add this print this page
Elmer Martínez
Elmer Martínez

“Vine a este país sin nada”

El flamante ciudadano Elmer Martínez

Por
March 2014
“Hoy es la última vez que ustedes van a ver sus tarjetas verdes”. Así empezó la ceremonia de naturalización en Poughkeepsie del 7 de febrero. Cincuenta y una personas recibieron sus documentos de ciudadanía después de dar el juramento de lealtad a los Estados Unidos y entre los cincuenta y un flamantes ciudadanos estaba Elmer Martínez.
 Martínez llegó a los Estados Unidos en 1985 con 16 años buscando un mejor futuro y planeando trabajar por dos años con su visa de trabajo antes de regresarse a Escuintla, Guatemala. “Vine a este país sin nada, sin hablar inglés, sin conocer  a nadie, cero,” dice hoy orgulloso de sus logros personales. Martínez creció en un lugar de campo entre fincas de coco, naranja y ganado. Por su experiencia trabajando con tractores, consiguió trabajo para el invierno en una escuela privada en Millbrook donde arregla el hielo en la pista de hockey usando la máquina Zamboni.

En 1990 consiguió un permiso de trabajo que debía renovar cada año, llegando a pagar $150 por cada trámite. Después de siete años, inmigración le mandó una carta para que aplicara a la residencia permanente. Martínez contactó a un abogado para que lo ayudara a completar y enviar la solicitud. Después de un mes recibió una respuesta de que la estaban procesando y dos meses después recibió una carta de aprobación. Tuvo que ir a una entrevista y también chequearon todos sus papeles pero Martínez nunca tuvo problemas con la ley, había pagado sus impuestos y se podía ver que él se había dedicado al trabajo. Le aprobaron la residencia en 2006 y recibió su tarjeta verde. El año pasado, Martínez decidió conseguir la ciudadanía y con la ayuda de su maestra de inglés, Evelyn Garzetta, y la oficina para Nuevos Americanos en Poughkeepsie, la recibió.

“He soñado mucho, he logrado muchos de mis sueños. Y hoy yo me siento contentísimo”, expresa con una sonrisa de oreja a oreja. ¿Tiene algún consejo? “Mi consejo es que se porten bien en este país, que aprenden el idioma que no tengan problema con la ley, para nosotros los latinos, es lo mejor”, reflexiona.

Ahora que es ciudadano, Martínez tiene muchos planes: “Quiero comprar mi propia casa, tal vez en Millerton, aunque está un poco lejos. Me encanta ver lo verde, toda mi vida he trabajado con árboles. La casa que me gusta tiene siete acres y un solo piso, pero es fácil para un área fría como esta poder mantenerla caliente”. Otro plan es regresar a Guatemala para visitar a su familia a quienes no ha visto desde su llegada a los Estados Unidos. Su sueño más grande ahora es encontrar una persona y hacer una familia. Martínez llegó solo al país.

Un buen recurso

El logro de Martínez  es algo que muchos inmigrantes desean y hay recursos que él usó que también están disponibles a otros. Grace Latino Outreach, GLO, es un grupo basado en la iglesia episcopal del Millbrook, NY que comenzó en 2005. La directora actual, y también la maestra de Elmer, es Evelyn Garzetta. Garzetta explica que uno “no necesita estar asociado con la iglesia para recibir ayuda de GLO, no hay pre-requisitos. GLO recibe sus fondos de donaciones privadas y becas y no esperan donaciones de sus estudiantes ni hay cargos por sus servicios”. Esta organización trabaja para ayudar a la comunidad latina a acceder a los recursos disponibles.

GLO mantiene un programa da clases de inglés gratuitas a través de NY State BOCES con clases en Millbrook, Armenia, Dover Plains, Pleasant Valley y Pine Plains. Parte del programa también incluye ayuda de un banco local para abrir cuentas corrientes con tarjetas de débito. También, si un inmigrante está buscando un préstamo para pagar sus trámites de inmigración, si reúne ciertos requisitos, puede acceder a un préstamo sin interés llamado ‘doculoan’. Se puede contactar con GLO y Garzetta a su número (917) 705-9600.

 

 

 

La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson
back to top

COPYRIGHT 2014
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.