add this print this page

Mi autobiografía

Por
November 2012
Todos mis miedos, mis sueños, mis ganas de salir adelante y el amor puro hacia un hombre, venían empacados en mi maleta. Al llegar al aeropuerto John F. Kennedy me sentía tan forastera; en lo único que pensaba era en ver la cara de mi amado esposo. Después de recoger mi equipaje, pude ver al final de un túnel a un hombre muy apuesto, sosteniendo un peluche y unas flores, era mi esposo tan emocionado como yo por la oportunidad de volvernos a ver después de unos cuantos meses. Después de reunirnos y darnos un abrazo casi interminable, empezamos el viaje a el que seria nuestro hogar.

...y fue mas hermoso de lo que imaginaba. Esa fue mi reacción al llegar al Valle de Hudson en el año 1999. Todo, absolutamente todo, era sorprendente para mis ojos, como era finales del mes de septiembre, los árboles ya estaban cambiando de color y esto simplemente hacia el panorama mucho más bello.

Pasaron los días y mientras nos acomodábamos a nuestra vida juntos, me di cuenta que debía aprender el idioma de este país lo mas pronto posible. Teniendo ya siete meses de embarazo de un hermoso niño al que llamaríamos Ryan, tuve la oportunidad de asistir a clases de inglés que ofrecía la biblioteca pública del pueblo de Ellenville.

Mi tutora, Shirley, una dulce  mujer de descendencia judía que tenía una paciencia interminable fue literalmente un ángel bajado del cielo. Todo lo que aprendí de ella fue de gran ayuda para crear las bases de mi futuro. Shirley, no sólo me enseñó inglés, sino también me guió durante todo el proceso de aplicación para mis estudios profesionales. Después de muchas tramitaciones, tuve la oportunidad de empezar a estudiar en Sullivan County Community College, donde conocí también a personas maravillosas e incluso amigas a las que quiero y respeto mucho. 

Todo lo que describo aquí, puede sonar muy sencillo para un joven común, pero no lo fue así para mi. Yo solamente tenia 20 años de edad, un hijo hermoso llamado Ryan y prontamente seria madre de nuevo de una princesita que llamaríamos Nicole. 

Hubo algunas veces en que tuve que traer a clases conmigo a mis dos pequeños y sentarlos al lado mío con una caja de crayones y papel para que se entretuvieran mientras yo prestaba atención al maestro, incluso algunas veces mientras presentaba un examen. 

Bueno, y ahora tal vez me pregustes ¿y dónde estaba su esposo? El trabajaba largos turnos manejando camión, para poder proveer todo lo necesario y también para pagar por mis estudios, que no fueron nada baratos.

Con mucho sacrificio de parte de toda mi familia, pude obtener un Grado Asociado  en Sullivan County Community College, una carrera en Biología Celular y Molecular y un grado menor en Literatura Española en La Universidad del Estado de Nueva York en New Paltz. Todas las experiencias de la época de la universidad son inolvidables para mí. Aun recuerdo el miedo tan grande que me daba cuando alguno de los profesores me preguntaba algo, especialmente si me sugería levantar el tono de mi voz. Pero como mencioné antes, el miedo ya venía en mi maleta y tal vez seguirá saliendo poco a poco de ella. Lo mas importante para mi ha sido el superar esos miedos y salir adelante sin importar qué clase de obstáculos se presenten en el camino.

Ahora trabajo como Técnica de Laboratorio en el departamento de química de Bard College y también estoy encargada de administrar el laboratorio de peces Zebra. Disfruto mucho de mi trabajo, porque me brinda la oportunidad de mantenerme actualizada en el área de ciencia y tecnología y también me permite interactuar con profesores y estudiantes de los cuales aprendo muchas cosas nuevas.



Revista La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

back to top

COPYRIGHT 2012
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.