add this print this page

Editorial

Gracias por escucharnos, señor Presidente

Por Mariel Fiori
December 2014
Hoy escribo con optimismo. Es un buen fin de año el saber que unas cinco millones de personas podrán salir de las sombras y no tendrán más miedo de ver sus familias separadas. Es un buen fin de año saber que gracias a los esfuerzos de miles de organizaciones activistas en todo el país, que salieron a las calles, que voluntariamente se sometieron a arrestos por desobediencia civil para ser escuchados, que se manifestaron una y mil veces en Washington DC, que compartieron testimonios con quien les prestara una oreja, que firmaron miles de peticiones y coparon las redes sociales con la causa, que gracias a todos ellos, nuestro presidente Barack Obama por fin escuchó el clamor de los inmigrantes y sus aliados y el 20 de noviembre tomó riendas en el asunto con su acción ejecutiva en materia de inmigración. Esta acción ejecutiva tiene varias partes, algunas más positivas que otras, pero la que a todos alegra es que las personas que califiquen recibirán un permiso de trabajo y un número de seguro social temporario. Más detalles aquí: http://www.uscis.gov/es/accionmigratoria

En su discurso al explicar las nuevas medidas, el presidente fue muy claro: “Las acciones que tomo esta noche no son sólo legales, sino que son el tipo de acciones que ha tomado cada uno de los presidentes, sea republicano o demócrata, en el último siglo. Y para aquellos congresistas que cuestionan mi autoridad al hacer que nuestro sistema de inmigración funcione mejor, o que cuestionan mi sabiduría al actuar donde el congreso ha fallado, tengo una sola respuesta: aprueben una ley”. Como ya saben, desde hace un año y medio que la cámara de senadores aprobó una ley de inmigración que daría un camino a la ciudadanía a millones de inmigrantes indocumentados (vale aclarar que la acción ejecutiva del presidente es una solución temporal sin camino a la ciudadanía), pero que nunca fue sometida a voto en la cámara de diputados. Para los que no recuerden, el vocero del congreso, el representante republicano John Boehner, se negó porque de antemano se sabía que si el proyecto de ley se sometía a votación ante los diputados, iba a ser aprobado y convertido en ley. Chicana política, que le dicen.

Por eso, este optimismo que siento, y que sé que muchísimas personas dentro y fuera del país sienten, tiene bastante de realismo. Casi lo primero que pensé con el anuncio del presidente, al que le agradecemos, por supuesto, es ¿por qué ahora? ¿para qué? ¿quién se beneficia políticamente? Las personas a las que les pregunté esto mismo me dijeron que desde hace seis años que el presidente tenía en sus manos este poder, que recién ahora utiliza, porque esperaba que el congreso actuara (algo que no pasó). Otros dijeron que es política pura, pura estrategia. Y por ahí debe andar la respuesta ¿Se acuerdan de lo que le pasó a Mitt Romney después de que dijera en un debate con candidatos presidenciales que a los inmigrantes indocumentados hay que hacerles la vida bien difícil así elijen el camino de la auto-deportación? Lo que le pasó fue que perdió el voto latino y perdió las elecciones.

Más y más analistas son de la opinión que sin el voto latino los políticos no van a poder llegar a ninguna parte deseable. Y es que aunque los inmigrantes indocumentados no votan, claro está, sus amigos, sus familiares y sus aliados, sí que lo hacen. Como dijo la activista mexicana Elvira Arellano en una entrevista reciente con ¿Qué cocinaré hoy?: “Yo no puedo votar, pero sí puedo ayudar a los que sí pueden a que se registren y que voten por los que no podemos”.

Por suerte, este fin de año viene cargado de optimismo. Optimismo porque sabemos que aunque la lucha sigue porque queremos todavía una reforma migratoria comprensiva (no sólo una solución temporal) nuestras voces y nuestros votos sí son escuchados. ¡Sí se puede!

Mariel Fiori
Directora




La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson 
back to top

COPYRIGHT 2014
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.