darían más. Nosotros no vinimos a robar trabajo, vinimos a los trabajos que ningún estadounidense hace porque es muy pesado para ellos. Lo más pesado lo hacemos nosotros. No le robamos el trabajo porque el trabajo ahí está, si no lo hacen ellos entonces lo hacemos nosotros. Porque yo no he visto un estadounidense en el campo, solamente lo he visto manejando los tractores o la máquina, y lo más pesado, alzando piedra, lo hacemos nosotros.
 

 
 back to top

COPYRIGHT 2016
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.