add this print this page

El sueño americano y la educación, un camino lleno de espinas

Por
December 2012
Desde que tengo memoria he escuchado a la gente en Colombia, mi país, hablar del Sueño Americano. Se percibe al país del Norte como el lugar donde se pueden realizar todos los sueños, donde si se trabaja con constancia se logrará salir de la pobreza y, quien quita, llegar a ser millonario. Este sueño no es solo común a los habitantes de los países latinoamericanos, sino también a los habitantes de Estados Unidos. Sin embargo, bajo este sueño se ocultan problemas serios de inequidad, no confrontados por los ciudadanos pues se tienden a culpar a sí mismos de su situación económica. Lo que es más llamativo es el sistema educativo, que pareciese diseñado para legitimar y aumentar esta inequidad.

Observando estudios realizados por el gobierno de los Estados Unidos (www.census.gov) se reconoce que la educación tiene cinco veces más impacto en los ingresos futuros de una persona que otros factores demográficos como la raza, el genero o el origen.Entonces si la educación es tan relevante en el futuro de un país, lo primero que se debería hacer es buscar una equidad, en las diferentes esferas sociales, tanto en calidad como en buenas locaciones desde los primeros años educativos.

Lamentablemente desde este punto se empieza a crear desigualdad. Si usted tiene la suerte de vivir en un barrio que paga impuestos altos, tendrá acceso a una escuela pública con mejores fondos que aquellas de los barrios con bajos impuestos. Muchos de estos colegios públicos están en malas condiciones pues su presupuesto no alcanza para un adecuado mantenimiento. Además, tienen pocos profesores, y los estudiantes deben asistir a clases con demasiados compañeros. La repercusión en su futuro se puede ver fácilmente. Estos colegios terminan formando estudiantes que en su mayoría se conformarán con el título de high school y los pocos que decidan ir a la educación superior tan solo podrán optar por estudiar en un Community College pues ni su nivel académico, ni económico les permiten aspirar a una mejor opción; en unas contadas ocasiones los mejores podrán ir a una Universidad Estatal del promedio. Esto no tiene nada que ver con las capacidades cognitivas de los estudiantes.

Varios investigadores educativos demostraron que si algunos de estos muchachos de los colegios públicos con pocos fondos, van a estudiar a una escuela ubicada en un barrio de clase media, su nivel académico mejora sustancialmente. Sin embargo, y a pesar de que ahora existen algunas políticas que les dan a los padres bonos para que lleven a sus hijos a algunos colegios privados, son muy pocas y dependen de factores externos.

De igual forma, en esta última campaña electoral se abrieron escenarios para hablar de la financiación de la educación, como en el caso de California donde se aprobó un impuesto temporal con este fin, o en el estado de New York con Terry Gipson quien prometió impulsar un cambio en la forma que se hace esta financiación.

A pesar de estos leves vientos de cambio, el sistema educativo actual parece diseñado para que las mismas personas pertenecientes a la clase social alta sigan manejando y tomando las decisiones del país.

Son tan grandes las diferencias que luego de un análisis del contenido de los libros usados para que los estudiantes aprendan sobre cívica y política, se encontró que este tema es abordado desde diferentes puntos de vista, dependiendo si se enseña en un colegio de hijos de la clase obrera, de clase media, o de la clase media-alta.


A los de la clase obrera, se les muestra un poco sobre el proceso de la política, pero no se profundiza en el poder ni su influencia en la sociedad. Mientras que a los segundos se les da especial énfasis en el uso del poder como el ingrediente principal en la resolución de conflictos políticos.

En pocas palabras, se tiene una educación pobre para pobres pero se siguen justificando usando el mentado Sueño Americano.

Si desea consultar más información: www.census.gov, “Education for Privilege” Perrucci R. Adn E. Wyson; “Preparing for power: Cultural capital and curricula in America’s elite boarding schools” Cookson P. And C. Percell; “Ain’t no makin’ it” MacLeod J.




LA VOZ, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

back to top

COPYRIGHT 2012
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.